“ CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS”. CIERTOS CONTENIDOS DE ESTE LIBRO SON INTERESANTES, POR LO NOVEDOSO.

EL PRIMERO: LA DEVELACIÓN SOBRE LA PRESENCIA DEL CHE GUEVARA EN BOLIVIA.

TAPA DEL LIBRO EL CHE Y OTRAS INTRIGASEl autor de la obra señala que el 8 de diciembre de 1966, en una recepción social efectuada en la ciudad de Bonn a donde asistió como Agregado Militar, se le “acercó un hombre alto, delgado, con aspecto eslavo….que no lo dudo, era de carrera militar por su porte físico – me habló en un castellano perfecto, aunque con acento del este de Europa. …fue directamente al grano informándome que, como resultado de la Conferencia Tricontinental celebrada en La Habana en enero de ese mismo año, “ciertos poderes habían decidido que se reforzaría la “lucha antiimperialista”

en tres continentes – Asia, África y América Latina – El foco revolucionario en América estaría bajo el mandato de un personaje internacional conocido y que mi país iba a ser usado como “plataforma de lanzamiento”. Añadió que esto se debía que Bolivia era el país con mayor número de fronteras, lo que era idóneo para que la revolución irradiase desde allí en varias direcciones, Acto seguido giró su cuerpo hacia la salida de la embajada de forma espontánea, lo que hacía más evidentes que el resto de su corto discurso, por su precisión y nitidez, indudablemente había sido bien ensayada. Me indicó que el referido famoso personaje ya estaba en mi país realizando labores de preparación”…el hombre misterioso desapareció por la escalera de la embajada hasta la calle. Nunca lo volví a ver.”…

ANALICEMOS EL CONTEXTO DE ESTA INFORMACIÓN:

Para el 8 de diciembre de 1966, el Che y desde fines de noviembre del año anterior y hasta marzo del año siguiente – 1966, se encontraba refugiado en la embajada cubana de Tanzania, en su capital Dar Es Salam. Por tanto, no estuvo presente en Cuba en los quince días del mes de enero de 1966 en que se llevó a cabo la Conferencia Tricontinental donde prevalecieron las posturas pro soviéticas de evitar la lucha guerrillera en aquellos países donde la URSS tuviera representación diplomática. La Isla de Cuba que económicamente se mantenía virtualmente a expensas de Rusia, de ninguna manera podía permitir que el Che estuviera presente en las deliberaciones de esa conferencia, para lanzar sus acusaciones a los países bajo el control de Rusia de negarse a profundizar la revolución socialista. El Che por sus posturas anti etapistas (de materializar la revolución socialista por etapas), era acusado de pro chino y trotskista.

Antes de tomar el mando – a último momento y por decisión de Fidel Castro – de las fuerzas expedicionarias cubanas que después serían derrotadas en El Congo, el Che Guevara había realizado un periplo por diversos países de la orbe socialista y de África, donde se percató del abandono sostenido de Rusia del rumbo socialista, pues, este país, comercializaba con los países más atrasados no con espíritu de solidaridad, sino, con criterio capitalista, al comprar sus materias primas a precios bajos y venderles su producción, a precios del mercado mundial.

En realidad, la era de la desviación de los postulados marxista – leninistas por parte de Rusia se produjo desde que Stalin fue nombrado Secretario General del Partido. La crisis de los valores socialistas estalló el año 1989 y fue recontra reconfirmado, también por el mandatario boliviano Evo Morales, cuando en su entrevista con Putin se aprestaba a informarle sobre el proceso de cambio boliviano hacia el sistema socialista, Putin lo detuvo, aclarándole y en sus propias palabras, que Rusia había abandonado ese camino.

El 3 de octubre de 1965, Fidel Castro, públicamente lee la carta de despedida del Che; que debió ser divulgada únicamente en caso de su muerte. El guerrillero, en su refugio de Tanzania, al informarse por radio sobre la publicación del contenido de su misiva y según Benigno (su compañero de lucha en Bolivia y uno de los pocos sobrevivientes cubanos), estalló en furia y pateó al aparato. A partir de este momento el argentino – cubano sabe que no puede retornar a Cuba ni a ningún otro país para proseguir su lucha, porque se supone que está “muerto”. Los soviéticos han ganado. El Che, de figura mundial, no estará presente en la Tricontinental que además en sus deliberaciones, los asistentes no consideraron la posibilidad de desencadenar la lucha guerrillera en Latinoamérica, entre ellos Bolivia, que por entonces se encontraba gobernado bajo un régimen dictatorial y el Partido Comunista de Mario Monje se aprestaba a participar en las elecciones presidenciales del 3 de julio de 1966.

Obedeciendo a las directivas de Rusia de donde los distintos partidos comunistas recibían partidas de dinero para cancelar sueldos a sus dirigentes, rechazaban la idea de crear focos guerrilleros en sus respectivos territorios nacionales. Los más recalcitrantes opositores eran los de Argentina y Uruguay.

El general Arnaldo Saucedo Serrudo, en la última página de su libro titulado CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS, se formula 20 interrogantes no respondidas, algunas de ellas hasta cándidas. Sin embargo, le faltó insertar la siguiente:

¿Quién fue el autor que delató la presencia del Che en Bolivia y que le fuera comunicada en Bonn a través de un emisario?

Rodney Arismendi, pro soviético, Secretario General del Partido Comunista del Uruguay, nombrado además como Vicepresidente de la Conferencia Tricontinental llevada a cabo en enero de 1966, recibió tan inesperada y sorpresiva información del Segundo Secretario del Partido Comunista de Bolivia: Jorge kolle Cueto.

Al respecto, en el Diario de Campaña de Pombo, del 29 de septiembre de 1966, se lee lo siguiente:

(Mario Monje Molina) “se ve precisado a despistar al secretariado (del PCB Jorge Kolle Cueto y Humberto Ramírez), porque habla mucho, pues en el Uruguay se le dijo a Arismendi de nuestra presencia aquí y la posible la de la Mongo (Che) para la cosa del sur y lo que Arismendi exigió que se le comunicara a todos los Secretarios Generales de los Partidos o de lo contrario lo haría él personalmente”.

Cuando Pombo dice “para la cosa del sur”, se está refiriendo a la idea de desencadenar la lucha guerrillera en la Argentina, teniendo como base de organización y entrenamiento a territorio boliviano, como fue el caso de la guerrilla de Masetti en 1963, al que el Che tenía previsto incorporarse. También en esa ocasión el PCB jugó un papel protagónico en su montaje y los cubanos esperaban similar comportamiento, aunque no le revelaron a Monje que la intención para 1967, era iniciar la lucha en Bolivia.

Basándose en la información proporcionada por Monje, el cubano Ricardo fue misionado para viajar a Cuba con el objeto de advertirle al Che que Jorge Kolle había avisado en el Uruguay de los planes de los cubanos y la posible presencia del Che en el sur.

Días más tarde, el 10 de octubre de 1966, Monje mandó llamar a Pombo para decirle que el Comité Central del Partido había aceptado por unanimidad la lucha armada y que explicó al Comité que Fidel prometió darles toda la ayuda en hombres y equipo.

La advertencia de Ricardo aceleró la salida del Che de Cuba sin tener nada preparado para montar su guerrilla, pues, abrigaba el temor que los partidos comunistas influyeran para que Fidel decidiera definitivamente postergar la posibilidad de lucha en Bolivia y de ser así, no tendría a dónde ir. El 23 de octubre partió a Bolivia y arribó a La Paz el 3 de noviembre -66.

El 25 de octubre, los cubanos tuvieron una última reunión con Monje. Este les dijo que viajará a Cuba para plantearle a Fidel su disconformidad con lo que se estaba haciendo. Que su compromiso no era ese: el de comprometer con sus hombres, para una lucha armada en Bolivia. Lo cierto es que Monje y según Pombo, negaba su compromiso anterior de asignar “20 hombres de los mejores con los que comenzaremos la cosa…..lo hemos sondeado (sobre la posibilidad dela venida del Che) y nos ha manifestado su decisión de si eso ocurriera, luchar a su lado hasta donde fuere”.

Tres días más tarde, el 8 de diciembre de 1966, esto es, cuando el Che ya se encontraba en La Paz, en Bonn se le acercó al Agregado Militar boliviano, “un hombre alto, delgado, con aspecto eslavo” para informarle que “el foco revolucionario en América estaría bajo el mandato de un personaje internacional conocido..”… El militar dedujo que ese “hombre”, no podía ser otro que el propio Che Guevara.

INFERENCIAS:

Con estas premisas, llegamos a la punta del ovillo que devela a los responsables, el haber divulgado la venida del Che Guevara a Bolivia para dirigir las operaciones guerrilleras:

Tres días después de su arribo a La Paz, – el 28 de julio de 1966 – los cubanos le anunciaron a Monje sobre “la nueva situación creada de acuerdo con las orientaciones de la Isla” (Cuba). La lucha armada sería en Bolivia y ya no en el Perú o la Argentina. Monje más convencido quedó sobre la venida del Che a Bolivia cuando Pombo y Tuma le dejaron entrever que el propio Che Guevara comandaría este movimiento.

