MURIÓ EL OFICIAL MÁS VALIENTE DE LA CAMPAÑA GUERRILLERA CONTRA EL CHE GUEVARA.

Limpio Mayor Rubén Sánchez ValdiviaSiento mucho haberme tardíamente informado del fallecimiento acaecido el pasado 7 de noviembre, del teniente coronel Rubén Sánchez Valdivia, a sus 89 años de edad. En mi concepto, este oficial, durante la campaña contra guerrillera del Che Guevara de 1967, fue el oficial más valiente entre los más de 60 oficiales que tomaron parte en esta guerra genéricamente denominada “Contrarrevolucionaria”. Formó parte de la 4ta División, primero como Comandante de Compañía y luego, como Comandante del Segundo Batallón. Tres exitosas emboscadas montaron los guerrilleros del Che Guevara contra el Ejército de Bolivia: la del 23 de marzo y la del 10 de abril; en este día y con diferencia de pocas horas montaron dos: una detrás de la otra. Fue en la tercera que la compañía del entonces mayor Rubén Sánchez la que sufriría tan dura derrota. Estos triunfos del “Ejército de Liberación Nacional” serán las últimas; después y hasta el final de esta campaña se limitará a huir de la tenacidad con que las unidades militares le perseguirán hasta ser aniquilado el 14 de octubre de 1967.     En esa tercera emboscada montada el 10 de abril en “Arroyo de los Monos” murieron once miembros de la patrulla del mayor Sánchez, entre ellos dos oficiales y un suboficial; fueron heridos 15 soldados tomados prisioneros 28, entre ellos, el mayor Sánchez. En esta acción, el oficial comandante se destacó por su valentía que llegó a impresionar a sus captores.

Les ofreció su vida a cambio de la liberación de sus hombres y no se inmutó ante el simulacro de fusilamiento al que fue sometido. Al momento de su liberación hasta les reclamó la devolución de su revólver. A partir del mes de julio – para la ejecución de la Operación Cynthia – el mayor Sánchez tomará el mando del Segundo Batallón y dará una lucha inclaudicable al grupo del guerrillero Joaquín, quien y en distintos combates, su efectivo será reducido, de 17 a 10 miembros. Acosado de día y noche por la presión ejercida por el Segundo Batallón, Joaquín decidirá huir de la jurisdicción de la 4ta. División para internarse en la de la 8va División donde caerá en la emboscada, el 30 de agosto.   Previo a todas estas acciones, el 3 de abril, fue la compañía del mayor Sánchez la primera en incursionar a los campamentos guerrilleros desde el lado oeste del encajonado río Ñancahuazú. Por entonces y hasta la tercera semana de septiembre, el ejército boliviano tenía entendido que venía enfrentando a unos 1.200 guerrilleros divididos entre grupos. Con tal creencia, el mayor Sánchez, situándose delante de sus hombres ejecutó la orden recibida. En estas circunstancias, un oficial que acaba de ser relevado en el mando por el mayor Sánchez, afectado psicológicamente por la intensidad del fuego aéreo y terrestre desencadenadas sobre las inciertas posiciones guerrilleras, a viva voz ordenó a los soldados que se replegaran. Ante esto, uno de los Comandantes de Sección – el teniente Jorge Ayala – al percatarse de esta intromisión en el mando de la unidad, le dio parte a Sánchez y éste le conminó al intruso a guardar silencio, persuadiéndole que era preferible morir combatiendo antes que demostrar cobardía frente al enemigo.

Tres años más tarde – 1971 – como comandante de uno de los tres batallones del Regimiento Colorados, unidad directamente responsable de brindar seguridad al Presidente de la República, enfrenó la suya contra otras durante el Golpe de Estado de ese año, liderada por el coronel Hugo Banzer Suárez. Este nuevo régimen dará de baja de las filas del ejército al teniente coronel Sánchez y será sometido a una sañuda persecución. Junto al Presidente derrocado – el general Juan José Torres Ortiz – huirán a la república de Chile donde vivirán juntos y serán sometidos a una estricta vigilancia por el servicio de inteligencia de este país; labores estas que serán coordinadas con la Cancillería boliviana.

