EVO DICE QUE EL TRATADO 1904 ‘NO TRAJO PAZ’; CHILE REIVINDICA A SUS FFAA · la-razon.com

EVO DICE QUE EL TRATADO 1904 ‘NO TRAJO PAZ’; CHILE REIVINDICA A SUS FFAA · la-razon.com.

Cada gobierno boliviano a su turno, caía en la trampa de Chile que nos pasteaba con “negociaciones” para nuestra salida al mar. En cada acuerdo, siempre eludía ese tema tan trascendental y simultaneamente, el mapocho lograba arrancar a nuestros gobiernos otros acuerdos favorables a el, como el asfaltado de la carretera Patacamaya – Tambo Quemado, la de Oruro – Pisiga, el remodelado de la ferrovía La Paz – Charaña y los acuerdos comerciales siempre tan leoninos a nuestros intereses.

En el campo militar, en los años 90′, militares chilenos difundieron la doctrina de la “seguridad cooperativa” que algunos de sus pares bolivianos se adscribieron mediante sus artículos publicados en la “Revista militar” por simple excitismo profesional y otros por ingenuidad, porque al igual que los distintos gobiernos nacionales, cayeron en la trampa del mapocho, esta vez en el plano militar, pues, esa pretendida “seguridad cooperativa” buscaba en realidad una alianza militar alrededor de Chile, para defender militarmente el Estrecho de Magallanes y la  ruta hacia el Canal de Panamá y a los provenientes desde y hacia el continente asiático.  Ese gran despliegue militar combinado (con el otros Estados), fue ideado con el único propósito de asegurar el trafico comercial desde y hacia Chile contra potenciales enemigos que trataran de bloquearlos.  Obviamente que como “potenciales enemigos”, se estaban refiriendo a una eventual alianza entre Argentina y Perú. Una vez más y esta vez venida del cerebro de estrategas militares chilenos, buscaban con la consabida “seguridad cooperativa”, reeditar – y en plena guerra contra Chile el año 1879 –  la traición que el gobierno boliviano estuvo a punto de consumar y con la complicidad de Aniceto Arce, el rompimiento de la alianza militar   secreta con el Perú.

Afortunadamente, la difusión de las ideas chilenófilas  de la “seguridad cooperativa, al interior, especialmente en el ejército boliviano, fue sañudamente combatido por otros oficiales.

Otra tesis. Esta vez el de “La confianza mútua” entre las  FF.AA. de Bolivia y Chile, fue asimismo muy bien esgrimida por Chile para nuevamente marear la perdíz; es decir, seguir dilatando nuestra reivindicación marítima. Tal medida en el campo militar fue el apéndice de la diplomacia chilena del que los últimos gobiernos bolivianos incluso el del MAS, fueron presa fácil, extendiéndose a  nuestros distintos Comandantes en Jefe secundados por los Comandantes de Fuerza. Estos útimos fueron presa fácil o porque prefirieron callar antes que contradecir a los gobiernos de turno a quienes les debieron sus cargos o es que fueron presa fácil por su estrechéz intelectual que devino en ingenuidad.

 

 

Canciller chileno dice que Bolivia debe decidir los caminos y ‘el que va a sufrir las consecuencias’

Canciller chileno dice que Bolivia debe decidir los caminos y ‘el que va a sufrir las consecuencias’.

El Canciller chileno, de manera idéntica que sus antecesores y desde los años 20′, viene invocando al “diálogo” para buscar una  solución a la demanda marítima de Bolivia. A su turno, este país, ha buscado siempre el diálogo y Chile siempre ha negado su pedido. Todas las fórmulas para dar solución al injusto enclautramiento marítimo han sido agotadas en dicho “diálogo”.  Chile se niega a todo y simultáneamente busca recurrentemente arrancarle ventajas económicas a nuestro país y de paso viola el Tratado de Paz de 1904 al no brindarle las facilidades portuarias para su comercio marítimo, tanto es así que el puerto de Arica ha sido privatizado y sus nuevos dueños incrementan sus precios de carga, descarga y almacenaje para la carga boliviana. Por otro lado, una transnacional asentada en el norte Chileno, lucra con las aguas bolivianas del Silala sin pagar un centavo y lo viene haciendo  desde el año 1878 o antes. Se niega a cancelar el uso de esas aguas apoyándose en su poderió bélico que cada vez, al canciller de turno, nos lo recuerda públicamente.