Desde julio y a lo largo de los meses venideros de 1966, Mario Monje fue atando cabos y cuando estuvo seguro que estallaría un foco guerrillero en Bolivia al mando del Che, lo reportó a Moscú y éste a su turno, le informó al mando militar boliviano, a través de su Agregado Militar acreditado en Bonn.

Sin embargo, el Comando en Jefe de las FF.AA. de Bolivia, anteladamente sabía sobre la posible presencia del Che, tanto es así, que el 24 de noviembre del año 1966 lo dio a conocer a los Estados Mayores de Buenos Aires, Asunción, Río de Janeiro, Lima y Washington, mediante el siguiente radiograma:

“Fuentes fidedignas informan que guerrillero Che Guevara período días 15 al 22 de septiembre ingresó Bolivia BAIRES – La Paz – Santa Cruz retornando Corumbá habiendo llegado esta ciudad 22 viajando Asunción vía fluvial posee varios nombres Corumbá pasó con Oscar Ferreira representante Compañía Algodonera Paraguay cita calle 14 mayo y Palma primer piso dirección telegráfica firma Capsa Asunción Paraguay habla siempre fuerte sobre negocios carne posee máquina filmadora Laika fina estuche mal tratado así como pasaportes posee dólares efectivo recompensando servidores buena propina manifestó en breve enviará Santa Cruz vagón aceite comestible turriles 200 litros. Bravo COMANJEFE”.

Nótese que el radiograma menciona al Che circulando por Buenos Aires – La Paz – Santa Cruz – Corumbá entre el 15 y 22 de septiembre de 1966. Lo cierto es que Guevara se encontraba de incógnito en Cuba, desde el 21 de julio hasta la tercera semana de octubre -66 en que se presentó ante sus futuros compañeros de lucha en Bolivia, en un campo de entrenamiento militar.

Quienes ingresaron a Bolivia por Corumbá, fueron Pombo y Tuma, el 25 de julio – 66.

Nuevamente y por la mención que el radiograma hace a “Corumbá”, se deduce que los cubanos fueron indirectamente anunciándole a Monje la venida del Che a Bolivia. También se colige que Monje (alias “Estanislao” o “Negro”), ante la precipitación de los acontecimientos que no esperaba y que ya no podía controlar, por algún medio lo hizo saber al órgano militar correspondiente y este se limitó a transcribir esta información a sus pares de otros países. Po su parte, los mandos militares bolivianos, enfrascados en asuntos de política interna, le restaron importancia a estos indicios. Recién al año siguiente – el 8 de marzo – y por una mera casualidad, el Comando de Ejército supo que por la zona de Río Grande circulaban hombres armados portando grandes cantidades de dinero que lo hicieron secar al sol…

EL SEGUNDO: EL SALVADOR DE LA VIDA DE REGIS DEBRAY.

Circula la creencia que fue un reportero del periódico “Presencia”, quien, al día siguiente (20 de abril) de su captura en Muyupampa, le salvó la vida al francés Regis Debray, cuando su periódico difundió una fotografía de Debray conversando con el párroco de Muyupampa; que tal noticia, evitó que el ejército lo mandara a fusilar.

La versión que relata el general Federico Arana Serrudo, autor del libro más arriba mencionado, dice:

“Mi primer contacto con Regis Debray, aunque fuese indirecto, podía haber sido para él su último Sobre las tres de la tarde del 20 de abril de 1967, recibí la orden de presentarme inmediatamente ante la máxima autoridad militar del país, el general Alfredo Ovando Candia…Estaba solo, sentado detrás de su mesa, visiblemente nervioso, sujetando un papel con una mano mientras tamborileaba en la mesa con los dedos de la otra. … me habló son levantar la vista y me dijo, textualmente:”.

“-Coronel, a horas 17:00 del día de hoy, o más concretamente dentro de media hora, debe usted trasladarse urgentemente a la localidad de Camiri. En estos mismos instantes están siendo trasladados a este centro petrolero, en calidad de prisioneros, al francés Regis Debray, juntamente con el argentino Ciro Bustos y el súbdito británico chileno George Roth, …Su misión mi coronel, es ordenar y verificar el fusilamiento del ideólogo marxista Regis Debray al amanecer del día de mañana. Eso es todo”.

“Una vez que llegamos a la localidad de Camiri, me presenté junto con mis acompañantes, al comandante de la 4ta. División, el coronel Rocha. Le transmití la orden de fusilamiento del francés, aclarándole que dicha ejecución debía ser cumplida sin postergación al amanecer del día siguiente. ..Justamente mientras hablábamos llegaron al cuartel de Camiri bajo fuerte escolta, los tres extranjeros capturados en Muyupampa”.

“Desde el principio no nos produjo gran interés el súbdito chileno – ingles George Roth…El caso de Debray, sin embargo, tenía otro color…Escuchando atentamente su discurso, mirando cuidadosamente los movimientos de sus manos, ojos e incluso pies, estudiándole con la sicología que proporciona el haber estado al mando de miles de personas, durante una larga carrera militar, sabía que no solamente mentía, sino que estaba seguro de que el sujeto que tenía delante estaba en conocimiento de informaciones de vital importancia para nuestro Servicio de Inteligencia. Por ello, y dejando aparte cualquier razón política, moral o de otra índole, tomé la decisión de que no podía permitir que se siguiese adelante con la ejecución de Regis Debray”.

“Arriesgando mi propia carrera, me dirigí a la estación de radio del cuartel de la 4ta. División para establecer contacto con el general ovando en La Paz. Eran las 2:30 de la madrugada…cuando se puso al teléfono Ovando…me saludó con una sola palabra “¿Qué?”.

…“Señor general, he molestado su presencia a esta hora de la madrugada para hacerle conocer que se impartió la orden dispuesta por su autoridad…….. dadas las circunstancias que se han prestado en las primeras declaraciones de los sujetos capturados… y con el absoluto convencimiento de que los detenidos retienen información de gran importancia para el mando militar, particularmente el detenido que responde al nombre de Regis Debray; razón para solicitar de su autoridad, dejar sin efecto la orden primaria… en sentido de ser ejecutado dentro de pocas horas al indicado sujeto, a fin de permitir antes conocer la valiosa información que retiene y que es vital importancia”.

“Ovando, sorprendiéndome con una falta de emoción e irritación, me contestó:”.

“- Mi coronel: he escuchado con atención sus apreciaciones, que pueden ser valederas; pero la orden que le impartí a usted debe ser cumplir en la hora y día fijada para el efecto. Nada más”.

“-Insisto nuevamente en mi solicitud, señor general, aunque la prolongación a su determinación sea sólo por el lapso de unos días, a fin de contar con el tiempo suficiente para a conocer la información que retiene Regis Debray, información que considero de gran importancia para futuras determinaciones del Alto Mando Militar y del propio gobierno nacional”.

“Creo que esta última inferencia al gobierno nacional, que Ovando indudablemente quería controlar, le hizo entender que su decisión tan trascendental podría producirle una situación incómoda posterior… Pasaron unos momentos de absoluto silencio, pero para mi gran sorpresa, ovando puso final a nuestra conversación diciendo simplemente:”.

“-Concedida su solicitud de postergación por el tiempo requerido. Buenas Noches”.

“Y colgó el teléfono”.

 

CONSECUENCIAS

De haber sido cumplida la orden de eliminar a Regis Debray ese amanecer del 21 de abril, el mando boliviano no hubiera podido explicar cómo, en la noticia publicada este mismo día por el periódico Presencia, 24 horas antes se lo ve al francés y en primera plana, vivo, sonriente, con los brazos cruzados y entablando amena conversación con el párroco de Muyupampa. El órgano militar, para justificar su muerte y como suele suceder en estos casos, probablemente hubiera tejido la historia de “intento de fuga y que en esas circunstancias fue dado de baja”.

Desde la perspectiva histórica, se puede establecer que el mantener con vida a Regis Debray fue un error, pues, su fama de intelectual, linaje y prestigio de sus padres, generó una grandísima presión a nivel mundial para buscar su liberación. Hasta el propio Papa Pablo VI abogó por él y por supuesto, el gobierno francés. De pronto, la apacible población de Camiri se vio inundada por decenas de periodistas venidos de todas partes del mundo y la noticia sobre el estallido de una guerrilla en Bolivia nada menos que al mando del emblemático Che Guevara traspasó las fronteras del mundo. El mismo Che, refiriéndose al juicio militar al que Debray y otros venían siendo sometidos en Camiri, en su resumen del mes de mayo de su Diario de Campaña, escribió:

“El clamoreo del caso Debray ha dado más beligerancia a nuestro movimiento que 10 combates victoriosos”.

Empero y para desazón del Che, a pesar de haber su figura cobrado mayor fama, no logró su propósito de ver incrementada sus filas guerrilleras con voluntarios provenientes de diversas latitudes. Los apoyos fueron sólo “morales”, líricos; millones de personas levantaban sus puños de rebeldía, pero, sólo las levantaban, excepto un uruguayo que disfrazado de sacerdote jesuita arribó a Camiri; al parecer pretendía rescatar al prisionero Jorge (“Loro”) Vázquez Viaña. No tuvo suerte, fue aprehendido y a los pocos días, junto al Loro, desde un helicóptero fueron arrojados vivos a la selva de Lagunillas.

