Socialismo y neoliberalismo

Socialismo y neoliberalismo.

Ese es el título que el periódico La Razón – Bolivia, publicó en su edición del día martes 28 de febrero de 2012

Mi respuesta es:

No es cuestión de deseos y discursos para implantar el socialismo. En los hechos, el MAS nunca apostó por este sistema; por ejemplo, la otorgación de títulos de propiedad es contrario al socialismo. Si hasta promovió una nueva Constitución donde la defensa del sistema capitalista está remachada. Invitar a empresas transnacionales para su inversión es una medida capitalista. Los empresarios privados están super felices con el MAS, porque les viene haciendo ganar mucho dinero.
El articulista invoca la libre exportación. Ello supondría dejar sin alimentos a los bolivianos y también propone la devolución de las empresas estratégicas a las transnacionales. Propone en fin, al retorno de la hambruna y del saqueo de nuestros recursos en general.
Afirmar que Bachelet y otros fueron de la izquierda moderada, es una falacia. El MAS es NACIONALISTA (que es una variante del capitalismo), caracterización esta que se resisten a reconocer tanto el capitalismo como el comunismo y prefieren el mote de “izquierdista”, hasta de socialista, como dice el autor de este artículo. NO PUEDE EXISTIR SOCIALISMO EN UN SOLO PAÍS. Esta sentencia ya lo advirtieron en los años 20′, los teóricos del marxismo de Rusia.

ES RESPONSABILIDAD DEL MINISTERIO DE GOBIERNO, REESTRUCTURAR LA POLICÍA NACIONAL BOLIVIANA

Anoche – viernes 12 de marzo de 2011 –  al posesionar al nuevo Comandante de la Policía Nacional Boliviana, el Presidente de la Repúlica Evo Morales, le comnimó a “limpiar” su instituciòn, en el plazo máximo de tres meses.  Se refería a disciplinar y erradicar el cáncer de la corrupción y el narcotráfico de la Policía.

La institución policial, efectivamente, requiere una profunda reestructuración en todo su sistema, sin embargo,  la misma pasa por reestructurar, primero al propio Ministerio de Gobierno, como cabeza ESTRATÉGICA  y no política, de la más alta conducción de la seguridad del Estado.

Por lo expresado,

No es responsabilidad última del Comando General de la Policía Boliviana la reestructuración de su institución, sino, del más alto órgano de conducción policial, como es, EL MINISTERIO DE GOBIERNO que no debería ser entendido como un órgano político, sino, como un órgano técnico, responsable de la conducción estratégica  de la seguridad nacional interna.

Todo político que asume el mando del Ministerio de Gobierno, piensa, cree que por ser militante del Partido en función de gobierno, el cargo que asumirá o practica, es también política y por tanto, se abocará a emitir políticas y realizar actividades políticas. Por tal razonamiento el Ministro de Gobierno se desliga de la problemática principal de la institución bajo su mando. Cree que los infinitos problemas que caracterizan a la institución verde olivo deben ser abordados por sus propios miembros. NADA MÁS EQUIVOCADO.

La única autoridad que diseña y emite POLÍTICAS Y PARA TODOS LOS MINISTERIOS, ES EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA y lo hace a través de sus discusos, de sus mensajes al Parlamento  o, por medio de notas, memorandums o reuniones específicas con uno, dos o más o todos los ministerios.