A tu turno, el Estado boliviano, estúpidamente continúa asfaltando caminos hacia la frontera chilena que más que favorecer a la industria boliviana, terminará por hacerla languidecer, porque por estas cintas asfaltadas ingresarán y a menor precio, las mercaderías chilenas y también por ellas transitarán los camiones extranjeros venidos del Brasil hacia los puertos chilenos y de estos hacia el Brasil DESGASTANDO EL ASFALTO BOLIVIANO QUE TANTO DINERO Y TANTOS AÑOS COSTÓ CONSTRUIRLOS. En peores desventajas se encontraría la industria boliviana si algún chilenófilo le vendiera a este país, el gas boliviano.

Por lo dicho. Históricamente está demostrado que con Chile es imposible concertar ni para  arrancarle una franja territorial con acceso libre y soberana al mar,  tampoco para nuestras relaciones comerciales.  La única solución es tender una línea férrea de La Paz a Ilo y concurrentemente, asfaltar la vía caminera en esa misma dirección y hacer que todo el comercio traficado por el Brasil, tenga como terminal, EL PUERTO BOLIVIANO DE ILO. Para consolidar esta estrategia geopolítica, será menester evitar que el ferrocarril La Paz -Arica, sea rehabilitado. Con esto, los puertos chilenos que viven a expensas de la actividad comercial boliviana se convertirán en zonas vacías. Por supuesto que también será necesario elevar al nivel de POLÍTICA DE ESTADO, no venderle gas jamás.  En cuanto a las aguas del Silala, POR FIN y esta vez gracias a la gestión del gobernador de Potosí y del Comandante de la Décima División de Ejército, serán aprovechadas en su uso integral integral, esto es, para la cría de truchas, riego y la producción hidroeléctrica.

ES PERENTORIO DISEÑAR LA GEOPOLITICA MARITIMA BOLIVIANA

Lo que se leerá a continuación, son consideraciones que tendrían que formar parte de la estrategia global de retorno al mar por la vía coactiva del Tribunal de La Haya, al que Bolivia decidió recurrir para arrancarle a Chile cuando menos un pedazo de territorio soberano en alguna parte de la otrora costa boliviana de 400 kilómetros lineales, que le fuera arrebatado por aquél, durante la Guerra del Pacífico.

Hecha esta aclaración, expongo algunas consideraciones previas para desembocar más abajo, en la propuesta de inclusión de ciertos factores más, en la estrategia de acceso al mar por parte de Bolivia.

Ahora bien.

Desde antes, durante y después de la Guerra del Pacífico, los intereses del Estado boliviano con respecto a su territorio – ahora en poder de Chile – NO FUERON ADMINISTRADOS CON CRITERIO GEOPOLÍTICO, sino y únicamente con criterio geoeconómico. Ejemplo patético es la conducción de la misma guerra del Pacífico, donde el propio Vicepresidente de la República y más tarde Presidente – el minero Aniceto Arce – y en acuerdo con el Canciller chileno de entonces, insistió en que Bolivia se aliara con Chile para volcarse contra el Perú con quien había suscrito el Pacto Secreto de Alianza, siete años antes que se desencadenara.  Según ese Canciller y en contubernio con el ingenuo de Arce, al finalizar la guerra Chile le otorgaría a Bolivia el territorio de Arica.

Por otro lado, cuando el ejército boliviano fue derrotado por la abrumadora superioridad  chilena – apoyado logísticamente por empresarios ingleses interesados en continuar explotado el guano y salitres boliviano y peruano –  Aniceto Arce continuó traficando la plata de su mina en Huanchaca hacia su ingenio instalado en Antofagasta administrado por sus socios chilenos. Es decir, le interesó un soberano comino que su país se hallara enfrascado en plena guerra. Algo parecido sucedió con los latifundistas de esa época, quienes presionaron al gobierno para crear un segundo ejército; pero, no para reforzar al primero que marchó a la guerra, sino, para defender sus haciendas amenazadas por invasiones indígenas que de hecho al invadir o amenazar con invadir, estaban reclamando lo suyo que mediante la “Ley de ex Vinculación” emitida por el gobierno de Melgarejo, habían sido despojados de sus tierras y sus personas,  convertidos en pongos de los nuevos dueños.

La administración geoeconómica se refiere a eso: a utilizar el aparato administrativo del Estado y de sus recursos sean humanos y/o materiales, para un fin PRIVADO, para un NEGOCIO PRIVADO.  Esos empresarios privados de toda índole convertidos en presidentes, ministros u otras autoridades, es decir, dueños del poder en todos sus niveles, jamás conducirán la nave del Estado con criterio geopolítico, esto es, atendiendo a los intereses del Estado en todos sus niveles de administración, sean estos nacionales, prefecturales y/o municipales.