 

FUENTES CONSULTADAS:

– UNA GUERRILLA PARA EL CHE, de Humberto Vázquez Viaña.

– POMBO UN HOMBRE DE LA GUERRILLA DELCHE, de Harry Villegas (Pombo).

– CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS, de Federico Arana Serrudo.

– LA CAMPAÑA MILITAR CONTRA LA GUERRILLA DEL CHE GUEVARA, de Diego Martínez Estévez.

 

Otras informaciones sobre la guerrilla del Che Guevara en Bolivia, se los pueden leer en los siguientes enlaces:

https://www.facebook.com/La-Campaña-militar-contra-la-guerrilla-del-Che-Guevara-545007482175928/?ref=ts&fref=ts

 

MURIÓ EL OFICIAL MÁS VALIENTE DE LA CAMPAÑA GUERRILLERA CONTRA EL CHE GUEVARA.

Limpio Mayor Rubén Sánchez ValdiviaSiento mucho haberme tardíamente informado del fallecimiento acaecido el pasado 7 de noviembre, del teniente coronel Rubén Sánchez Valdivia, a sus 89 años de edad. En mi concepto, este oficial, durante la campaña contra guerrillera del Che Guevara de 1967, fue el oficial más valiente entre los más de 60 oficiales que tomaron parte en esta guerra genéricamente denominada “Contrarrevolucionaria”. Formó parte de la 4ta División, primero como Comandante de Compañía y luego, como Comandante del Segundo Batallón. Tres exitosas emboscadas montaron los guerrilleros del Che Guevara contra el Ejército de Bolivia: la del 23 de marzo y la del 10 de abril; en este día y con diferencia de pocas horas montaron dos: una detrás de la otra. Fue en la tercera que la compañía del entonces mayor Rubén Sánchez la que sufriría tan dura derrota. Estos triunfos del “Ejército de Liberación Nacional” serán las últimas; después y hasta el final de esta campaña se limitará a huir de la tenacidad con que las unidades militares le perseguirán hasta ser aniquilado el 14 de octubre de 1967.     En esa tercera emboscada montada el 10 de abril en “Arroyo de los Monos” murieron once miembros de la patrulla del mayor Sánchez, entre ellos dos oficiales y un suboficial; fueron heridos 15 soldados tomados prisioneros 28, entre ellos, el mayor Sánchez. En esta acción, el oficial comandante se destacó por su valentía que llegó a impresionar a sus captores.

Les ofreció su vida a cambio de la liberación de sus hombres y no se inmutó ante el simulacro de fusilamiento al que fue sometido. Al momento de su liberación hasta les reclamó la devolución de su revólver. A partir del mes de julio – para la ejecución de la Operación Cynthia – el mayor Sánchez tomará el mando del Segundo Batallón y dará una lucha inclaudicable al grupo del guerrillero Joaquín, quien y en distintos combates, su efectivo será reducido, de 17 a 10 miembros. Acosado de día y noche por la presión ejercida por el Segundo Batallón, Joaquín decidirá huir de la jurisdicción de la 4ta. División para internarse en la de la 8va División donde caerá en la emboscada, el 30 de agosto.   Previo a todas estas acciones, el 3 de abril, fue la compañía del mayor Sánchez la primera en incursionar a los campamentos guerrilleros desde el lado oeste del encajonado río Ñancahuazú. Por entonces y hasta la tercera semana de septiembre, el ejército boliviano tenía entendido que venía enfrentando a unos 1.200 guerrilleros divididos entre grupos. Con tal creencia, el mayor Sánchez, situándose delante de sus hombres ejecutó la orden recibida. En estas circunstancias, un oficial que acaba de ser relevado en el mando por el mayor Sánchez, afectado psicológicamente por la intensidad del fuego aéreo y terrestre desencadenadas sobre las inciertas posiciones guerrilleras, a viva voz ordenó a los soldados que se replegaran. Ante esto, uno de los Comandantes de Sección – el teniente Jorge Ayala – al percatarse de esta intromisión en el mando de la unidad, le dio parte a Sánchez y éste le conminó al intruso a guardar silencio, persuadiéndole que era preferible morir combatiendo antes que demostrar cobardía frente al enemigo.

Tres años más tarde – 1971 – como comandante de uno de los tres batallones del Regimiento Colorados, unidad directamente responsable de brindar seguridad al Presidente de la República, enfrenó la suya contra otras durante el Golpe de Estado de ese año, liderada por el coronel Hugo Banzer Suárez. Este nuevo régimen dará de baja de las filas del ejército al teniente coronel Sánchez y será sometido a una sañuda persecución. Junto al Presidente derrocado – el general Juan José Torres Ortiz – huirán a la república de Chile donde vivirán juntos y serán sometidos a una estricta vigilancia por el servicio de inteligencia de este país; labores estas que serán coordinadas con la Cancillería boliviana.

Dos años atrás, mantuve una larga conversación telefónica con este oficial y fue cuando me relató algunos pormenores de su participación en esta guerra. En sus relatos me comentó que cuando fue liberado por los guerrilleros y al arribar con su tropa liberada más sus heridos a Casa de Calamina, un agente de la CIA vestido con el uniforme boliviano y ostentando el grado de capitán pretendió que detalladamente le informara sobre todo cuando vio y escuchó la noche anterior mientras era mantenido prisionero. El mayor Sánchez, le respondió que “no era de los que daba parte a extranjeros, sino, a los canales de mando orgánicos de su ejército”. Traía consigo el “Tercer Comunicado” de los guerrilleros, a quienes les prometió hacer entrega a su destinatario. Dicho comunicado fue difundido en la ciudad de Oruro.

CUADERNILLO DESCIFRADOR Y CIFRADOR DE MENSAJES, CINTAS CON DECLARACIONES DE DEBRAY Y OTROS

Lo que se observa en las fotografias adjuntas, son:

Una página del cuadernilo de códigos para cifrar y descifrar mensajes de mensaje, traficados entre la guerrilla y Cuba. El procedimiento consistía en cifrar el texto, luego remitirlo. El receptor y en el caso del radio operador de la guerrilla, recepcionaba el mensaje cifrado grabándolo en la cassetera de su radio comercial; con ayuda del cuadernillo y el cassete, convertía los números, en letras.

La guerrilla disponía de una radio de uso militar que funcionaba conectándolo a un motor a gasolina y mientras los guerrilleros se mantuvieron en campamento Central, el contacto con Cuba era mantenido rutinariamente. Sin embargo, cuando el ejército comenzó a presionarlos con sus ataques y ante la necesidad de buscar alimentos, tuvieron que abandonar sus tres campamentos no sin antes ocultar en una de las “cuevas”, el equipo de radio más el motor. El 3 de abril, la banda del Che se alejó definitivamente de sus campamentos llevandose consigo dos radios comerciales donde podían grabar los mensajes recibidos y decodificarlos, pero, ya no podian dar respuesta. El 31 de julio, este grupo, en Río Rositas, fue objeto de un furioso contraataque por parte de la Compañía Trinidad donde la guerrilla tuvo que abandonar valiosísimo material, entre ellos, sus dos radios comerciales y desde entonces, su aislamiento del mundo exterior fue total.

 

Otra de las imágenes muestra dos cintas conteniendo las declaraciones del prisionero francés regis Debray. Entre medio, el cuadernillo mencionado.

 

 

 

Las otras imágenes corresponden a los antecedentes prontuariados de Debray y su novia, la colombiana Elizabeth Burgos.

 

También se advierte la carátula del documento militar, que refiere a los mensajes traficados entre la guerrilla y Cuba.ImagenImagenImagenImagenImagen

RESPUESTA AL AMIGO ITALIANO ANDREA CANOVA, SOBRE LA CARTA DE TANIA.

Andrea Canova, de nacionalidad italiana, me escribió su tercer correo el que lo transcribo textualmente:


“Todo lo que me escribió sobre Tania es extremadamente interesante. Es correcto lo que dice sobre la madre de Tania, a mí también resulta que su madre era judía-alemana,  Le pregunto su opinión sobre la carta de Tania: ¿no cree que esa carta a Ulises utiliza, por lo menos en parte, un código para descifrar? Leyéndola me parece, en ciertos aspectos, incomprensible”.

 

“Ahora le pongo esta pregunta: sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”

 

“Si le pongo preguntas que se refieren al periodo de la retaguardia ¿puede

usted contestarme?”

“Respetuosos saludos”.

“Andrea”

 

LA SIGUIENTES SON MIS RESPUESTAS PARA SATISFACER LOSREQUERIMIENTOS DE ANDREA CANOVA.

 

       Las cinco páginas que Tania le escribe a su pareja Ulises Estrada, no contienen “códigos” alusivos a sus actividades guerrilleras. Lo que sucede es que ella escribió esa misiva en papeles pequeños, con letra muy pequeña y con rasgos difíciles de comprender. Es el mismo caso de la letra del Che cuando escribió  su diario campaña  y que el transcriptor no pudo descifrar y lo dejó en blanco. Le pasó lo mismo a mi persona y esa es la razón para que en mi libro, dejara en puntos suspensivos, aquellos términos ilegibles de la carta de Tania.

