RESPUESTA AL AMIGO ITALIANO ANDREA CANOVA, SOBRE LA CARTA DE TANIA.

Andrea Canova, de nacionalidad italiana, me escribió su tercer correo el que lo transcribo textualmente:


“Todo lo que me escribió sobre Tania es extremadamente interesante. Es correcto lo que dice sobre la madre de Tania, a mí también resulta que su madre era judía-alemana,  Le pregunto su opinión sobre la carta de Tania: ¿no cree que esa carta a Ulises utiliza, por lo menos en parte, un código para descifrar? Leyéndola me parece, en ciertos aspectos, incomprensible”.

 

“Ahora le pongo esta pregunta: sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”

 

“Si le pongo preguntas que se refieren al periodo de la retaguardia ¿puede

usted contestarme?”

“Respetuosos saludos”.

“Andrea”

 

LA SIGUIENTES SON MIS RESPUESTAS PARA SATISFACER LOSREQUERIMIENTOS DE ANDREA CANOVA.

 

       Las cinco páginas que Tania le escribe a su pareja Ulises Estrada, no contienen “códigos” alusivos a sus actividades guerrilleras. Lo que sucede es que ella escribió esa misiva en papeles pequeños, con letra muy pequeña y con rasgos difíciles de comprender. Es el mismo caso de la letra del Che cuando escribió  su diario campaña  y que el transcriptor no pudo descifrar y lo dejó en blanco. Le pasó lo mismo a mi persona y esa es la razón para que en mi libro, dejara en puntos suspensivos, aquellos términos ilegibles de la carta de Tania.

 

Tania le escribe a  “Negrito” Ulises, con ciertos términos que únicamente los enamorados comprenden los alcances de su significado y es lo que se advierte en dicha carta.

Ni en la carta de Tania ni en el resto que sus compañeros escribieron a sus familiares en la última semana de marzo de 1967, se advierte alguna referencia a las actividades revolucionarias que venían emprendiendo. Así por ejemplo, los cubanos les dicen que están becados haciendo algún curso; los bolivianos, que están trabajando. Cuando los primeros salieron de Cuba, ni sus esposas sabían hacia dónde se dirigían sus esposos.

      

El amigo Andrea Casanova, también me formula esta su segunda inquietud:

 

.. “sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”.

 

 

En los primeros años después de 1967, efectivamente, el ejército guardaba muchísimos documentos y que lamentablemente con el correr de los años fueron siendo sustraídos o extraviados porque no le prestaron mayor importancia a la necesidad de preservarlos, archivándolos con criterio científico.  Por ejemplo, recuerdo que en Camiri, el año 1986, el Comando de la Cuarta División creó su biblioteca con los más de 400 libros hallados en las cuevas guerrilleras. Ese mismo año, vi que en una de las oficinas de ese comando se guardaba el equipo quirúrgico capturado al Che, el 31 de julio de 1967. Más asombrado quedé, cuando en una habitación casi sin techo  y situado en el antiguo edificio de este mismo comando, vi que al lado de un baño común, existía un verdadero montículo de documentos que venían siendo utilizados como papel higiénico; eran miles de documentos faccionados desde la guerra del Chaco (1932 -1935) y también algunos, de la guerrilla de 1967. Al ver semejante asesinato a la memoria institucional, de inmediato, con unos soldados hice trasladar todo ese montículo a un ambiente del nuevo edificio donde un oficial, con buen criterio lo clasificó y lo archivó, por supuesto, sin mayor conocimiento que su propio buen criterio. Años más tarde – en 1996 – retorné a ese mismo Comando y con pena constaté que habían desaparecido todos los libros capturados al Che; del equipo quirúrgico no había ni rastros.

 

 

El año 1983, en el Departamento Primero del Estado Mayor General de las FF.AA. situado en la ciudad de La Paz, el encargado me mostró uno de los tres cuadernos que Tania escribió. Este cuaderno tenía el tamaño de un celular; estaba machado de tinta y contenía un mechón de su cabello. Fue hallado en su mochila, cuando recuperaron su cadáver, después de haber caído en la emboscada el 30 de agosto de 1967, en Vado del Yeso.

 

Afortunadamente, hoy por hoy, los documentos militares, desde el nivel del Ministerio de Defensa, se vienen administrando con criterio técnico.


Le aclaro que, hasta donde tengo conocimiento,  el cubano Joaquín no escribió su Diario de Campaña.

 

Ud. Se pregunta de cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que ella se encontraba en la “retaguardia”.

Por “retaguardia” y en términos guerrilleros, se refiere a la zona que queda fuera o detrás de la zona de operaciones.

 

Antes que se desencadenara la guerrilla en Bolivia, Tania se encontraba en la “retaguardia” de la futura zona de operaciones; es decir, en la ciudad de La Paz; mayormente se mantuvo en esta ciudad, desde el 13 de noviembre de 1964, hasta  las primeras horas del 1ro. De marzo de 1967; fecha en que junto a Debray y Bustos, viajó hasta Ñancahuazú por la vía de La Paz – Cochabamba – Sucre – Muyupampa – Camiri  – Ñancahuazú.  La última noche de su vida que durmió entre sábanas, fue la noche del 1ro. De marzo de 1967, en un hotelucho de la ciudad de Sucre.

 

Muy poco se sabe de las actividades que emprendió Tania en la “retaguardia”. Ni sus biógrafos lograron establecer cuando menos aproximadamente, todo cuanto Tania  hizo  en aras de la revolución armada socialista en Bolivia.  De mi parte y para referirme a ella cuando ya se encontraba en la zona de operaciones,  recurrí  a las extensas declaraciones que Ciro Bustos elaborara en su condición de prisionero de guerra donde en algunos párrafos la nombra.  Otro documento de referencia fue también las declaraciones del prisionero boliviano “Paco”; luego, dos libretas de Tania que no son propiamente diarios de campaña, sino, anotaciones diversas sobre compras, direcciones y notas sobre lecciones de quechua y literatura socialista; finalmente, los documentos militares que se refieren a ella.  Todo este bagaje lo interpreté y transcribí en mi libro referido a esta campaña.

 

Finalmente. Si Tania le hubiera dedicado parte de su tiempo a escribir su diario de campaña y con mayor detalle comparándolo con el del Che, con seguridad que muchos aspectos de esa guerrilla hubieran sido esclarecidos.  Pero, ni el Che ni ninguno de aquellos guerrilleros que escribieron su diario, reflejan la cotidianidad de sus actividades, entre ellos, sus contradicciones internas, sus problemas organizativos, sus cuestiones personales, sus planes tácticos inmediatos y a futuro y sobre todo, su moral revolucionaria.

 

CON TODO LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, ESPERO HABER SATISFECHO LAS INQUIETUDES DEL AMIGO  ITALIANO ANDREA CANOVA.

ImagenCon este motivo, le saluda atentamente:

 

Coronel Diego Martínez Estévez

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s