Un caso reciente de la conducción geoeconómica del Estado boliviano se dio en los tres últimos gobiernos del MNR y con mayor nitidez, en el último, cuando el Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada le arrancó al Estado y de un plumazo, su basamento económico, entregándolo a manos transnacionales; lo privatizó casi todo; por ejemplo, convirtió a YPFB en un esqueleto y al sistema ferroviario pasó a poder de capitales chilenos.

La construcción – en tiempo record – de la carretera asfaltada La Paz – Tambo Quemado fue otro negocio entre privados, esta vez, bajo la administración del gobierno de Jaime Paz Zamora, quien, paradójicamente un año antes había recibido del Perú la concesión del Puerto de Ilo como alternativa de salida al mundo exterior de nuestro país.  Hace menos de cuatro meses, este puerto, nos fue concedido y en comodato por 99 años prorrogables infinitamente.  Para este propósito, la Armada Boliviana comenzó a construir un centro educativo militar para profesionalizar a sus marinos.

A propósito del proceso de capitalización de nuestras empresas y recursos estratégicos emprendidos por el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada.El año 2000, el geopolítico boliviano General Julio Pozzo Medina, en su libro “Geopolítica y estrategia” y refiriéndose a la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE), registró las siguientes reflexiones:

“Por ello, en esta oportunidad nos referiremos a uno de esos cambios; es decir, la capitalización de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE), la misma que tiene una trascendental importancia para la vida del Estado boliviano por tratarse de un medio de comunicación terrestres masivo y con gran proyección tanto a nivel nacional como internacional, en cuanto a su capacidad de transportar en un futuro no muy lejano, millones de toneladas de carga, como eje central y principal del corredor terrestres inter oceánico, que más temprano que tarde unirá el atlántico con el pacífico,  integrando inmensos territorios, industriales, comerciales y productivos., del continente sudamericano, con proyección hacia ultramar, sobretodo desde y haia el continente asiático, donde ya se vislumbra el futuro económica mundial de próximo siglo XXI”.

“Estos antecedentes nos obligan a considerar brevemente algunos principios básicos de la geopoítica como ciencia y arte, que son OCUPAR, DOMINAR Y CONTROLAR un Estado Nacional como el boliviano, con todas sus implicaciones, principalmente políticas, económicas y militares, ya que lo contrario, nos llevará inexorablemente hacia un vaciamiento del Estado nacional, quedando el mismo como simple cascarón, sin ningn contenido nacional y sin razón de existir como un verdadero Estado, vacío ue puede ser llenado geopolítica por uno o por varios Estados extranjeros, perdiéndose peligrosamente en consecuencia, nuestra soberanía, seguridad e independencia nacional”.

“Todas estas razones sobre todo geopolíticas, ha n despertado un inmenso interés  en los gobernantes chilenos a través de us clase empresarial, siguiendo la consigna geopoítica del general Augusto Pinochet y sus seguidores, de llegar no solamente a las montañas sino ir más allá de las mismas para alcanzar la zona central de Bolivia (Oruro – Cochabamba – Santa Cruz) y el gran eje ferroviario y así, de esta manera, convertirse ellos en ejecutores y actores centrales de la unión de los puertos del Pacífico con los del Atlántico, dejando a los bolivianos como simples espectadores del acontecimiento histórico más importante a realizarse el próximo siglo……”

“En esta situación, indudablemente, la suerte del puerto de Ilo y Boliviamar corren el grave riesgo de ser minimizada localmente, ya que toda la carga a transportarse desde y hacia ultramar, estará bajo el control de chilenos, quienes como es lógico, por ser para ellos de gran interés estratégico y geopolítico, fortalecerán sus propios puertos, quedando Bolivia como nunca antes, esclavizada a dichos puertos y con una dependencia total de los mismos, perdiendo de esta manera toda libertad de acción para salir a puertos peruanos y otros, con lo que quedará definitivamente sellado nuestro enclaustramiento marítimo más aún, estará reforzado con nuestro otro enclaustramiento terrestres, a través del control y dominio de movimiento ferroviario nacional desde nuestro propio territorio”.

A lo expresado por el señor general Pozzo me cabe añadir lo siguiente:

De no ser explotada la carretera transoceánica en el tramo boliviano por los propios bolivianos, aquella se convertirá en una alfombra por donde circularán a diario, cientos de camiones chilenos transportando mercaderías chilenas y las provenientes de ultramar o embarcadas en y para el Brasil; todo esto, para provecho de empresarios chilenos y en última instancia, para el Estado chileno, deteriorando con sus llantas, la grandísima inversión realizada en la construcción de esta carretera en el tramo nacional y consumiendo de paso, el gas y el diesel subvencionado. Como única contraparte, los miles de transportistas chilenos (y también brasileños), en su viaje de Arica a Corumba y viceversa, dejarán limosnas a las comideras y llanterías instaladas a lo largo de su recorrido.