Tampoco el Presidente  (por ser tal), se le ocurrirá improvisar políticas, en todos o algunos de sus discurso, mensajes al parlamento o en sus reuniones con sus ministros individual o colectivamente. Se supone que la Presidencia de la Rupública, de toda República, cuenta CON ASESORES DE DIVERSAS ESPECIALIDADES DEL QUEHACER NACIONAL  Son ellos los que le diseñan al Presidente de  cuando en cuando, ciertas políticas, previa constatación de sus  posibilidades de materialización. Luego le pedirán al Presidente, que los anuncie de manera escueta y los ministerios  invlucrados, deben recoger esos deseos, como misión a cumplir. Posteriormente, El Ministro de Planeamiento convocará a las cabezas de ministerio afectados por tal o cual política, para coordinar su conversión por cada ministerio, en ESTRATEGIAS,  previo análisis profundo de los factores inherentes. Las insitituciones que dependen de tal o cual ministerio (por ejemplo el Comando General de la Policia Boliviana), recibirán esa Estragia convertida en DIRECTIVA ESTRATÉGICA, y la ejecutarán mediante planes y luego programas.  Esa es la secuencia.

Ahora bien. ¿Cómo se elaboran políticas y cómo los planes estratégicos?  Pues, se lo aprende en una academia y lamentablemente, ni a los policias ni a los políticos les enseñan académicamente, cómo elaborar y formular políticas, planes estratégicos (estrategias), con su correspondiente Directiva Estratégica.

No sé si incluso los policias conocen alguna metodología para elaborar planes y programas en general.

NINGÚN MINISTERIO EMITE POLÍTICAS Y MENOS SUS ORGANISMOS DEPENDIENTES como es el caso por ejemplo, de la Policia Nacional o FF.AA.

El Ministerio de Gobierno es en realidad, un órgano de la más alta conducción policial del Estado, por tanto, su nivel de conducción es ESTRATÉGICA y NO POLÍTICA. Si los conductores de  esta institución comprendieran de una vez por todas  tan valiosa premisa, introducirían en el organigrama ministerial, de un elemento denominado: ESTADO MAYOR PLANIFICADOR.  Este elemento, es un órgano meramente de planificación; es decir, no tiene bajo su mando a ninguna unidad policial; su labor, al mando de un General profundamente conocedor de la realidad nacional y un grupo de coroneles y tenientes y coroneles elegidos entre la flor y nata de la policía nacional, SE DEDICAN CON EXCLUSIVIDAD A ELABORAR ESTRATEGIAS POLICIALES  y que a través de directivas estratégicas policiales, son remitidas al Comando General de la Policía, que como órgano técnico, se limitará a ejecutarlas.

Una de las primeras prescripciones estratégicas  – sino la primera – que ese Estado Mayor Planificador debería elaborar y ser aprobado  y oficializado por el Ministro de Gobierno para ser remitido al Comando General de la Policía,  debería referirse a dictar lineamientos para la reestructuración del SISTEMA DE ASCENSOS DEL PERSONAL POLICIAL.  Con tal directiva,  por ejemplo, no todos los subtenientes llegarían a ser tenientes, ni todos éstos, a capitanes y así sucesivamente, para que finalmente  los coroneles ya no abunden, sino que sean escasos, como consecuencia de un sostenido sometimiento a exigencias profesionales a lo largo de sus treinta años de servicio.  Tal restricción en el sistema de ascensos, obligará a sus miembros, a “CUIDAR SU CARRERA”.

En el pasado mediato, cierto  Comandante de la Policía Nacional  exhortaba a sus miembros a que “dejaran de pensar en pasar cursos de maestría que poco o nada tiene que ver con el desarrollo institucional; que más bien, se dedicaran con exclusividad, al estudio de la ciencia y arte policial, que es lo que tanta falta le hace  a la querida institución”.

El Reglamento de Ascensos de la Policía tiene esos vicios, de mera promoción personal, antes que institucional. Entre esos vicios, la otorgación interesada de condecoraciones a gil y mil,  sin el aval correspondiente.

Aquella Directiva Estratégica destinada a regular el sistema de ascensos, es una entre muchas, las que tendría que elaborar ese ESTADO MAYOR PLANIFICADOR. Otra entre muchas, está el caso de reestructurar el organigrama del Comando de la Policía Nacional incluidas las unidades desplegadas en todo el territorio nacional y por supuesto, está la GRAN TAREA, DE REESTRUCTURAR EL ORGANIGRAMA DEL PROPIO MINISTERIO DE GOBIERNO.