 

Tania le escribe a  “Negrito” Ulises, con ciertos términos que únicamente los enamorados comprenden los alcances de su significado y es lo que se advierte en dicha carta.

Ni en la carta de Tania ni en el resto que sus compañeros escribieron a sus familiares en la última semana de marzo de 1967, se advierte alguna referencia a las actividades revolucionarias que venían emprendiendo. Así por ejemplo, los cubanos les dicen que están becados haciendo algún curso; los bolivianos, que están trabajando. Cuando los primeros salieron de Cuba, ni sus esposas sabían hacia dónde se dirigían sus esposos.

      

El amigo Andrea Casanova, también me formula esta su segunda inquietud:

 

.. “sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”.

 

 

En los primeros años después de 1967, efectivamente, el ejército guardaba muchísimos documentos y que lamentablemente con el correr de los años fueron siendo sustraídos o extraviados porque no le prestaron mayor importancia a la necesidad de preservarlos, archivándolos con criterio científico.  Por ejemplo, recuerdo que en Camiri, el año 1986, el Comando de la Cuarta División creó su biblioteca con los más de 400 libros hallados en las cuevas guerrilleras. Ese mismo año, vi que en una de las oficinas de ese comando se guardaba el equipo quirúrgico capturado al Che, el 31 de julio de 1967. Más asombrado quedé, cuando en una habitación casi sin techo  y situado en el antiguo edificio de este mismo comando, vi que al lado de un baño común, existía un verdadero montículo de documentos que venían siendo utilizados como papel higiénico; eran miles de documentos faccionados desde la guerra del Chaco (1932 -1935) y también algunos, de la guerrilla de 1967. Al ver semejante asesinato a la memoria institucional, de inmediato, con unos soldados hice trasladar todo ese montículo a un ambiente del nuevo edificio donde un oficial, con buen criterio lo clasificó y lo archivó, por supuesto, sin mayor conocimiento que su propio buen criterio. Años más tarde – en 1996 – retorné a ese mismo Comando y con pena constaté que habían desaparecido todos los libros capturados al Che; del equipo quirúrgico no había ni rastros.

 

 

El año 1983, en el Departamento Primero del Estado Mayor General de las FF.AA. situado en la ciudad de La Paz, el encargado me mostró uno de los tres cuadernos que Tania escribió. Este cuaderno tenía el tamaño de un celular; estaba machado de tinta y contenía un mechón de su cabello. Fue hallado en su mochila, cuando recuperaron su cadáver, después de haber caído en la emboscada el 30 de agosto de 1967, en Vado del Yeso.

 

Afortunadamente, hoy por hoy, los documentos militares, desde el nivel del Ministerio de Defensa, se vienen administrando con criterio técnico.


Le aclaro que, hasta donde tengo conocimiento,  el cubano Joaquín no escribió su Diario de Campaña.

 

Ud. Se pregunta de cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que ella se encontraba en la “retaguardia”.

Por “retaguardia” y en términos guerrilleros, se refiere a la zona que queda fuera o detrás de la zona de operaciones.

 

Antes que se desencadenara la guerrilla en Bolivia, Tania se encontraba en la “retaguardia” de la futura zona de operaciones; es decir, en la ciudad de La Paz; mayormente se mantuvo en esta ciudad, desde el 13 de noviembre de 1964, hasta  las primeras horas del 1ro. De marzo de 1967; fecha en que junto a Debray y Bustos, viajó hasta Ñancahuazú por la vía de La Paz – Cochabamba – Sucre – Muyupampa – Camiri  – Ñancahuazú.  La última noche de su vida que durmió entre sábanas, fue la noche del 1ro. De marzo de 1967, en un hotelucho de la ciudad de Sucre.

 

Muy poco se sabe de las actividades que emprendió Tania en la “retaguardia”. Ni sus biógrafos lograron establecer cuando menos aproximadamente, todo cuanto Tania  hizo  en aras de la revolución armada socialista en Bolivia.  De mi parte y para referirme a ella cuando ya se encontraba en la zona de operaciones,  recurrí  a las extensas declaraciones que Ciro Bustos elaborara en su condición de prisionero de guerra donde en algunos párrafos la nombra.  Otro documento de referencia fue también las declaraciones del prisionero boliviano “Paco”; luego, dos libretas de Tania que no son propiamente diarios de campaña, sino, anotaciones diversas sobre compras, direcciones y notas sobre lecciones de quechua y literatura socialista; finalmente, los documentos militares que se refieren a ella.  Todo este bagaje lo interpreté y transcribí en mi libro referido a esta campaña.

 

Finalmente. Si Tania le hubiera dedicado parte de su tiempo a escribir su diario de campaña y con mayor detalle comparándolo con el del Che, con seguridad que muchos aspectos de esa guerrilla hubieran sido esclarecidos.  Pero, ni el Che ni ninguno de aquellos guerrilleros que escribieron su diario, reflejan la cotidianidad de sus actividades, entre ellos, sus contradicciones internas, sus problemas organizativos, sus cuestiones personales, sus planes tácticos inmediatos y a futuro y sobre todo, su moral revolucionaria.

 

CON TODO LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, ESPERO HABER SATISFECHO LAS INQUIETUDES DEL AMIGO  ITALIANO ANDREA CANOVA.

ImagenCon este motivo, le saluda atentamente:

 

Coronel Diego Martínez Estévez

 

 

FALLECIÓ EL CUBANO ULISES ESTRADA, NOVIO DE TANIA LA GUERRILLERA.

Posiblemente Tania la guerrillera, al viajar a Bolivia esperaba
encontrarse con su novio Ulises Estrada Lescaille, a quien ella lo
nombra en la carta amorosa que le escribió y que no recibió, como “Mi
Negrito”.

Ulises se encontraba acreditado a la embajada cubana en Bolivia y cuando el gobierno de Víctor Paz Estensoro fue presionado
por EE.UU. para romper relaciones con Cuba, Ulises junto a sus
compañeros se vio obligado a dejar Bolivia. Semanas más tarde – el 13 de
noviembre de 1964 – por la vía Desaguadero, la futura guerrillera
ingresó a Bolivia cuando en el Palacio Quemado ya no se encontraba
instalado un gobierno tolerante a los movimientos guerrilleros, sino,
otro de corte bonapartista, el del General René Barrientos Ortuño.

Tania, después de haber recibido en La Habana la orden del Che Guevara
de mantenerse congelada políticamente en Bolivia sin perjuicio de
infiltrarse en las esferas gubernamentales del gobierno del MNR, decidió
cumplir esta misión, esta vez al interior de un gobierno dictatorial.
De este modo y aprovechando su amistad con el Director de Informaciones
de la Presidencia de la República – Oscar Muñoz – que era concuñado de
Inti Peredo, asistió a un evento cultural en un pueblito altiplánico
situado en las orillas del lago Titicaca a donde también concurrió el
mujeriego de Barrientos Y Muñoz la presentó a él y tomó asiento en el
palco  a su lado.

A la conclusión del evento y como otras
veces, Barrientos le ordenó a uno de sus edecanes que la condujera a una
de las “casas de seguridad” de obrajes en la ciudad de La Paz y allí
llegó Barrientos y esa noche durmió con ella. Tres años más tarde, en
agosto de 1967, los campamentos guerrilleros fueron capturados por el
ejército y en sus depósitos, las patrullas encontraron abundante
documentación y fotografías donde Tania posaba y Barrientos la
reconoció.

Cuando Tania murió en la emboscada de Vado del
Yeso, ordenó que su cadáver fuese buscado hasta encontrarlo. La Compañía
Tigres al mando del Subteniente Eduardo Galindo recibió la orden y
encontró su cadáver cuando las aguas del Río Grande la habían
arrinconado en una piedra enorme. Presentaba una herida en un brazo y
con el otro, todavía mantenía aferrada una olla pequeña de fierro
enlozado de color azul herméticamente cerrada, en su interior guardaba
una porción de arroz que el día anterior había cocinado en las cercanías
de la casa del campesino Honorato Rojas. No presentaba otra herida, por
lo que se deduce que murió ahogada.

Meses antes – en los
primeros días de abril – como otros guerrilleros, escribió una carta de
amor para su “Negrito”, que junto a otras debían ser llevadas hasta la
ciudad de La Paz por el francés Regis Debray, pero, los intensos
patrullajes en la zona impidieron que Debray y Bustos pudieran zafarse
de ese control, por lo que las cartas tuvieron que ser guardadas en uno
de los depósitos ocultos bajo tierra.

Esa carta de cinco
páginas, las fotocopié y las agregué en mi libro de reciente publicación
titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”.
Este dato lo di a conocer por las redes sociales (en mi facebook, ver varios album de fotos titulados: La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara ) y también a través de este
blog, con el propósito de que Ulises Estrada se informara de su
existencia. No tengo noticias si tuvo o no, conocimiento de esa misiva
dirigida a su persona.

http://www.noticias24.com/internacionales/noticia/75169/fallecio-ulises-estrada-lescaille-periodista-cubano-colaborador-de-ernesto-che-guevara/

CROQUIS DEL COMBATE DE EL CHURO, LUGAR DONDE FUE APRESADO EL CHE GUEVARA

croquis selladoLa imagen que se adjunta a esta nota titula: CROQUIS DEL COMBATE DE CHURO 8 DE OCTUBRE.