Por tales consideraciones, se infiere que:

OTRO COMPONENTE DE LA ESTRATEGIA MARÍTIMA DEBE IMPRESCINDIBLEMENTE INCLUIR SU PARTICULARIDAD ECONÓMICA, ESTO ES, DESVIANDO TODO EL COMERCIO GENERADO EN BOLIVIA, BRASIL Y ULTRAMAR, INCLUYENDO EL DEL PARAGUAY, CON DIRECCIÓN A ILO. DE MATERIALIZARSE ESTA DECISIÓN, EL NORTE CHILENO QUE VIVE A EXPENSAS DE NUESTRO PAÍS Y DEL BRASIL, LANGUIDECERÁ IRREMEDIABLEMENTE.

Sin embargo, conducir geopolíticamente un Estado es harto difícil. En la historia política de Bolivia,casi ningún gobernante lo hizo de este modo, exceptuando a los gobiernos del Mariscal Andrés de Santa Cruz, el de RADEPA y el actual gobierno, liderizado por el campesino Evo Morales, quien, en septiembre del año 2008, hasta se atrevió a expulsar al embajador de EE.UU., por entrometerse en los asuntos internos de Bolivia, al atentar flagrantemente en contra de su soberanía política, económica y territorial.

Ahora bien.

Para conducir geopolíticamente un Estado, su conductor principal – el Presidente de la República – requiere contar con ciertas condiciones básicas ineludibles, como ser:

–       Ser honrado desde la cuna hasta su muerte.

–       Amar a su patria y desear fervientemente su independencia, soberanía, bienestar y desarrollo en todo orden.

–       Rodearse de un séquito de colaboradores con perfiles parecidos al suyo.

–       Ser apoyado por una ancha base social.

Un líder que cumpla con tales condiciones allanará el camino para imponer en el ámbito del territorio nacional, EL PROYECTO NACIONAL materializados a través del acometido de las grandes tareas insertas en su  PROYECTO DE GOBIERNO. Tal proyecto se irá materializando – a través de sus ideólogos insertos en toda actividad humana –  a medida que su hegemonía ideológica y política  se vaya imponiendo en todas las instituciones administrativos estatales, prefectorales y municipales y entre la sociedad civil, esto es, en todas las capas sociales de donde proviene o provendrá el apoyo a sus políticas y estrategias conducidas con criterio geopolítico.

Entonces, se infiere que LA CLAVE para conducir geopolíticamente un Estado, reside en su líder principal, cuya conducta y actitudes personales e institucionales,se irradiarán e influirán en gran parte de sus colaboradores, bajo conminatoria de sanción carcelaria a quienes incumplan sus deseos. Para este propósito, el Estado boliviano ya cuenta con una ley draconiana: la “Ley Anticorrupción”, cuya aplicación efectiva e irrestricta, dependerá – se reitera – de la voluntad personal de ese líder.

Aclarado estos conceptos y con la hipótesis de creer que el Estado boliviano se encuentra conducido por un verdadero líder dotado de una coraza moral y cívica impenetrable por fuerzas enemigas del Estado boliviano y de sus supremos intereses, surge la perentoria necesidad de plantear la inclusión en la ESTRATEGIA MARITIMA BOLIVIANA, de los siguientes componentes:

–       Replegar al representante boliviano, de las conversaciones tripartitas entre Chile, Brasil y Bolivia, para la utilización de la carretera bioceanica Santos – Arica.

–       Extirpar de los 13 puntos de “integración con Chile”, el caso referido a la rehabilitación del tramo ferroviario La Paz – Arica.

–       Financiar el asfaltado de la carretera La Paz – Ilo.

–       Financiar el tramo ferroviario de DE DOBLE VÍA,  La Paz – Ilo (En vista de las gigantescas cargas brasileñas, además de las bolivianas que transitaran a diario, entre ambos océanos.

–       Financiar el tramo ferroviario Santa Cruz – Cochabamba.

–       Financiar la construcción del puerto de Ilo, para el atrancamiento de barcos de gran calado.

–       Disponer la inmediata investigación  de posibles intereses privados incrustados en el aparato estatal, persistentes en la utilización de los puertos chilenos para el tránsito de sus mercaderías desde y hacia ultramar.