Dos años atrás, mantuve una larga conversación telefónica con este oficial y fue cuando me relató algunos pormenores de su participación en esta guerra. En sus relatos me comentó que cuando fue liberado por los guerrilleros y al arribar con su tropa liberada más sus heridos a Casa de Calamina, un agente de la CIA vestido con el uniforme boliviano y ostentando el grado de capitán pretendió que detalladamente le informara sobre todo cuando vio y escuchó la noche anterior mientras era mantenido prisionero. El mayor Sánchez, le respondió que “no era de los que daba parte a extranjeros, sino, a los canales de mando orgánicos de su ejército”. Traía consigo el “Tercer Comunicado” de los guerrilleros, a quienes les prometió hacer entrega a su destinatario. Dicho comunicado fue difundido en la ciudad de Oruro.

CUADERNILLO DESCIFRADOR Y CIFRADOR DE MENSAJES, CINTAS CON DECLARACIONES DE DEBRAY Y OTROS

Lo que se observa en las fotografias adjuntas, son:

Una página del cuadernilo de códigos para cifrar y descifrar mensajes de mensaje, traficados entre la guerrilla y Cuba. El procedimiento consistía en cifrar el texto, luego remitirlo. El receptor y en el caso del radio operador de la guerrilla, recepcionaba el mensaje cifrado grabándolo en la cassetera de su radio comercial; con ayuda del cuadernillo y el cassete, convertía los números, en letras.

La guerrilla disponía de una radio de uso militar que funcionaba conectándolo a un motor a gasolina y mientras los guerrilleros se mantuvieron en campamento Central, el contacto con Cuba era mantenido rutinariamente. Sin embargo, cuando el ejército comenzó a presionarlos con sus ataques y ante la necesidad de buscar alimentos, tuvieron que abandonar sus tres campamentos no sin antes ocultar en una de las “cuevas”, el equipo de radio más el motor. El 3 de abril, la banda del Che se alejó definitivamente de sus campamentos llevandose consigo dos radios comerciales donde podían grabar los mensajes recibidos y decodificarlos, pero, ya no podian dar respuesta. El 31 de julio, este grupo, en Río Rositas, fue objeto de un furioso contraataque por parte de la Compañía Trinidad donde la guerrilla tuvo que abandonar valiosísimo material, entre ellos, sus dos radios comerciales y desde entonces, su aislamiento del mundo exterior fue total.

 

Otra de las imágenes muestra dos cintas conteniendo las declaraciones del prisionero francés regis Debray. Entre medio, el cuadernillo mencionado.

 

 

 

Las otras imágenes corresponden a los antecedentes prontuariados de Debray y su novia, la colombiana Elizabeth Burgos.

 

También se advierte la carátula del documento militar, que refiere a los mensajes traficados entre la guerrilla y Cuba.ImagenImagenImagenImagenImagen

RESPUESTA AL AMIGO ITALIANO ANDREA CANOVA, SOBRE LA CARTA DE TANIA.

Andrea Canova, de nacionalidad italiana, me escribió su tercer correo el que lo transcribo textualmente:


“Todo lo que me escribió sobre Tania es extremadamente interesante. Es correcto lo que dice sobre la madre de Tania, a mí también resulta que su madre era judía-alemana,  Le pregunto su opinión sobre la carta de Tania: ¿no cree que esa carta a Ulises utiliza, por lo menos en parte, un código para descifrar? Leyéndola me parece, en ciertos aspectos, incomprensible”.

 

“Ahora le pongo esta pregunta: sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”

 

“Si le pongo preguntas que se refieren al periodo de la retaguardia ¿puede

usted contestarme?”

“Respetuosos saludos”.

“Andrea”

 

LA SIGUIENTES SON MIS RESPUESTAS PARA SATISFACER LOSREQUERIMIENTOS DE ANDREA CANOVA.

 

       Las cinco páginas que Tania le escribe a su pareja Ulises Estrada, no contienen “códigos” alusivos a sus actividades guerrilleras. Lo que sucede es que ella escribió esa misiva en papeles pequeños, con letra muy pequeña y con rasgos difíciles de comprender. Es el mismo caso de la letra del Che cuando escribió  su diario campaña  y que el transcriptor no pudo descifrar y lo dejó en blanco. Le pasó lo mismo a mi persona y esa es la razón para que en mi libro, dejara en puntos suspensivos, aquellos términos ilegibles de la carta de Tania.