Fue elaborado por uno de los actores militares de ese día.

Obsérvese el gráfico que describe la ubicación en el terreno de las tropas militares, de los tres grupos de guerrilleros en que se dividieron sus 17 componentes y también la relación nominal de los soldados fallecidos.

Se observa la dirección de rastrillaje que tuvo el tercer pelotón de la Compañía “B”, iniciando su rastrillaje de la quebrada La Tusca a las 10:30 AM hasta su confluencia con la del Churo y luego esta última y desde la parte más baja a partir de  la una de la tarde, hasta las 15:00 aproximadamente. En que el Tercer Pelotón solicita su relevo.

En el mismo croquis y citando al autor del libro  “La Guerrilla Inmolada” (general Gary Prado Salmón quien, en el grado de capitán comandó esta operación), dice: “Son enviados más abajo de la afluencia de las quebradas”, refiriéndose a Pablito, Morogoro, Chapaco y Eustaquio.

Da a entender que cuando a Hs. 10:30  se inicia el rastrillaje  simultáneo de las quebradas El Churo y La Tusca, esos cuatro guerrilleros se encontraban fuera del área de acción de la Compañía “B”.  Eso nos da a entender el autor de “La guerrilla inmolada”.

Sin embargo, el Che, en su diario de campaña correspondiente al 7 de octubre  (su última anotación), indica que a hrs. 02 de la mañana (ya del 8 de octubre), todos ellos llegaron al interior de la quebrada de El Churo y descansaron “por lo inútil de  seguir avanzando”.  Tres horas más tarde, el campesino Pedro Peña bajó a esta quebrada a regar sus sembradíos (cuya ubicación se observa en el croquis) y desde ese punto vio a “17 guerrilleros durmiendo” como se lee en el informe que  pasado el combate, el propio capitán Gary Prado elevó a la superioridad.

Esto quiere decir que el grupo de los cuatro: Pablito. Morogoro, Chapaco y Eustaquio,  no se encontraban fuera del radio de acción de la Compañía “B”, sino, dentro y se desprendieron del grupo del Che posiblemente entre las 10:30 de la mañana y una de la tarde, período en que se desarrolló el primer rastrillaje de ambas quebradas antes dichas: El  Churo y La Tusca.

El campesino Pedro Peña, al ver a los “17 guerrilleros durmiendo”, inmediatamente se retiró del lugar y se dirigió al pueblito de La Higuera donde vivaqueaban dos pelotones y le dio parte de lo observado, al subteniente Carlos Pérez, quien el acto, por su radio dio parte de esta novedad al capitán Prado.

Desde el momento en que Prado recibe la novedad – hrs. 06:00 – hasta que dispone el primer rastrillaje – hrs. 10:30 – han transcurrido cuatro horas y media; es decir tuvo cuatro horas y media para pedir refuerzos y poder con ellos, cercar los 300 metros de extensión de la quebrada del Churo; existían unidades que patrullaban por las cercanías; pero no lo hizo y este error  táctico permitió que de los 17 guerrilleros, primero huyeran de la quebrada cuatro y en horas de la noche del 8 de octubre, otros seis.  Estos últimos seis huyeron porque al capitán Prado se le ocurrió retirar a sus tropas del Churo, a las seis de la tarde, según él, por temor a que los soldados se tirotearan entre sí.  ¡Craso error!!!  Este oficial debió ser sometido ante un tribunal militar para su enjuiciamiento, por cuanto, además de facilitar la huida de los guerrilleros, varios días más tarde, este mismo grupo (conformado por Pombo, Darío, Ñato, Benigno, urbano e Inti),  dieron de baja a dos soldados de la misma compañía de Prado.

Es más: Prado, antes que el campesino Pedro Peña confirmara la presencia de 17 guerrilleros en el interior de la quebrada de El Churo, sabía anteladamente sobre este real efectivo, pues, lo habían confirmado los dos últimos desertores capturados días antes del 8 de octubre: Camba y León.

El autor del croquis, en su relato literal informa que antes de tomar contacto de fuego y vista con el cubano Antonio y otros, el Che ya estaba tratando de huir hacia la quebrada de La Tusca y en esas circunstancias fue capturado por los soldados  Alfredo Romero, Tomás Choque, Balboa y Aliaga.

En este combate, el tercer pelotón  sufrió la muerte  del soldado Sabino Cossío y tres soldados heridos: Valentín Quispe, Julio Paco y Miguel Taboada. De los guerrilleros fueron capturados vivos: el Che y Willy; los muertos: Antonio y Arturo; heridos: Pacho, Chino y Aniceto; éste último fue herido en horas de la mañana por el pelotón del subteniente Pérez.

Conviene aclarar que Aniceto fue herido en la cabeza cuando con Ñato intentaban reemplazar en la posición, a Urbano y Pombo, a quienes el Che los mandó a llamar con los primeros con el objeto de huir con ellos, de la quebrada y en ese ínterin, Aniceto fue herido y permaneció en ese estado hasta el día siguiente en que fue eliminado en la escuelita de La Higuera, junto al Chino y Pacho.

Entonces, se deduce que el Che tenía la intención de abandonar al grueso de sus hombres, al decidirse a llamar a dos de ellos (Urbano y Pombo), para huir con ellos más Willy, de la quebrada donde se combatía,

Mayores datos sobre este combate se encuentran  ampliamente detallados en el libro titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”. Sigue leyendo

PUBLICACIÓN DEL LIBRO: “LA CAMPAÑA MILITAR CONTRA LA GUERRILLA DEL CHE GUEVARA”

La obra está estructurada 30 capítulos. Consta de 526 páginas tamaño medio oficio EL PRECIO POR CADA LIBRO ENVIADO HASTA SU DOMICILIO (Incluye el costo de transporte):

BOLIVIA  70 bolivianos.

EE.UU. 64 dólares.

CENTRO AMÉRICA 64 dólares.

EUROPA 80 dólares.

SUDAMÉRICA 64 dólares.

RESTO DEL MUNDO 90 dólares.

 

MODALIDADES DE PAGO Para los compradores fuera de Bolivia: Pueden efectuar su pago mediante WESTERN UNION a la siguiente dirección: Diego Martínez Estévez. Cochabamba – Bolivia.  Luego, le rogaré avisarme de este envío, al siguiente correo electrónico. martinezestevez@hotmail.com O simplemente pueden buscar en el Facebook mi nombre completo (Diego Martínez Estévez) y enviame un mensaje privado (inbox), haciéndome conocer sus datos personales y el aviso de su giro por WESTERN UNION, incluido EL CÓDIGO que esta empresa les proporcionará para que mi persona, con dicho código, pueda retirar su giro. También pueden escribir sus datos en la casilla COMENTARIOS, al final de esta página.

 

PARA LOS COMPRADORES DENTRO DEL TERRITORIO BOLIVIANO: A través del Banco de Crédito de Bolivia S.A. (BCP), a la siguiente cuenta: 201-33794501-3-41 (Diego Martínez Estévez). Necesariamente deberán escanear el recibo proporcionado por el Banco y remitírmelo a mi correo electrónico: dimaes08@gmail.com, incluido sus datos personales. También pueden registrar el aviso de su envío incluido su dirección completa, en la casilla COMENTARIOS, al final de esta página. La otra modalidad es llamando al celular 72721414 a fin de coordinar las modalidades de envio y recepción. La otra opción es enviàndome su mensaje privado al facebook a nombre de Diego Martìnez Estèvez.

NOTA: Una vez recibido su giro, al dia siguiente remitiré su pedido del o los libros a la dirección que señale el comprador e inmediatamente se lo haré conocer mediante su correo electrónico. Este libro estará a la venta A PARTIR DEL 06 DE MAYO DE 2013. Les saluda: Diego Martínez Estévez

LA CARTA DE LA ESPOSA DEL GUERRILLERO ALEJANDRO, DE NACIONALIDAD PERUANA

Restituto José Cabrera Flores, era el nombre del peruano alias Alejandro. En un post anterior detallé los pormenores de su muerte en el Río Frías, el 3 de febrero de 1967. Su estatura de 1,90 mts. impresionaba de sobremanera a los soldados bolivianos. Los seres humanos tenemos variadas facetas en nuestra personalidad y en el caso de Alejandro y por el contenido de la carta que le remite su esposa, se interpreta que fue un padre amoroso con sus dos hijos y con su esposa.  La carta junto a otras, fue encontrada en una de las cuevas de Ñancahuazú en el mes de agosto – 67. Con esta premisa, a continuación transcribo inextenso – excepto dos palabras ilegibles – de la carta que la esposa de Alejandro, le remitiera:

 

DOCUMENTO No. 8

Tres hojas de un manuscrito dirigido a Alejandro

(Lo anterior es el encabezamiento registrado por el Departamento II (inteligencia), del Comando de Ejército)

 

ALEJANDRO

Querido esposo.

Estoy muy contenta al poderte hacer estas líneas.

Por aquí todos muy bien pero extrañándote mucho.