Todas estas consideraciones, DEBIERAN INELUDIBLEMENTE FORMAR PARTE de esta gran estrategia geopolítica martíma boliviana que propongo:

 DESARROLLAR EL PUERTO DE ILO Y LAS LINEAS DE COMUNICACIÓN QUE DESDE NUESTRAS FRONTERAS CON EL BRASIL Y EL PARAGUAY, CONVERGEN HACIA ESE PUERTO.

RESPUESTA AL TITULO DE COMUNIDAD ANDINA INSERTO EN EL PASAPORTE BOLIVIANO

ni saben me toca renovar el pasaporte boliviano. investigue como hacerlo ok, todo bien. gastar dinero y tiempo. lo problematico que encontre fue lo siguiente. que el pasaporte nuevo es rojo y dice COMUNIDAD ANDINA, estado plurinacional. y dije, como hago ahora. soy camba y en mi pasaporte dira que soy de la comunidad andina. creo que prefiero seguir sin pasaporte. haber que hago. el mio es azul, y dice republica de Bolivia.

MI RESPUESTA ES:

El área andina no comprende únicamente a Bolivia, sino, a todos los países cuyos territorios se encuentran ubicados en la Cordillera Andina, esto es, desde Panamá hasta Chile, por tanto, los pasaportes de estos países llevan insertos esa inscripción que Monekita rechaza aludiéndolo a la pretensión de convertirla en “colla”.

Por lo expresado. El título de “Comunidad Andina” no tiene la connotación que  interpreta  la amiga Monekita y “mucha gente extranjera” que menciona. Es totalmente falso que el gobierno de Evo Morales abrigue el propósito de imponer en el territorio camba, la cultura colla. Esa frase inserta en el pasaporte boliviano en realidad está expresando la visión de integración regional y que TRASCIENDE LAS FRONTERAS MERAMENTE BOLIVIANAS O DE CUALQUIER OTRO PAÍS ANDINO en particular. Su propósito es la emular a la integración producida en Europa bajo el denominativo de  COMUNIDAD ECONÓMICA EUROPEA y que tres años atrás quiso alcanzar el último escalón de su integración para convertirse en la UNION EUROPEA, esto es, en un sólo Estado, al que Francia y en buena hora se opuso por una serie de razones muy bien fundamentadas.

Por otro lado y siempre con el propósito de alcanzar una integración  latinoamericana efectiva (que nada tiene que ver con la estructuración de un sistema socialista), se ha creado UNASUR (organismo político) y paralelamente el ALBA (organismo económico) que vienen permitiendo en este caso a Bolivia realizar exportaciones a los países signatarios, reemplazando de este modo y superabundantemente al mercado estadounidense cuyo gobierno prohibió las importaciones bolivianas porque este se negó a continuar siendo su patio trasero.

Es posible que en algunos años más y sin importar cuál de los partidos políticos pudiera ser el futuro gobierno boliviano, el membrete del pasaporte tenga que sufrir cambios que expresen esta vez, propósitos o visiones todavía más integradoras y no únicamente limitados a los países sudamericanos, sino, a toda latinoamérica. Esos atisbos de profundización de integración latinoamericana son: UNASUR y ALBA.

Algunos millones de ciudadanos estarán de acuerdo conmigo sobre la necesidad de crear BLOQUES REGIONALES con intereses comunes sólidos, incluso BLOQUES MILITARES, para hacer frente a las intenciones estadounidenses que afanosamente busca apoderarse por la vía diplomática o militar, de sus recursos naturales. Afganistán es el último país que viene siendo objeto de crueles asesinatos por las fuerzas militares de EE.UU. y todo – además de las minas de litio, el negocio del opio y algo de petróleo de Afganistán – porque se instale un tubo gasífero y otro de petróleo que atraviese el territorio afgano proveniente de un país vecino del noreste cuyo territorio alberga el 6 por ciento de la reserva mundial de petróleo y el 40 por ciento de gas.

Por lo expresado. Si ansiamos un futuro más o menos promisorio y sin mayores sufrimientos para nuestros hijos, nietos y tataranietos, deberíamos  apoyar la intención que se encamine a formar BLOQUES REGIONALES sólidos. FINALMENTE. Sugiero que la frase de COMUNIDAD ANDINA – inserto en el pasaporte boliviano – se lo interprete en esa connotación geopolítica, es decir, integradora, que es real y planteada además de muy buena fe. La integración no será meramente económica, sino  necesariamente cultural.

facebook.com/diegomaes

TRASLADAR LOS PODERES DEL ESTADO A SUCRE ES UNA UTOPIA

Aún cuando la ciudad de Sucre reuniera las condiciones geopolíticas (que no los tiene en lo mas mínimo) y se promulgara una Ley para el efecto, los paceños no permitirían que “ni una piedra” se moviera de su sitio.