 

Tania le escribe a  “Negrito” Ulises, con ciertos términos que únicamente los enamorados comprenden los alcances de su significado y es lo que se advierte en dicha carta.

Ni en la carta de Tania ni en el resto que sus compañeros escribieron a sus familiares en la última semana de marzo de 1967, se advierte alguna referencia a las actividades revolucionarias que venían emprendiendo. Así por ejemplo, los cubanos les dicen que están becados haciendo algún curso; los bolivianos, que están trabajando. Cuando los primeros salieron de Cuba, ni sus esposas sabían hacia dónde se dirigían sus esposos.

      

El amigo Andrea Casanova, también me formula esta su segunda inquietud:

 

.. “sé que en los archivos del ejército boliviano se guardan muchos documentos y entre ellos el diario de Joaquín. ¿Cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que estaba en la retaguardia?”.

 

 

En los primeros años después de 1967, efectivamente, el ejército guardaba muchísimos documentos y que lamentablemente con el correr de los años fueron siendo sustraídos o extraviados porque no le prestaron mayor importancia a la necesidad de preservarlos, archivándolos con criterio científico.  Por ejemplo, recuerdo que en Camiri, el año 1986, el Comando de la Cuarta División creó su biblioteca con los más de 400 libros hallados en las cuevas guerrilleras. Ese mismo año, vi que en una de las oficinas de ese comando se guardaba el equipo quirúrgico capturado al Che, el 31 de julio de 1967. Más asombrado quedé, cuando en una habitación casi sin techo  y situado en el antiguo edificio de este mismo comando, vi que al lado de un baño común, existía un verdadero montículo de documentos que venían siendo utilizados como papel higiénico; eran miles de documentos faccionados desde la guerra del Chaco (1932 -1935) y también algunos, de la guerrilla de 1967. Al ver semejante asesinato a la memoria institucional, de inmediato, con unos soldados hice trasladar todo ese montículo a un ambiente del nuevo edificio donde un oficial, con buen criterio lo clasificó y lo archivó, por supuesto, sin mayor conocimiento que su propio buen criterio. Años más tarde – en 1996 – retorné a ese mismo Comando y con pena constaté que habían desaparecido todos los libros capturados al Che; del equipo quirúrgico no había ni rastros.

 

 

El año 1983, en el Departamento Primero del Estado Mayor General de las FF.AA. situado en la ciudad de La Paz, el encargado me mostró uno de los tres cuadernos que Tania escribió. Este cuaderno tenía el tamaño de un celular; estaba machado de tinta y contenía un mechón de su cabello. Fue hallado en su mochila, cuando recuperaron su cadáver, después de haber caído en la emboscada el 30 de agosto de 1967, en Vado del Yeso.

 

Afortunadamente, hoy por hoy, los documentos militares, desde el nivel del Ministerio de Defensa, se vienen administrando con criterio técnico.


Le aclaro que, hasta donde tengo conocimiento,  el cubano Joaquín no escribió su Diario de Campaña.

 

Ud. Se pregunta de cómo es posible reconstruir la historia de Tania de la época en que ella se encontraba en la “retaguardia”.

Por “retaguardia” y en términos guerrilleros, se refiere a la zona que queda fuera o detrás de la zona de operaciones.

 

Antes que se desencadenara la guerrilla en Bolivia, Tania se encontraba en la “retaguardia” de la futura zona de operaciones; es decir, en la ciudad de La Paz; mayormente se mantuvo en esta ciudad, desde el 13 de noviembre de 1964, hasta  las primeras horas del 1ro. De marzo de 1967; fecha en que junto a Debray y Bustos, viajó hasta Ñancahuazú por la vía de La Paz – Cochabamba – Sucre – Muyupampa – Camiri  – Ñancahuazú.  La última noche de su vida que durmió entre sábanas, fue la noche del 1ro. De marzo de 1967, en un hotelucho de la ciudad de Sucre.

 

Muy poco se sabe de las actividades que emprendió Tania en la “retaguardia”. Ni sus biógrafos lograron establecer cuando menos aproximadamente, todo cuanto Tania  hizo  en aras de la revolución armada socialista en Bolivia.  De mi parte y para referirme a ella cuando ya se encontraba en la zona de operaciones,  recurrí  a las extensas declaraciones que Ciro Bustos elaborara en su condición de prisionero de guerra donde en algunos párrafos la nombra.  Otro documento de referencia fue también las declaraciones del prisionero boliviano “Paco”; luego, dos libretas de Tania que no son propiamente diarios de campaña, sino, anotaciones diversas sobre compras, direcciones y notas sobre lecciones de quechua y literatura socialista; finalmente, los documentos militares que se refieren a ella.  Todo este bagaje lo interpreté y transcribí en mi libro referido a esta campaña.

