FALLECIÓ EL CUBANO ULISES ESTRADA, NOVIO DE TANIA LA GUERRILLERA.

Posiblemente Tania la guerrillera, al viajar a Bolivia esperaba
encontrarse con su novio Ulises Estrada Lescaille, a quien ella lo
nombra en la carta amorosa que le escribió y que no recibió, como “Mi
Negrito”.

Ulises se encontraba acreditado a la embajada cubana en Bolivia y cuando el gobierno de Víctor Paz Estensoro fue presionado
por EE.UU. para romper relaciones con Cuba, Ulises junto a sus
compañeros se vio obligado a dejar Bolivia. Semanas más tarde – el 13 de
noviembre de 1964 – por la vía Desaguadero, la futura guerrillera
ingresó a Bolivia cuando en el Palacio Quemado ya no se encontraba
instalado un gobierno tolerante a los movimientos guerrilleros, sino,
otro de corte bonapartista, el del General René Barrientos Ortuño.

Tania, después de haber recibido en La Habana la orden del Che Guevara
de mantenerse congelada políticamente en Bolivia sin perjuicio de
infiltrarse en las esferas gubernamentales del gobierno del MNR, decidió
cumplir esta misión, esta vez al interior de un gobierno dictatorial.
De este modo y aprovechando su amistad con el Director de Informaciones
de la Presidencia de la República – Oscar Muñoz – que era concuñado de
Inti Peredo, asistió a un evento cultural en un pueblito altiplánico
situado en las orillas del lago Titicaca a donde también concurrió el
mujeriego de Barrientos Y Muñoz la presentó a él y tomó asiento en el
palco  a su lado.

A la conclusión del evento y como otras
veces, Barrientos le ordenó a uno de sus edecanes que la condujera a una
de las “casas de seguridad” de obrajes en la ciudad de La Paz y allí
llegó Barrientos y esa noche durmió con ella. Tres años más tarde, en
agosto de 1967, los campamentos guerrilleros fueron capturados por el
ejército y en sus depósitos, las patrullas encontraron abundante
documentación y fotografías donde Tania posaba y Barrientos la
reconoció.

Cuando Tania murió en la emboscada de Vado del
Yeso, ordenó que su cadáver fuese buscado hasta encontrarlo. La Compañía
Tigres al mando del Subteniente Eduardo Galindo recibió la orden y
encontró su cadáver cuando las aguas del Río Grande la habían
arrinconado en una piedra enorme. Presentaba una herida en un brazo y
con el otro, todavía mantenía aferrada una olla pequeña de fierro
enlozado de color azul herméticamente cerrada, en su interior guardaba
una porción de arroz que el día anterior había cocinado en las cercanías
de la casa del campesino Honorato Rojas. No presentaba otra herida, por
lo que se deduce que murió ahogada.

Meses antes – en los
primeros días de abril – como otros guerrilleros, escribió una carta de
amor para su “Negrito”, que junto a otras debían ser llevadas hasta la
ciudad de La Paz por el francés Regis Debray, pero, los intensos
patrullajes en la zona impidieron que Debray y Bustos pudieran zafarse
de ese control, por lo que las cartas tuvieron que ser guardadas en uno
de los depósitos ocultos bajo tierra.

Esa carta de cinco
páginas, las fotocopié y las agregué en mi libro de reciente publicación
titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”.
Este dato lo di a conocer por las redes sociales (en mi facebook, ver varios album de fotos titulados: La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara ) y también a través de este
blog, con el propósito de que Ulises Estrada se informara de su
existencia. No tengo noticias si tuvo o no, conocimiento de esa misiva
dirigida a su persona.

http://www.noticias24.com/internacionales/noticia/75169/fallecio-ulises-estrada-lescaille-periodista-cubano-colaborador-de-ernesto-che-guevara/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s