 

Imaginémonos por un momento que esta aspiración chuquisaqueña se materializara. Miles y miles de ciudadanos que residen en la ciudad de La Paz perderían sus fuentes de empleo: funcionarios estatales, vendedores de comida, abogados que directa o indirectamente basan su actividad en su relación con los distintos ministerios, lo propio, empresarios privados nacionales y extranjeros (agencias de turismo, importadores, exportadores, de transporte y un largo etcétera), que tenderían a desaparecer en corto tiempo. Todas las embajadas y consulados acreditados en nuestro país, pugnarían por encontrar algún inmueble en la ciudad de Sucre para reinstalarse, habida cuenta que esta pequeña ciudad ya no tiene donde más extenderse.

 

Seguimos imaginándonos a Sucre como capital plena de los tres Poderes: Sus calles estrechas no darán abasto ni para la circulación de una bicicleta más, debido a la súbita incorporación de nuevos miles de vehículos conducidos por funcionarios estatales y no estatales obligados a fijar su residencia en esta minúscula ciudad.

 

Alguien calculó que trasladar los dos Poderes (Ejecutivo y Legislativo), importaría erogar unos 10 mil millones de dólares destinados por un lado a indemnizar a miles de empleados estatales que por diversas razones se verán impedidos de cambiar de domicilio y por otro, a montar la gigantesca infraestructura estatal y para esto, habrá necesidad de adquirir numerosos inmuebles para su edificación.

 

Este somero análisis que hago, con seguridad que fue abordado y con mayor profundidad, por chuquisaqueños y no chuquisaqueños. Aquellos analistas despojados de cualquier sentimiento regional, habrán concluido que exigir al actual gobierno esta medida, es imposible. Sin embargo, otras corrientes de opinión, a pesar de estar convencidos de su inviabilidad, tozudamente persisten en este pedido.  La explicación es clara: Es una táctica más para desgastar al gobierno, tornarlo impopular, ganar apoyo coyuntural para sus propias demandas como es el caso de imponer el régimen autonómico a ciertos Departamentos, derogar la Ley INRA, impedir que el Estado fiscalice los recursos asignados; en fin, hacer todo cuanto sea posible, así sea legal, ilegal, legítimo o ilegítimo, para conservar sus privilegios o sus instituciones detentadas y administradas a su libre albedrío por décadas y décadas.   

 

En esta compleja lucha por controlar el poder nacional y departamental, han emergido nuevos líderes o se han tonificado los antiguos que a pesar de estar convencidísimos de esta utopía, continúan perorando a diestra y siniestra en su afán de promoverse políticamente y/o manipular la opinión pública de su región a la que representan, además que estos políticos (intelectuales que expresan los intereses de cierta clase o grupo social – a decir del siempre vigente pensador político, el italiano Antonio Gramsci), tienen a su disposición numerosos medios de comunicación bajo su control por donde divulgan su discurso convencedor a la masa, al pueblo, buscando imponerles su propia visión de país, una visión que en su esencia, pretende mantener el statu quo en beneficio de unos cuantos vivillos y que de materializarse,  Bolivia frenará su desarrollo.

 

Una visión de país de carácter geopolítico es lo ideal proyectar y materializarlo a través del cumplimiento de objetivos nacionales y de gobierno. Empero, conducir la nave de un Estado con criterio geopolítico implica entre muchos otros factores concurrentes: la solidaridad  y desprendimiento entre Departamentos – y por tanto de sus líderes – con vistas a su sostenido desarrollo equilibrado; pero, esto es sólo una aspiración, porque en Bolivia el egoísmo y el latrocinio campean por doquier. Un ejemplo de esto, es el rechazo unánime al recorte presupuestario del IDH  de las prefecturas, alcaldías y universidades para solventar el pago de una renta vitalicia a nuestros abuelos  Aducen aquellos que de ser reducidos sus presupuestos, muchas obras en actual ejecución se paralizarán  ¿Será cierto? (Con el incremento del presupuesto universitario por el IDH y a pesar de una normativa que prohíbe a cualquier funcionario percibir un salario mayor al del Presidente de la República, resulta que los decanos de la Universidad de San Simón de Cochabamba, en el presente cobran – entre sueldo y bonos – un promedio de de 20 mil bolivianos mensuales y sin embargo, la calidad formativa de los estudiantes no ha mejorado un ápice)

 