 

Habrá necesidad incluso, de elevar a RANGO DE LEY, ciertas reestructuraciones, esto, para evitar que cada Ministro o Comandante de turno, introduzca modificaciones interesadas  en el sistema, como es el caso del sistema de ascensos y de destinos.

¡ES TIEMPO YA, QUE LA POLICÍA NACIONAL Y EL MINISTERIO DE GOBIERNO DEJEN DE CONDUCIRSE DE MANERA TAN IMPROVISADA!!!

COMENTARIO al tema: Patria o muerte venceremos

(A lo publicado en : http://www.hi5.com/friend/group/2278492–18862145–0–0–2–amantes%2Bde%2Bla%2Bhistoria–PA–topic-html?offset=10&page=prev)

Leonardo:

Cuando indicas que mi discurso
tiene una serie de componente encontrados y que mi admiración por Evo choca con
mis concepciones militares adquiridas…..

Te respondo:

Cualquier doctrina militar del
mundo, es una expresión militar de la ideología imperante en cada país en
particular.  En la Escuela de las
Américas (cuando existía esta escuela allá en el Canal de Panamá), el
entrenamiento militar tenía una finalidad: combatir al comunismo. En la Escuela
de Cóndores Bolivianos y en toda academia militar boliviana y particularmente
desde el año 1982, el entrenamiento militar tiene una finalidad: defender los
intereses nacionales, DE AGRESIONES EXTERNAS (de otros Estados).  Esta finalidad guarda relación con lo que las
FF.AA. de mi país, siempre añoraron: el de estar subordinados a un gobierno
nacionalista, que encare sus actos gubernamentales con criterio geopolítico.

Desde la caída del Muro de
Berlín, supongo que todos los militares del mundo, tienen entendido que el socialismo
o sus intentos de instaurarse en los distintos países,  ha quedado enterrado bajo tierra por unos mil
años.

Por tanto, como el peligro
socialista no existe en Bolivia, los militares no tenemos porqué  oponernos al gobierno de Evo Morales que de
paso, viene haciendo desarrollar a mi país, de manera acelerada.  Ayer nomás, el Ministro de Planificación anunció
que en los próximos cinco años, el gobierno invertirá 34 mil millones de
dólares en diversos proyectos de industrialización e infraestructura caminera.
Esta suma, es para los bolivianos, un verdadero sueño y que otros gobiernos del
pasado –  todos de la extrema derecha
  no invirtieron ni la décima parte de
tan descomunal suma.

 

Entonces, no existe razón alguna
para que los militares bolivianos estén planteándose gestar un golpe de Estado.
Ya te dije que los militares sabemos lo que nos espera (la cárcel), si
capturáramos el poder.  Como ejemplo, te
cito el caso del mes de mayo – junio del año 2009, cuando los países de la recién
nacida UNASUR (Unión de Naciones Sudamericanas constituida el 23 de mayo de
2008 y conformada por 12 países), anunciaron que un gobierno de facto en
Bolivia, no será reconocido por estos países y que mientras no devuelva el
poder, las relaciones económicas y diplomáticas con Bolivia permanecerán
bloqueadas.  

Tampoco podía haber cuajado una
conspiración de esa naturaleza, pues, el gobierno de Evo Morales contaba y
cuenta con el apoyo abrumador de los bolivianos. Aún si el gobernante fuera
otro, la ciudadanía boliviana, al menos para el caso de un golpe de Estado,
está plenamente madura y no aceptaría ni un minuto que un sector golpista se
adueñara del poder;  inmediatamente el
país todo quedaría bloqueado por diversas medidas adoptadas por los sectores
sociales y productivos.

Lo sucedido en Honduras es
distinto al de Bolivia.