 

Finalmente. Si Tania le hubiera dedicado parte de su tiempo a escribir su diario de campaña y con mayor detalle comparándolo con el del Che, con seguridad que muchos aspectos de esa guerrilla hubieran sido esclarecidos.  Pero, ni el Che ni ninguno de aquellos guerrilleros que escribieron su diario, reflejan la cotidianidad de sus actividades, entre ellos, sus contradicciones internas, sus problemas organizativos, sus cuestiones personales, sus planes tácticos inmediatos y a futuro y sobre todo, su moral revolucionaria.

 

CON TODO LO ANTERIORMENTE EXPUESTO, ESPERO HABER SATISFECHO LAS INQUIETUDES DEL AMIGO  ITALIANO ANDREA CANOVA.

ImagenCon este motivo, le saluda atentamente:

 

Coronel Diego Martínez Estévez

 

 

FALLECIÓ EL CUBANO ULISES ESTRADA, NOVIO DE TANIA LA GUERRILLERA.

Posiblemente Tania la guerrillera, al viajar a Bolivia esperaba
encontrarse con su novio Ulises Estrada Lescaille, a quien ella lo
nombra en la carta amorosa que le escribió y que no recibió, como “Mi
Negrito”.

Ulises se encontraba acreditado a la embajada cubana en Bolivia y cuando el gobierno de Víctor Paz Estensoro fue presionado
por EE.UU. para romper relaciones con Cuba, Ulises junto a sus
compañeros se vio obligado a dejar Bolivia. Semanas más tarde – el 13 de
noviembre de 1964 – por la vía Desaguadero, la futura guerrillera
ingresó a Bolivia cuando en el Palacio Quemado ya no se encontraba
instalado un gobierno tolerante a los movimientos guerrilleros, sino,
otro de corte bonapartista, el del General René Barrientos Ortuño.

Tania, después de haber recibido en La Habana la orden del Che Guevara
de mantenerse congelada políticamente en Bolivia sin perjuicio de
infiltrarse en las esferas gubernamentales del gobierno del MNR, decidió
cumplir esta misión, esta vez al interior de un gobierno dictatorial.
De este modo y aprovechando su amistad con el Director de Informaciones
de la Presidencia de la República – Oscar Muñoz – que era concuñado de
Inti Peredo, asistió a un evento cultural en un pueblito altiplánico
situado en las orillas del lago Titicaca a donde también concurrió el
mujeriego de Barrientos Y Muñoz la presentó a él y tomó asiento en el
palco  a su lado.

A la conclusión del evento y como otras
veces, Barrientos le ordenó a uno de sus edecanes que la condujera a una
de las “casas de seguridad” de obrajes en la ciudad de La Paz y allí
llegó Barrientos y esa noche durmió con ella. Tres años más tarde, en
agosto de 1967, los campamentos guerrilleros fueron capturados por el
ejército y en sus depósitos, las patrullas encontraron abundante
documentación y fotografías donde Tania posaba y Barrientos la
reconoció.

Cuando Tania murió en la emboscada de Vado del
Yeso, ordenó que su cadáver fuese buscado hasta encontrarlo. La Compañía
Tigres al mando del Subteniente Eduardo Galindo recibió la orden y
encontró su cadáver cuando las aguas del Río Grande la habían
arrinconado en una piedra enorme. Presentaba una herida en un brazo y
con el otro, todavía mantenía aferrada una olla pequeña de fierro
enlozado de color azul herméticamente cerrada, en su interior guardaba
una porción de arroz que el día anterior había cocinado en las cercanías
de la casa del campesino Honorato Rojas. No presentaba otra herida, por
lo que se deduce que murió ahogada.

Meses antes – en los
primeros días de abril – como otros guerrilleros, escribió una carta de
amor para su “Negrito”, que junto a otras debían ser llevadas hasta la
ciudad de La Paz por el francés Regis Debray, pero, los intensos
patrullajes en la zona impidieron que Debray y Bustos pudieran zafarse
de ese control, por lo que las cartas tuvieron que ser guardadas en uno
de los depósitos ocultos bajo tierra.