La fiesta de cumpleaños de tu hijo se la hicimos exactamente como tu querías. Vinieron muchos amiguitos y te puede imaginar lo contento que él estaba atendiéndolos a todos. El patio se lo adornamos con globos y la piñata y les pusimos unas mesitas con sus sillas. Mami consiguió que vinieran el mago y un hombre que trabaja con unos látigos que hacían una bulla tremenda pero para ellos todo eso era una cosa maravillosa.

La mamá trabajó muchísimo fue la que organizó todo. Fue con los niños a comprar todas las cosas para la fiesta, hizo unos paqueticos preciosos de……….. que el niño te nía que entregar a los amiguitos cuando llegaron y sobre esto hay una cosa muy cómica, se le practicó para que se lo hiciera de una forma y cuando llegó el momento preciso lo hizo como él quiso.

Aquí los tengo a los dos me tiene loca pues quieren escribirte y además me están diciendo las coas que te tengo que decir.

Tu hijo mayor sigue tan aplicado como siempre ahora antes de las vacaciones tiene sus primeros exámenes y saca en todo excelente, él dice que es más que excelente porque le dieron una E con una estrella. Tiene delirio con la lectura todos los anuncios los lee y el periódico las letyras en grande y con el dictado es lo mismo escribe todo lo que lo le dicto yo me quedo asombrada cómo ha aprendido en tan poco tiempo. El otro sigue con su carácter igual muy intranquilo pero muy inteligente y sobre todo muy cariñoso, a él todo el mundo lo quiere.

El día 24 tu mamá como…….en casa, se quedó a dormir para esto como siempre fue emocionante y ellos estaban muy contentos.

Los de aquí te mandan muchos besos y recuerdos. El …….. amigo de nosotros siempre están aquí, ellos son de los más buenos siempre muy preocupados por los niños y por mí la verdad que son como verdaderos familiares de uno.

Bueno lo único que deseo es que te encuentres……………bien y que siempre pienses mucho en tus hijos y en mí que al igual nosotros lo hacemos.

No te olvida y te quiere

Tu esposa.

PAPÁ: TE PROMETO QUE VENGAS PRONTO ESTOY ESTUDIANDO MUCHO,.

TODO LO QUE ME DICES EN TU CARTA LO VOY HACER.

————————————————————————————————————– Al publicar   continuación y escaneado la primera página de las tres, cumplo con mi deber de alertar a la familia de este valeroso guerrillero, que les haré llegar las tres páginas (focopiadas por supuesto ya que los originales se encuentran en poder de las FF.AA.), en tanto y en cuanto prueben ser efectivamente su familia, por ejemplo, remitiéndome algún escrito de la esposa de Alejandro, cuyos rasgos deberán similares a las que se observan en su carta. Esta es la primera página citada: Imagen

JULIO DAGNINO PACHECO EL ENLACE PERUANO.

Julio Dagnino Pacheco: De nacionalidad peruana, nombrado en el diario del Che con el alias de Sánchez, apodado también como Pedro, Sebastián, Luis Oliver, Gabriel, Juan, Martha Rosa y Felipe. Posiblemente desde antes de la llegada del Che a Bolivia, venía recolectando en la ciudad de La Paz, armamento para la guerrilla peruana. Su jefe inmediato era Juan Pablo Chang Navarro, alias el Chino, quien se presentó en Ñancahuazu donde fue convencido por el Che para que luchara primero en Bolivia a modo de entrenamiento, para después replicarlo en el Perú. Con esta decisión, el Chino retornó al Peru y poco después se incorporó definitivamente a la guerrilla boliviana y su enlace “Sánchez”, pasó a prestar sus servicios para esta causa.

En abril de 1963 viajó al Chapare y Guayaramerín acompañado de varios cubanos. En julio del mismo año se trasladó a Reyes, posteriormente a Ayacucho (Perú), con el objeto de hacer un reconocimiento de las condiciones ambientales para abrir posibles frentes guerrilleros. En diciembre de 1966 se trasladó junto a Tania a Ñancahuazú donde recibió la misión de permanecer en La Paz como Encargado de Transportes y principal suministrador de dineros enviados de Cuba. Utilizó doce domicilios para almacenar equipo de campaña, armamento, radios, etc. Recibió entrenamiento en labores de espionaje, sabotaje y seguimiento; Tania fue uno de sus instructores. Trabajó a órdenes de Rodolfo Saldaña haciendole entrega de distintas sumas de dinero. Informó que una primera partida de 20 mil dólares le hizo entrega en la “Plaza del Periodista” de la ciudad de La Paz

Integró la guerrilla rural del Perú y finalmente fue detenido en marzo de 1968 con 30 mil dólares en su poder. No se conocen datos sobre las circunstancias y menos cómo el servicio de inteligencia del Estado, se informó para proceder a su captura. Declaró que tenía guardado en la casa de un miembro del PCB, otra partida de dinero y que para recogerlo, debía hacerle entrega a su poseedor, de cierto objeto como señal de autenticidad de la persona receptora de la caja donde se guardaba el dinero. El custiodo era un miembro del PCB quien desconocía su contenido.

Delató a los principales componentes de la red urbana, entre ellos a Rodolfo Saldaña, Humberto Vásquez, Roberto Moreira, Luis Saldaña, Mario Monje, Loyola Guzmán, Hugo Bleisnher, Félix Arancibia, Humberto Rhea y Ramiro Reynaga.

Según el escritor Humberto Vázquez Viaña, hermano del guerrillero Jorge (alias el Loro), Rodolfo Saldaña fue el jefe de la red urbana de la guerrilla y que eludió sus responsabilidades como tal, sin embargo, ante los cubanos, se mostró como uno de los más fieles integrantes de la red. Cuando fue canjeado por los rehenes norteamericanos, viajó a Cuba donde permaneció hasta el día de su muerte.

En la fotografia que se expone de Rodolfo Saldaña, advertirá el lector que la autoridad militar correspondiente, con su puño y letra indica que fue canjeado por los rehenes norteamericanos capturados por los guerrilleros de Teoponte, el año 1970.

“Sánchez”, tiempo después, fue dejado en libertad y retornó a su país. Fue él, uno de los raros miembros de la red urbana que puso todo su empeño para cumplir con sus responsabilidades, pero que no pudieron cumplir porque no existía la manera de tomar contacto con la guerrilla porque todos los caminos de ingreso se encontraban bloqueados y aún cuando no lo estuvieran, la guerrilla deambulaba por ese inmenso territorio sin medios de comunicación inalámbricos para conectarse cuando menos con algún miembro de la red urbana.dinero para la guerrillaJulio Dagnino PachecoRodolfo Saldaña alias Saul

LA BIBLIOTECA Y ARCHIVOS DEL COMANDANTE CHE GUEVARA

TERCER ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE BIBLIOTECARIOS, ARCHIVISTAS Y MUSEÓLOGOS (EBAM 2011)

 TÍTULO DE LA PONENCIA:       La biblioteca y archivos de campaña del Comandante Che Guevara.

AUTOR DE LA PONENCIA:       Diego Martínez Estévez

Ciudad y País                      :        Cochabamba – Bolivia

Filiación institucional           :     Fuerzas Armadas de Bolivia

Correo electrónico               :      martinezestevez@hotmail.com

Sitio web                              :        https://martinezestevez.wordpress.com

RESUMEN DE LA PONENCIA

El Che Guevara, desde temprana edad fue adquiriendo el hábito a la lectura que sería determinante para moldear su personalidad y orientación ideológica, por tanto, su praxis política que desembocaría en su lucha revolucionaria en Cuba, El Congo y Bolivia.

Sus vivencias las tradujo en muchos escritos, entre ellos sus diarios de campaña y otras publicaciones.

En cuanto a su perfil de lector, su pequeño ejército guerrillero en Bolivia llegó a contar con una biblioteca de campaña compuesta de unos 400 ejemplares obtenidos por Pombo y Tuma y alguna bibliografía traída desde México y Argentina, posiblemente por otros guerrilleros extranjeros que por diversas rutas, fueron incorporándose a la causa boliviana.

La presente ponencia muestra una parte del inventario de libros levantado por una unidad militar que incursionó en los campamentos y halló entre otras pertenencias, muchísimos libros. También se expone el inventario levantado por el propio Guevara de una parte de los libros que esperaba leer y que en parte los fue leyendo y fue registrando en su Cuaderno de Citas, ciertos párrafos que consideraba importantes. En total transcribió  en este cuaderno 88 párrafos y algunos de esos fragmentos ustedes lo pueden apreciar en la pantalla.

Otra particularidad del Che que esta ponencia busca relievar, es la función que de archivista de la guerrilla desempeñó, ya que cuando fue capturado, encontraron en su mochila, 88 piezas documentales.

Acerca del Cuaderno de Poesías también encontrado en su mochila, esta ponencia pretende demostrar que El Che transcribió únicamente tres poesías en su cuadernillo de 50 páginas y no 69, como las que aparecen en el libro titulado “EL Cuaderno Verde del Che”.

Finalmente el ponente sugiere que los bibliotecarios presentes en este congreso y cualquier otra persona interesada, instalen en algún lugar apropiado, LA BIBLIOTECA DE CAMPAÑA DEL COMANDANTE CHE GUEVARA, basándose en  la lista de los libros que registró El Che, en el inventario levantando por las patrullas militares y las provenientes de otras fuentes que el ponente durante su exposición les informará.