Bolivia es un país altamente
politizado y más politizado se encuentra, desde que Evo Morales asumió el
mando.  El grueso de los bolivianos sabe
que los golpes de Estado, normalmente provienen de sectores de la extrema
derecha y normalmente apoyados por la embajada norteamericana.  El gobierno de Morales nos demostró que
Bolivia es viable, es capaz de salir de su pobreza; que los gobiernos de la
extrema derecha  eran y son los feroces enemigos
de Bolivia. Por tanto, saben que apoyar un golpe de Estado, importaría atentar
o conspirar contra su propio bienestar, contra su propia familia, pues, seguro
será que ese gobierno golpista se empeñara a  un sostenido saqueo de la riqueza nacional y
no le importará dejar en ruinas, a la economía de los bolivianos. Lo que más
tememos, es al fantasma de la inflación que fue parada casi en seco, desde que
Morales asumió el poder. Un golpe de Estado, provocaría este fenómeno y con
toda su dureza.

Las economías de los países del
entorno de Honduras y de la propia Honduras, mayormente dependen de su relación
con EE.UU. , por tanto, el grueso de  los
ciudadanos de este país, poco o nada podían hacer para impedir que un gobierno
de facto y bajo la mascarada democrática y con el decidido apoyo de EE.UU., se
adueñara de su gobierno.  Además, el intercambio
 comercial  de países como  los de Brasil, Argentina, Chile y Perú, no  son significativos para Honduras,  por ello, esos países como parte de UNASUR,
no tuvieron la fuerza necesaria como para hacer sentir su influencia en la
lejana Honduras, en ese su empeño por restaurar su democracia.

Bolivia toda  – incluido los militares – aprendió de su
dramático pasado. El último intento  de alteración
del régimen democrático (reinstalado  27
años atrás),  por un pequeño sector
golpista proveniente del oriente del país, todos ellos latifundistas, pequeños
virreyes y empresarios acostumbrados a medrar de la economía estatal, fue
conjurado exitosamente.

Leonardo. Si designas como
ultraconservadoras a unas FF.AA. que apoyan a un gobierno nacionalista, pues,
tienes razón: somos ultraconservadores. Lo seremos en tanto y cuanto, no sea
desenterrado el sistema socialista. Entretanto, la democracia en Bolivia
permanecerá incólume; si fuera necesario, aun bajo la tutela de las bayonetas.  Además, ya te dije mi postura sobre los “partidos
de izquierda”; que estos no existen, nunca han existido, excepto en el caso de
Rusia, en el gobierno de Lenin y quizás en ese intento serio que tuvo lugar en Cuba.

Recibe mis afectuosos saludos

http://diegomartinezestevez.spaces.live.com/feed.rss

 

LOS ACTOS DE TERRORISMO ADQUIEREN TRASCENDENCIA NACIONAL Y HASTA INTERNACIONAL

Enjuiciar a los  terroristas en la sede de gobierno, es totalmente legítimo y por tanto, legal.

 

Los terroristas colombianos que operan en otros Departamentos, son juzgados en la capital colombiana. Los terroristas de ETA, son juzgados en Madrid. Los terroristas maoístas del Perú, son juzgados en Lima.

 

El siguiente ejemplo es muy patético:

 

El 16 de octubre de 1998 fue arrestado en Londres Augusto Pinochet, a petición de extradición llegada desde España por acusaciones de crímenes de lesa humanidad y tortura. Por primera vez en la historia, un país accedía a su deber internacional de denunciar y castigar crímenes contra la humanidad, sin importar donde hayan sido cometidos. El Ministerio del Interior del Reino Unido, si bien no accedió a tal petición porque el Ex – Dictador se encontraba enfermo; pero, sí, ordenó su traslado a Chile y allí le quitaron su derecho de inmunidad del que gozaba.