Retomemos el caso de la capitalia plena que exigen los chuquisaqueños. Brasilia fue construida en el centro mismo del Brasil, una zona geopolítica a donde convergen todas las líneas de comunicación terrestres provenientes de los cuatro puntos cardinales de este extenso territorio. La sola ventaja de ser un eje distribuidor de carreteras, le ha dado a Brasilia una ventaja enorme para su desarrollo en general y que Sucre, no cuenta, ni podrá contar por encontrarse en el patio trasero de Bolivia; ni siquiera  con una comunicación directa dispone para vincularse con el mar. En la época de la colonia, los minerales de Potosí eran penosamente trasladados por Iquique  y especialmente por Arica, por ser el puerto natural y hasta hoy, para la mayor parte de las importaciones y exportaciones de nuestro país. 

 

En esa época, Sucre era el centro de descanso para los mineros que explotaban la plata de Potosí y por sus bondades climáticas, fue elegida como asiento de una de las Audiencias del Virreinato del Perú. Pero, desde que Bolivia naciera a la república independiente, Potosí se independizó de su tutela y desde entonces, Sucre “quedó colgado”; es decir, dejó de contar con una estructura económica que le diera un sostenido desarrollo a su sociedad civil en todo aspecto.

 

Si los dos Poderes se trasladaran a Sucre, los únicos favorecidos serían los citadinos y la inmensa población rural no se beneficiaría en modo alguno.

 

¿Qué le queda entonces a este Departamento para superar su extrema pobreza?  Mentalizarse en la vocación agroindustrial, pero no en la ciudad misma, sino, en el campo, en su extenso territorio particularmente del sudeste donde los campesinos vienen acometiendo promisorias iniciativas de producción, que de contar con una estrategia de desarrollo acordada entre el  Estado, las instituciones departamentales y privadas, se crearían numerosas empresas productivas como es el caso del ají chuquisaqueño, tan mentado en algunos mercados europeos y del Japón.  La prefectura de Chuquisaca recibe ingentes cantidades de dólares por concepto de distribución de los recursos de los hidrocarburos y por consiguiente, le corresponde asumir  la mayor responsabilidad para convertir a su Departamento en un territorio agroindustrial.

 

Entonces queda claro que la superación del atraso chuquisaqueño no pasa por reemplazar a los funcionarios paceños – y por tanto dejarlos sin trabajo –  por chuquisaqueños. La solución pasa por desarrollar la agroindustria en su vasto territorio y la primera tarea prioritaria es montar la infraestructura caminera que vincule a las numerosas poblaciones del chaco chuquisaqueño.     

 

Aquella ley que no encuentre consenso entre las partes en conflicto, no será obedecida. Si éste o cualquier otro gobierno se atrevieran a iniciar el traslado de la administración de los dos Poderes a Sucre, con seguridad que más de un millón de paceños se lo impedirán y quizás ese día sea el fin de ese régimen que se atrevió a arrancar de raíz a un árbol profundamente enraizado en la administración estatal boliviana.

 

Chile no tendrá gas boliviano

El artículo que sigue a continuación, lo escribí en diciembre del año 2004  en el apartado de COMENTARIOS que pone a disposicion el periódico EL DEBER, a sus lectores de internet. Como se podrá apreciar en su lectura, pocos meses después, el gobierno de Carlos D. Mesa, formuló  al pueblo boliviano la consulta para vender o no a Chile, el gas boliviano y la respuesta fue con un contundente NO, en tanto y en cuanto este pais no nos ceda un espacio territorial con libre acceso al mar. En el presente, el gobierno chileno y algunos ciudadanos prominentes de este país, vienen debatiendo sobre la posibilidad de recurrir a la energía nuclear para cubrir la escasez ya se viene tornando insostenible; empero, contar con esta tecnología demandará al menos 20 años para su generación. 20 años es una espera muy larga para su industria en general y servicio público que dia tras dia reclama mayor cantidad  y que Argentina se ve imposibilitado de satisfacerle porque también se provee de Boliviano solo para  cubrir su demanda interna,sino también para revenderlo  a Chile. El gas boliviano con relación al país del mapocho, se yergue en la mejor arma geopolitica, más poderosa que 20 mil cañones juntos; es cuestión de una paciente espera por nuestro gobierno para que Chile, presionado particularmente por empresarios privados nacionales y transnacionales aceptará finalmente la exigencia boliviana. NO TIENE OTRA OPCION.
 
 
El siguiente es el tenor del artículo referido y cuyo título es: CHILE NO  TENDRÁ GAS BOLIVIANO.  
 