PALABRA CLAVE: Comandante

 

LA BIBLIOTECA Y ARCHIVOS DE CAMPAÑA DEL COMANDANTE CHE GUEVARA

Como es de conocimiento general, El Che Guevara tenía variadas facetas; una de ellas era el de ser  un lector compulsivo. Este atributo no es casual y se le atribuye en parte a su enfermedad de asma que lo adquirió desde niño.

EL Che niño era hiperactivo; le gustaban los deportes, en particular el futbol; pero, como frecuentemente era atacado por el asma, se veía obligado a reposar en cama donde comenzó a adquirir el hábito por la lectura, con obras que en particular su madre le procuraba en su propósito de inculcarle valores humanos de suma utilidad que sostenidamente fueron forjando la personalidad y cultura en general del futuro adalid revolucionario. Su mal no fue  obstáculo para que no dejara su deporte preferido; mientras jugaba, uno de sus enfermeros improvisados y con una mascarilla de oxígeno en mano, se desplazaba por los bordes de la cancha  acompañando los correteos de  Ernesto para insuflarle sus pulmones cuando lo requiriese.

Jamás se dejó vencer por su enfermedad y lo combatió sañudamente realizando actividades físicas extremas. Años más tarde, en su vida de guerrillero, su tenacidad para vencer un sinfín de adversidades como el hambre, la sed y el frio,  se hizo más evidente cuando sometía al mismo tratamiento  espartano a sus hombres. Como su disciplina integral ya estaba modelada, nunca dejó de escribir sus vivencias y de preservar en archivos, los documentos elaborados en sus diversas campañas militares en las que participó.

Uno de los matices de su afán por difundir sus ideas  y dejar constancia de sus actividades revolucionarias, se hizo más evidente cuando el Ejército de Liberación de Cuba fue consolidando su organización y defensa de Sierra Maestra. El Che, en esa montaña, logró montar una imprenta destinada a la publicación de sus boletines de guerra y a la par, de difundir sus propias consideraciones sobre la marcha del proceso revolucionario cubano. También llegó a contar con una radio emisora para dar a conocer los acontecimientos guerreros, mandar o recibir órdenes en clave y por supuesto, como canal para echar por tierra la contra propaganda gubernamental.

Reitero que El Che era el más interesado para que los documentos guerrilleros  se los preservara cuidadosamente. Entre muchos escritos suyos, hace poco se publicó su Diario de Campaña que escribiera en Sierra Maestra y más antes, se  publicó su  libro titulado. “Pasajes revolucionarios: Congo”, basado en su Diario de Campaña que escribiera en aquél país.

Vertido tan ligero esbozo sobre el perfil del Che, en  este caso, como una persona interesada en registrar en documentos y otros instrumentos sobre aquellas actividades suyas y de su entorno que consideraba como importantes, veamos a continuación, la situación de los archivos guerrilleros que se generaron a partir de su llegada a Bolivia y hasta su muerte.

Los primeros futuros guerrilleros que llegaron a Bolivia fueron los cubanos Pombo y Tuma, compañeros inseparables del Che, en Sierra Maestra y recientemente en El Congo. Arribaron a La Paz a mediados de julio de 1966 y de inmediato procedieron a tomar contacto con militantes del Partido Comunista de Bolivia a objeto de  organizar la red urbana de la guerrilla. Además de estas tareas, ambos cubanos, sabedores de la vocación de lectura de su Comandante Che Guevara, se enfrascaron en la compra de libros usados que por entonces se expendían en los kioscos instalados en la avenida  Montes de la ciudad de La Paz. Lograron reunir alrededor de 400 libros que en el mes de noviembre de ese año – 1966, fueron transportados hasta  la zona guerrillera, más propiamente, al campamento guerrillero denominado por ellos como “Central”.  En este punto instalaron su biblioteca de campaña que serviría además, como instrumento  didáctico para la formación ideológica y política de los guerrilleros, considerados como los futuros líderes de la revolución socialista boliviana y de otros países, ya que en sus filas se contaban con cubanos, argentinos, peruanos y bolivianos.

Pero, más de uno se preguntará: ¿dónde fueron a parar ese gran lote de libros?

Pues, resulta que debido a la delación de dos nuevos  prisioneros – el argentino Ciro Bustos y el francés Regis Debray capturados el 19 de abril – el ejército supo de la existencia de depósitos ocultos en los campamentos guerrilleros que en principio las tropas militares no fueron en su búsqueda, sino, cuando otros guerrilleros  – los bolivianos Eusebio y Chingolo – desertaron el 9 de julio. Chingolo explicó  con mayor detalle la ubicación y el contenido de aquellos depósitos.

Con tan valiosa información y recurriendo nuevamente a Ciro Bustos, éste procedió a graficar en el mapa, la posible ubicación de dichos depósitos. De este modo, dos patrullas, guiadas respectivamente por Chingolo y Eusebio, ingresaron a los campamentos guerrilleros abandonados.

En uno de los depósitos hallaron muchísimos libros, cuya parte del inventario levantado por las unidades participantes,  pueden verlos en pantalla.

Todos estos libros fueron evacuados al Comando de la Cuarta División asentada en Camiri y en uno de los ambientes se montó una biblioteca con estos libros y otros.

El año 1984, mi persona llegó a conocer esa biblioteca, cuyos libros casi en su totalidad provenían de las cuevas guerrilleras. Constaté que eran los mismos libros encontrados porque los cotejé con el inventario levantado por entonces. Volví destinado a este Comando el año 1996 y los libros, todos sin excepción, habían desaparecido. Tal descuido se debe a que las FF.AA. no cuentan con bibliotecarios y archivistas profesionales para su administración y custodia permanente. Además que las instalaciones militares tampoco disponen de locales destinados exclusivamente para una biblioteca y menos para el archivos de los millares de documentos que se procesan en cada gestión.

Ahora bien. Para mejor prueba de la existencia de la biblioteca de campaña del Comandante Che Guevara, a continuación, ustedes pueden apreciar en la pantalla, la primera página del inventario de los libros de la guerrilla, levantadas por el puño y letra del Che Guevara. Reconozcan su letra, es del propio Guevara.

Algunos se preguntarán: ¿Por qué el Che Guevara, siendo Comandante y atingido con tantas preocupaciones que implican encontrarse en plena guerra, se dio a la tarea personal de levantar el tedioso trabajo de registrar los títulos de esos libros? 

La respuesta pareciera radicar en que el único intelectual en las filas guerrilleras era el Che y por tanto, se dio a esta y muchas tareas a lo largo de su vida de guerrillero en Bolivia y fuera de él. Cuando arribó a su campamento guerrillero en noviembre de 1967, faccionó para él, un programa de lecturas de todos esos libros. Esperaba leer 19 libros por mes que no llegó a cumplir porque más temprano que tarde se vio obligado a abandonar sus campamentos, llevando consigo y en las mochilas de sus compañeros, únicamente algunos libros.

Además de la lectura que también inculcaba entre sus hombres y como bien sabemos, escribió su Diario de Campaña, sin embargo, no fue este, el único documento que escribió. Están también las Fojas de Concepto de su personal donde registraba sus capacidades combativas y políticas, luego, su Cuaderno de Citas donde transcribía ciertos párrafos de libros de autores socialistas que le interesaban. Parte de las 88 citas que transcribió, lo pueden ver en la pantalla.

Este y otros antecedentes desplegadas en otras tierras también fuera de Bolivia, lo perfilan asimismo como un historiador que deja en testimonio documental, su larga  lucha revolucionaria emprendida, para conocimiento y ejemplo de las futuras generaciones.

Pero hay algo más en la faceta de este singular personaje.

No fue únicamente historiador, sino también, un celoso archivista, guardián de los documentos guerrilleros.

La razón que lo llevó a decidir custodiar personalmente los documentos comprometedores de la guerrilla, sucedió el 5 de abril de 1967, cuando en la  primera incursión del ejército realizada al Campamento Central, encontró entre los arbustos una fotografía de él, todavía sin barba y también hallaron el Diario del cubano Braulio. Cuando El Che se informó de este descuido anunciado por las radioemisoras nacionales, decidió centralizar  en su mochila los Diarios de Campaña de todos sus compañeros, además de otros documentos de suma importancia.

De este modo,  la patrulla que lo capturó y revisó su mochila aquel 7 de octubre, se encontró con toda una caja de pandora. Halló en su interior nada menos que 108 piezas documentales.

El inventario de ese hallazgo, lo pueden también apreciar en la pantalla.

Entre los más importantes se encuentran su Diario de Campaña, los Diarios de algunos de sus compañeros, su Cuaderno de Citas bibliográficas y su Cuaderno donde registraba las capacidades de su personal y además, su Cuaderno de Poesías.

En cuanto a su Cuaderno de Poesías. Es un cuaderno del tamaño de la mitad del papel tamaño oficio, consta de 50 páginas donde llegó a transcribir, únicamente 3 poesías y no 69 como refiere el prologuista de esta antología, el señor Paco Ignacio Taibo II. De haber El Che transcrito 69 poesías, hubiera tenido que utilizar dos cuadernos para semejante cantidad.