Esa carta de cinco
páginas, las fotocopié y las agregué en mi libro de reciente publicación
titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”.
Este dato lo di a conocer por las redes sociales (en mi facebook, ver varios album de fotos titulados: La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara ) y también a través de este
blog, con el propósito de que Ulises Estrada se informara de su
existencia. No tengo noticias si tuvo o no, conocimiento de esa misiva
dirigida a su persona.

http://www.noticias24.com/internacionales/noticia/75169/fallecio-ulises-estrada-lescaille-periodista-cubano-colaborador-de-ernesto-che-guevara/

CROQUIS DEL COMBATE DE EL CHURO, LUGAR DONDE FUE APRESADO EL CHE GUEVARA

croquis selladoLa imagen que se adjunta a esta nota titula: CROQUIS DEL COMBATE DE CHURO 8 DE OCTUBRE.

Fue elaborado por uno de los actores militares de ese día.

Obsérvese el gráfico que describe la ubicación en el terreno de las tropas militares, de los tres grupos de guerrilleros en que se dividieron sus 17 componentes y también la relación nominal de los soldados fallecidos.

Se observa la dirección de rastrillaje que tuvo el tercer pelotón de la Compañía “B”, iniciando su rastrillaje de la quebrada La Tusca a las 10:30 AM hasta su confluencia con la del Churo y luego esta última y desde la parte más baja a partir de  la una de la tarde, hasta las 15:00 aproximadamente. En que el Tercer Pelotón solicita su relevo.

En el mismo croquis y citando al autor del libro  “La Guerrilla Inmolada” (general Gary Prado Salmón quien, en el grado de capitán comandó esta operación), dice: “Son enviados más abajo de la afluencia de las quebradas”, refiriéndose a Pablito, Morogoro, Chapaco y Eustaquio.

Da a entender que cuando a Hs. 10:30  se inicia el rastrillaje  simultáneo de las quebradas El Churo y La Tusca, esos cuatro guerrilleros se encontraban fuera del área de acción de la Compañía “B”.  Eso nos da a entender el autor de “La guerrilla inmolada”.

Sin embargo, el Che, en su diario de campaña correspondiente al 7 de octubre  (su última anotación), indica que a hrs. 02 de la mañana (ya del 8 de octubre), todos ellos llegaron al interior de la quebrada de El Churo y descansaron “por lo inútil de  seguir avanzando”.  Tres horas más tarde, el campesino Pedro Peña bajó a esta quebrada a regar sus sembradíos (cuya ubicación se observa en el croquis) y desde ese punto vio a “17 guerrilleros durmiendo” como se lee en el informe que  pasado el combate, el propio capitán Gary Prado elevó a la superioridad.

Esto quiere decir que el grupo de los cuatro: Pablito. Morogoro, Chapaco y Eustaquio,  no se encontraban fuera del radio de acción de la Compañía “B”, sino, dentro y se desprendieron del grupo del Che posiblemente entre las 10:30 de la mañana y una de la tarde, período en que se desarrolló el primer rastrillaje de ambas quebradas antes dichas: El  Churo y La Tusca.

El campesino Pedro Peña, al ver a los “17 guerrilleros durmiendo”, inmediatamente se retiró del lugar y se dirigió al pueblito de La Higuera donde vivaqueaban dos pelotones y le dio parte de lo observado, al subteniente Carlos Pérez, quien el acto, por su radio dio parte de esta novedad al capitán Prado.

Desde el momento en que Prado recibe la novedad – hrs. 06:00 – hasta que dispone el primer rastrillaje – hrs. 10:30 – han transcurrido cuatro horas y media; es decir tuvo cuatro horas y media para pedir refuerzos y poder con ellos, cercar los 300 metros de extensión de la quebrada del Churo; existían unidades que patrullaban por las cercanías; pero no lo hizo y este error  táctico permitió que de los 17 guerrilleros, primero huyeran de la quebrada cuatro y en horas de la noche del 8 de octubre, otros seis.  Estos últimos seis huyeron porque al capitán Prado se le ocurrió retirar a sus tropas del Churo, a las seis de la tarde, según él, por temor a que los soldados se tirotearan entre sí.  ¡Craso error!!!  Este oficial debió ser sometido ante un tribunal militar para su enjuiciamiento, por cuanto, además de facilitar la huida de los guerrilleros, varios días más tarde, este mismo grupo (conformado por Pombo, Darío, Ñato, Benigno, urbano e Inti),  dieron de baja a dos soldados de la misma compañía de Prado.