 
 
 
Al menos nó a través de una compra directa porque el gobierno que pretenda hacerlo, será barrido del escenario político como lo fue el chilenófilo Sanchez de Lozada.

Chile de todas maneras y quizás por muchos años más (si no colapsa su economía) dependerá del gas boliviano.

Nuestros representantes vienen negociando en la Argentina el incremento del precio de gas y de incrementarse, el directamente afectado será Chile porque su industria en general se verá obligado a subir sus precios de venta. Y esta noticia es altamente alagueña para la industria boliviana cuyos productos que se expenden dentro de Bolivia, encuentran una fuerte competencia con la chilena.

Con el colapso de la industria chilena, se crearán miles de empleos en nuestro territorio.

La falta de gas barato en Chile viene haciendo sentir sus graves efectos; dia tras dia las empresas chilenas se ven obligados a despedir a sus obreros y administradores profesionales. (para informarse, les sugiero leer los periódicos chilenos)

En este momento me encuentro en la ciudad de La Paz y hace un calor terrible porque el planeta se viene calentando cada vez más. Muchísimos ríos de poco caudal han desaparecido en Bolivia o tienden a desaparecer. Esto mismo sucederá con las aguas del Silala dentro de unos diez años a lo sumo. Con esta desaparición, desaparecerá también la industria del cobre y agroindustrial del norte chileno; esta extensa región se convertirá en un territorio desértico de habitantes, habida cuenta que parte de nuestro comercio exterior lo venimos desviando hacia puertos peruanos. Por otro lado, en unos cinco años más los empresarios del oriente boliviano contarán con una vía totalmente asfaltada desde Santa Cruz, hasta Puerto Suarez por donde exportarán sus productos a través del mar Atlantico vía rio Paraguay. Ayer, el presidente Meza inauguró el tramo asfáltico : Abapó – Camiri que es otra vía de exportación por el río Paraguay y no sólo eso, sino que permitirá a los productores del Chapare exportar sus productos a la Argentina como lo vienen haciendo yá. Este nuevo tramo terminará por desplazar al Ecuador de su mercado de bananas a la Argentina.

Haremos fiesta cuando Chile no tenga agua en el norte; haremos fiesta cuando el gas para ellos se convierta en un lujo. Festejaremos en grande cuando el puerto de Arica ya no vea el intenso tráfico de camiones bolivianos para la carga y descarga de ingentes cantidades de contenedores. Para lo peor, la población chilena en unos diez años más se incrementará a unos 20 millones y no cuenta más con territorio apropiado y suficiente para su habitat.

Cuando estas condiciones se materialicen plenamente, kollas, cambas y chapacos veremos un horizonte promisorio de desarrollo.

Con todo lo que acabo de mencionar, pretendo decir que no es la raza la maldita la causante de nuestra pobreza. La causante es la república de Chile; siempre lo fue, desde que nos invadiera aquel 14 de febrero de 1979 y nos robara una parte fundamental de nuestro basamento económico.

La decisión del pueblo boliviano es que el gas se industrialice en Bolivia y así será, aunque sea con tropiezos. El gas dará trabajo a cientos de miles de bolivianos. Hace un mes atrás, casualmente fuimos invitados a la misma cena, mi persona y el Presidente de YPFB quien nos comentó que Bolivia tiene gas para 500 años más para su consumo interno y para la exportación. Las ofertas de compra de muchos países nos llueven; es un mercado infinito y no es como peroran algunos chilenófilos que tal o cual país ya nos arrebató nuestro mercado de gas.

Sabía Ud. señor forista que algunos medios de comunicación "bolivianos" son de propiedad de ciudadanos chilenos? Estos y otros son los que se encargan de presionar a nuestros parlamentarios a dictar una Ley hidrocarburífica contrario a los intereses nacionales. Tampoco debe olvidarse que las empresas petroleras y las provenientes de Chile, vienen realizando fuertes inversiones para comprar conciencias entre algunos intelectuales, parlamentarios, dirigentes cívicos y hasta dirigentes vecinales para impedir que el petroleo y gas se nacionalice. A estas empresas que cuentan con grandes cantidades de dinero, no les afecta mayormente invertir unos cuantos miles de dolares para comprar conciencias. Este mismo fenómeno se observó cuando los conquistadores españoles obsequiaban espejitos a los aborígenes para que éstos les entregaran a cambio, barras de oro.

De nada servirán los espejitos (migajas) que estos extranjeros obsequian a algunos traidores, porque el grueso del pueblo boliviano ya tiene conciencia plena, que el gas revertido al Estado, es y será la garantía de su existencia y de un promisorio bienestar para us población.