Lo que estoy pretendiendo decirles, es que el señor Paco Ignacio Taibo II, autor de la publicación de esa obra, cuya tapa del libro en cuestión se observa en pantalla,  es falso, ya que en todo el inventario de documentos que se encontró en los depósitos guerrilleros y en la mochila del Che y en el resto de las mochilas de los demás guerrilleros, no existe otro cuaderno o papel suelto donde El Che hubiera también transcrito otra cantidad mayor, aparte de esas tres únicas piezas poéticas, que se las muestro en la pantalla.

Como podrán apreciar, las tres únicas piezas abarcan un total de diez páginas y el resto de las 40 páginas  se encuentran vacías  y ustedes pueden constatar este hecho  si se dirigen al Archivo Histórico de las FF.AA. de Bolivia que se encuentra en la ciudad de La Paz.

El autor afirma que alguien – el año 2006 –  le hizo entrega de un legajo de fotocopias de esas supuestas 69 poesías. Sin embargo, para demostrar la autenticidad de los mismos, considero que este señor debía introducir en su obra, cuando menos unas diez piezas escaneadas de los originales, es decir, de las escritas con puño y letra del Che Guevara.

Señoras y señores. Alrededor de la figura del Che, se han escrito muchas verdades; pero, también muchísimas medias verdades y muchísimas mentiras, buscando por lo general, finalidades mercantilistas. En el caso del supuesto libro de poesías atribuida al Che, ya se lo comercializa en Bolivia, al costo de 11 dólares.

Por lo expresado. Al no existir en ningún archivo militar de las FF.AA. bolivianas el registro de esas 69 poesías publicadas en el libro de Paco Ignacio Taibo II,  se pone al desnudo o al descubierto, una nueva mentira, publicada en relación a los actos acometidos a lo largo de su vida, por mítico guerrillero Ernesto Che Guevara.

Ya Napoleón, había manifestado indicando: “Me hacen ganar muchas batallas en las que jamás participé”.

Mayores argumentos acerca de las supuestas 69 poesías transcritas por El Che, lo podrán leer en mi blog: https://martinezestevez.wordpress.com, haciendo click en la categoría de: GUERRILLAS DEL CHE GUEVARA.

Ahora. Retomemos el caso de los archivos de la guerrilla del Che.

Toda cuanto se ha podido rescatar de la documentación elaborada tanto por las FF.AA. bolivianas y por la guerrilla, caben en una gaveta metálica de cuatro compartimentos. A .lo largo del tiempo y desde el mismo año de 1967, fueron siendo hurtados, extraviados y hasta destruidos, miles de páginas; también desaparecieron trofeos de guerra y es el caso del material quirúrgico arrebatado a la guerrilla en el combate de Morocos; este instrumento se encontraba expuesto en una vitrina sin seguro, allá en Camiri, en el Cuartel del Comando de la Cuarta División.

 

En ese mismo cuartel desde donde se dirigieron las operaciones anti guerrilleras, fue habilitado un ambiente destinado al depósito de documentos aparentemente sin importancia gestionaría y menos histórica. Este ambiente se hallaba ubicado al lado de un mingitorio y entre ese verdadero montículo de papeles elaborados desde los tiempos de la Guerra del Chaco (1932 -1935), encontré  – digamos buceando – una apreciable cantidad de documentos elaborados por los militares, a lo largo de la campaña antiguerrillera de 1967.

 

Afortunadamente toda esa documentación en peligro de continuar siendo destruido, fue trasladado a otro ambiente donde por fin – el año 1995 – se organizó el Archivo del Comando de la Cuarta División, al mando de un oficial quien sin el aval de un  conocimiento científico  y muñido de su mera iniciativa, hizo cuanto pudo para clasificar los documentos y colocarlos en su anaquel de destino.

 

Hasta el año 2000 inclusive, la administración documental militar, desde el Ministerio de Defensa hasta el cuartel más pequeño, no disponía con un reglamento basado en principios archivísticos. Ese caos de desorden bibliotecario y documental, llegó a su fin, al menos en el Ministerio de Defensa y en el Archivo Histórico de las FF.AA.,  que hoy por hoy se han convertido en instalaciones didácticas donde acuden a realizar sus pasantías los alumnos de la Carrera de Historia y de Bibliotecología y Archivística, de la universidad Mayor de San Andrés. Esa labor de reordenamiento administrativo en el Ministerio de Defensa fue acometido personalmente por el Historiador Luis Oporto, organizador de este tercer encuentro latinoamericano.

 

En cuanto a la profunda reestructuración introducida en el ahora denominado “Archivo Histórico de las FF.AA”, incluido su respectivo reglamento de obligatorio cumplimiento en todo el ámbito de la institución militar para la administración documental, fue obra del Coronel Simón Orellana, historiador profesional, cuya tesis de licenciatura permitió virtualmente salvar de su sostenida destrucción y hasta hurto, de la enorme cantidad de documentación que año tras año se procesa a lo largo y ancho del territorio boliviano donde se encuentran desplegados los cuarteles militares.

 

Lo que le hace y gran falta a las FF.AA., es el de contar con historiadores, bibliotecólogos y archivistas militares, científicamente preparados en estos campos.

 

Casi al finalizar esta ponencia debo decirles que los guerrilleros de 1967, escribieron cartas a sus seres queridos que jamás pudieron llegar a sus destinos. Esto, porque el cartero – en este caso el francés Regis Debray  y junto al argentino Ciro Bustos – no lograron salir del cerco militar tendido en la primera semana de abril de 1967 y tuvieron que retornar junto a un grupo grande de guerrilleros al mando del Che, a sus campamentos. Las cartas esas que la mayoría llevaban la fecha del 24 de marzo, se guardaron en uno de los depósitos y otras, se los encontró en la mochila del Comandante Guevara.

 

Una de esas cartas que recién hace tres semanas  me percaté que existía, es la carta de Tania la guerrillera para su amado Ulises. No lleva fecha alguna; pero sin duda la escribió en uno de esos días de marzo – 67.

 

La carta es de Tania, porque en la guerrilla no había otra mujer más que ella y el novio de Tania, tiene el pseudónimo de Ulises y es  a él, a quien estaba dirigida esa misiva.

 

Vean en la pantalla, son  dos de las cuatro páginas que escribió Aydeé Tamara Bunke Bider, para su amado, el cubano Dámaso Lescaille, alias Ulises Estrada. La foto que observan es de Tania.

 

Ya me imagino la sorpresa cargada de recuerdos que le traerá a Ulises, cuando éste se informe que su novia y desde las entrañas del territorio boliviano, le escribió una carta amorosa.

 

Cuando murió Tania, su cadáver fue encontrado atascado en una piedra, a un kilómetro más abajo del punto donde ella más nueve compañeros cayeron en una emboscada. Tenía aferrada en una mano la oreja de una pequeña olla de fierro enlosado de color azul y en cuyo interior guardaba su ración de arroz que había cocinado para ella un día antes de su muerte. No le encontraron ninguna herida más que en su brazo derecho, además de un proyectil que le perforó la mochila y fue a impactar cerca a la cola del disparador de su pequeña pistola que lo tenía guardado en esa bolsa.  Esa única ligera herida y que fuera constatada por la patrulla, hace presumir que murió ahogada.

 

 

Distinguidos presentes. Aprovecho esta importante reunión para sugerir en particular a los bibliotecarios, que en alguna instalación de su entorno, creen la BIBLIOTECA DEL COMANDANTE CHE GUEVARA, con los libros que él leía y se propuso leer allá en Ñancahuazú y también en otras partes del mundo. A fin de coadyuvar en este noble propósito, dejaré a su disposición una lista de libros que transcribí del inventario que levantó el propio Che Guevara, el que levantó el ejército (que lamentablemente solo pude escanear una página) y las rescatadas también de otras fuentes que publicaron títulos de libros atribuidos a la biblioteca de campaña del guerrillero.

 

Señores Archivistas. Uds., mejor que nadie comprenden la extraordinaria importancia de su labor. Los archivos son parte esencial de los instrumentos de información de todo país, ya que su contenido está expresando el desarrollo histórico de los pueblos o de alguna institución en particular.  Por tanto, sirve para la administración de todo gobierno, es de suma importancia para la comunidad y el Estado, el desarrollo económico y social, para el científico – tecnológico, el fomento de la cultura y también para dar a luz,  a aquellos actos sublimes de entrega de la vida por una causa humana y/o social, desplegadas por hombres como Ernesto Che Guevara.

 

No menos importante podemos decir de los libros, que en este caso, forjaron el carácter, la personalidad y la sapiencia  de uno de los personajes más importantes de la historia universal.

 

EL Che, incluso para sus enemigos ideológicos, políticos y militares, dejó innumerables ejemplos de integridad, de disciplina, de espíritu de superación. Por tanto, ustedes, nosotros, todos, tenemos el deber moral y material de difundir su ejemplo por doquier y donde nos fuera oportuno darlos a conocer y que mejor en este caso, creando, lo reitero: LA BIBLIOTECA DEL COMANDANTE CHE GUEVARA.

 

Muchas gracias

.

 

 

 

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:

 

 

“Ñancahuazú: Apuntes para la historia militar de Bolivia”. Diego Martínez Estévez.

 

http://museocheguevaraargentina.blogspot.com/2008/09/tania-la-guerrillera-argentina.html