Es más: Prado, antes que el campesino Pedro Peña confirmara la presencia de 17 guerrilleros en el interior de la quebrada de El Churo, sabía anteladamente sobre este real efectivo, pues, lo habían confirmado los dos últimos desertores capturados días antes del 8 de octubre: Camba y León.

El autor del croquis, en su relato literal informa que antes de tomar contacto de fuego y vista con el cubano Antonio y otros, el Che ya estaba tratando de huir hacia la quebrada de La Tusca y en esas circunstancias fue capturado por los soldados  Alfredo Romero, Tomás Choque, Balboa y Aliaga.

En este combate, el tercer pelotón  sufrió la muerte  del soldado Sabino Cossío y tres soldados heridos: Valentín Quispe, Julio Paco y Miguel Taboada. De los guerrilleros fueron capturados vivos: el Che y Willy; los muertos: Antonio y Arturo; heridos: Pacho, Chino y Aniceto; éste último fue herido en horas de la mañana por el pelotón del subteniente Pérez.

Conviene aclarar que Aniceto fue herido en la cabeza cuando con Ñato intentaban reemplazar en la posición, a Urbano y Pombo, a quienes el Che los mandó a llamar con los primeros con el objeto de huir con ellos, de la quebrada y en ese ínterin, Aniceto fue herido y permaneció en ese estado hasta el día siguiente en que fue eliminado en la escuelita de La Higuera, junto al Chino y Pacho.

Entonces, se deduce que el Che tenía la intención de abandonar al grueso de sus hombres, al decidirse a llamar a dos de ellos (Urbano y Pombo), para huir con ellos más Willy, de la quebrada donde se combatía,

Mayores datos sobre este combate se encuentran  ampliamente detallados en el libro titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”. Sigue leyendo

PUBLICACIÓN DEL LIBRO: “LA CAMPAÑA MILITAR CONTRA LA GUERRILLA DEL CHE GUEVARA”

La obra está estructurada 30 capítulos. Consta de 526 páginas tamaño medio oficio EL PRECIO POR CADA LIBRO ENVIADO HASTA SU DOMICILIO (Incluye el costo de transporte):

BOLIVIA  70 bolivianos.

EE.UU. 64 dólares.

CENTRO AMÉRICA 64 dólares.

EUROPA 80 dólares.

SUDAMÉRICA 64 dólares.

RESTO DEL MUNDO 90 dólares.

 

MODALIDADES DE PAGO Para los compradores fuera de Bolivia: Pueden efectuar su pago mediante WESTERN UNION a la siguiente dirección: Diego Martínez Estévez. Cochabamba – Bolivia.  Luego, le rogaré avisarme de este envío, al siguiente correo electrónico. martinezestevez@hotmail.com O simplemente pueden buscar en el Facebook mi nombre completo (Diego Martínez Estévez) y enviame un mensaje privado (inbox), haciéndome conocer sus datos personales y el aviso de su giro por WESTERN UNION, incluido EL CÓDIGO que esta empresa les proporcionará para que mi persona, con dicho código, pueda retirar su giro. También pueden escribir sus datos en la casilla COMENTARIOS, al final de esta página.

 

PARA LOS COMPRADORES DENTRO DEL TERRITORIO BOLIVIANO: A través del Banco de Crédito de Bolivia S.A. (BCP), a la siguiente cuenta: 201-33794501-3-41 (Diego Martínez Estévez). Necesariamente deberán escanear el recibo proporcionado por el Banco y remitírmelo a mi correo electrónico: dimaes08@gmail.com, incluido sus datos personales. También pueden registrar el aviso de su envío incluido su dirección completa, en la casilla COMENTARIOS, al final de esta página. La otra modalidad es llamando al celular 72721414 a fin de coordinar las modalidades de envio y recepción. La otra opción es enviàndome su mensaje privado al facebook a nombre de Diego Martìnez Estèvez.