 

 

¿Por qué además, en todos los países, los casos de terrorismo son atendidos en sus capitales? Porque todo acto de terrorismo tiene trascendencia nacional e internacional, por eso se lo tipifica como un delito de lesa humanidad; es decir, es un crimen contra la humanidad; por tanto, no tiene un territorio específico donde se lo deba juzgar.

 

En cuanto a su trascendencia internacional:

 

Teniendo en cuenta que el terrorismo no solo amenaza las bases de las sociedades nacionales sino también las perspectivas de un desarrollo sólido de la comunidad internacional, es legítimo que esta última preste una atención muy especial al terrorismo desde el punto de vista del orden jurídico internacional. La esencia del orden jurídico internacional es defender el Estado de Derecho en la sociedad internacional como sociedad de seres humanos. Si la búsqueda de la felicidad y de la prosperidad de los seres humanos es la razón por la cual el género humano llegó a formar una sociedad, es natural que la sociedad tenga derecho a protegerse de la violencia del terrorismo que trata de destruir esta razón de ser de nuestra sociedad y el Estado de Derecho es la clave para conseguir este objetivo.

 

Después de la destrucción por terroristas, de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, EE.UU. propició debates para crear leyes internacionales que combatieran al terrorismo internacional; pero, con el transcurrir de los años, se denunció que con el propósito de combatir al terrorismo internacional, se violaban los derechos humanos. Por otro lado, la subida al poder de gobiernos de tendencia izquierdista particularmente en Latinoamérica, archivó tal propósito.

 

En el caso boliviano, no contamos con una ley específica contra el terrorismo y para llenar este vacío, el gobierno nacional, el  21 de junio de 2009 emitió un decreto que reglamenta o norma,  las leyes vigentes relativas al terrorismo. Dicha norma se basa en la Convención para Prevenir y Sancionar los Delitos de Terrorismo, la Convención Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo, la Carta Democrática Interamericana, la Resolución 1373 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, la Convención Interamericana contra el Terrorismo, así como el artículo 124 de la Constitución.

 

Además alude a los artículos 23, 121 y 133 del Código Penal, que definen los delitos de alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, sedición y terrorismo.

 

El decreto en cuestión, dispone la incautación de los bienes inmuebles de los autores, cómplices y encubridores del terrorismo. Estipula asimismo que todos los delitos de este caso se procesarán en la sede del Gobierno porque, “al ser víctima el Estado y su sede principal es la ciudad de La Paz, se establece esta jurisdicción para que conozca los delitos de terrorismo, sedición, alzamientos armados contra la seguridad y soberanía del Estado”.

 

Este decreto, fue emitido para combatir con mayor justificación jurisdiccional, a las acciones terroristas descubiertas en Santa Cruz el pasado mes de abril. No fue un decreto arbitrario o abusivo como lo quieren hacer ver  aquellos denunciantes que directa o indirectamente tuvieron que ver con los sabotajes y actos de terrorismo precedentes al caso Rózsa.

 

La anarquía reinante en Santa Cruz el pasado año que se tradujo en la incitación a la desobediencia civil por parte de las propias autoridades cruceñas, los actos cobardes de agresión contra los ciudadanos del occidente y contra sus bienes y contra los bienes del Estado, los sabotajes perpetrados contra instalaciones de YPFB que provocaron graves pérdidas económicas al Estado y por tanto, a la sociedad civil en su conjunto, rematado con el descubrimiento oportuno de las intenciones del húngaro – croata – boliviano Eduardo Rózsa  como instrumento material de los separatistas de la mal llamada “Media Luna”, son pues, suficientes argumentos para juzgar al  terrorismo, en la sede del Gobierno Nacional  y no en Santa Cruz como ya quisieran estos traidores a la patria.    

 

Hasta un simple razonamiento lógico nos hace deducir que los actos de terrorismo que normalmente persiguen una finalidad política y en última instancia, la persiguen siempre y en contra de la seguridad e intereses nacionales, deben ser juzgados en la sede donde el Estado tiene a su administración gubernamental.