NOTA: Una vez recibido su giro, al dia siguiente remitiré su pedido del o los libros a la dirección que señale el comprador e inmediatamente se lo haré conocer mediante su correo electrónico. Este libro estará a la venta A PARTIR DEL 06 DE MAYO DE 2013. Les saluda: Diego Martínez Estévez

LA CARTA DE LA ESPOSA DEL GUERRILLERO ALEJANDRO, DE NACIONALIDAD PERUANA

Restituto José Cabrera Flores, era el nombre del peruano alias Alejandro. En un post anterior detallé los pormenores de su muerte en el Río Frías, el 3 de febrero de 1967. Su estatura de 1,90 mts. impresionaba de sobremanera a los soldados bolivianos. Los seres humanos tenemos variadas facetas en nuestra personalidad y en el caso de Alejandro y por el contenido de la carta que le remite su esposa, se interpreta que fue un padre amoroso con sus dos hijos y con su esposa.  La carta junto a otras, fue encontrada en una de las cuevas de Ñancahuazú en el mes de agosto – 67. Con esta premisa, a continuación transcribo inextenso – excepto dos palabras ilegibles – de la carta que la esposa de Alejandro, le remitiera:

 

DOCUMENTO No. 8

Tres hojas de un manuscrito dirigido a Alejandro

(Lo anterior es el encabezamiento registrado por el Departamento II (inteligencia), del Comando de Ejército)

 

ALEJANDRO

Querido esposo.

Estoy muy contenta al poderte hacer estas líneas.

Por aquí todos muy bien pero extrañándote mucho.

La fiesta de cumpleaños de tu hijo se la hicimos exactamente como tu querías. Vinieron muchos amiguitos y te puede imaginar lo contento que él estaba atendiéndolos a todos. El patio se lo adornamos con globos y la piñata y les pusimos unas mesitas con sus sillas. Mami consiguió que vinieran el mago y un hombre que trabaja con unos látigos que hacían una bulla tremenda pero para ellos todo eso era una cosa maravillosa.

La mamá trabajó muchísimo fue la que organizó todo. Fue con los niños a comprar todas las cosas para la fiesta, hizo unos paqueticos preciosos de……….. que el niño te nía que entregar a los amiguitos cuando llegaron y sobre esto hay una cosa muy cómica, se le practicó para que se lo hiciera de una forma y cuando llegó el momento preciso lo hizo como él quiso.

Aquí los tengo a los dos me tiene loca pues quieren escribirte y además me están diciendo las coas que te tengo que decir.

Tu hijo mayor sigue tan aplicado como siempre ahora antes de las vacaciones tiene sus primeros exámenes y saca en todo excelente, él dice que es más que excelente porque le dieron una E con una estrella. Tiene delirio con la lectura todos los anuncios los lee y el periódico las letyras en grande y con el dictado es lo mismo escribe todo lo que lo le dicto yo me quedo asombrada cómo ha aprendido en tan poco tiempo. El otro sigue con su carácter igual muy intranquilo pero muy inteligente y sobre todo muy cariñoso, a él todo el mundo lo quiere.

El día 24 tu mamá como…….en casa, se quedó a dormir para esto como siempre fue emocionante y ellos estaban muy contentos.

Los de aquí te mandan muchos besos y recuerdos. El …….. amigo de nosotros siempre están aquí, ellos son de los más buenos siempre muy preocupados por los niños y por mí la verdad que son como verdaderos familiares de uno.

Bueno lo único que deseo es que te encuentres……………bien y que siempre pienses mucho en tus hijos y en mí que al igual nosotros lo hacemos.

No te olvida y te quiere

Tu esposa.

PAPÁ: TE PROMETO QUE VENGAS PRONTO ESTOY ESTUDIANDO MUCHO,.

TODO LO QUE ME DICES EN TU CARTA LO VOY HACER.

————————————————————————————————————– Al publicar   continuación y escaneado la primera página de las tres, cumplo con mi deber de alertar a la familia de este valeroso guerrillero, que les haré llegar las tres páginas (focopiadas por supuesto ya que los originales se encuentran en poder de las FF.AA.), en tanto y en cuanto prueben ser efectivamente su familia, por ejemplo, remitiéndome algún escrito de la esposa de Alejandro, cuyos rasgos deberán similares a las que se observan en su carta. Esta es la primera página citada: Imagen