“ CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS”. CIERTOS CONTENIDOS DE ESTE LIBRO SON INTERESANTES, POR LO NOVEDOSO.

EL PRIMERO: LA DEVELACIÓN SOBRE LA PRESENCIA DEL CHE GUEVARA EN BOLIVIA.

TAPA DEL LIBRO EL CHE Y OTRAS INTRIGASEl autor de la obra señala que el 8 de diciembre de 1966, en una recepción social efectuada en la ciudad de Bonn a donde asistió como Agregado Militar, se le “acercó un hombre alto, delgado, con aspecto eslavo….que no lo dudo, era de carrera militar por su porte físico – me habló en un castellano perfecto, aunque con acento del este de Europa. …fue directamente al grano informándome que, como resultado de la Conferencia Tricontinental celebrada en La Habana en enero de ese mismo año, “ciertos poderes habían decidido que se reforzaría la “lucha antiimperialista”

en tres continentes – Asia, África y América Latina – El foco revolucionario en América estaría bajo el mandato de un personaje internacional conocido y que mi país iba a ser usado como “plataforma de lanzamiento”. Añadió que esto se debía que Bolivia era el país con mayor número de fronteras, lo que era idóneo para que la revolución irradiase desde allí en varias direcciones, Acto seguido giró su cuerpo hacia la salida de la embajada de forma espontánea, lo que hacía más evidentes que el resto de su corto discurso, por su precisión y nitidez, indudablemente había sido bien ensayada. Me indicó que el referido famoso personaje ya estaba en mi país realizando labores de preparación”…el hombre misterioso desapareció por la escalera de la embajada hasta la calle. Nunca lo volví a ver.”…

ANALICEMOS EL CONTEXTO DE ESTA INFORMACIÓN:

Para el 8 de diciembre de 1966, el Che y desde fines de noviembre del año anterior y hasta marzo del año siguiente – 1966, se encontraba refugiado en la embajada cubana de Tanzania, en su capital Dar Es Salam. Por tanto, no estuvo presente en Cuba en los quince días del mes de enero de 1966 en que se llevó a cabo la Conferencia Tricontinental donde prevalecieron las posturas pro soviéticas de evitar la lucha guerrillera en aquellos países donde la URSS tuviera representación diplomática. La Isla de Cuba que económicamente se mantenía virtualmente a expensas de Rusia, de ninguna manera podía permitir que el Che estuviera presente en las deliberaciones de esa conferencia, para lanzar sus acusaciones a los países bajo el control de Rusia de negarse a profundizar la revolución socialista. El Che por sus posturas anti etapistas (de materializar la revolución socialista por etapas), era acusado de pro chino y trotskista.

Antes de tomar el mando – a último momento y por decisión de Fidel Castro – de las fuerzas expedicionarias cubanas que después serían derrotadas en El Congo, el Che Guevara había realizado un periplo por diversos países de la orbe socialista y de África, donde se percató del abandono sostenido de Rusia del rumbo socialista, pues, este país, comercializaba con los países más atrasados no con espíritu de solidaridad, sino, con criterio capitalista, al comprar sus materias primas a precios bajos y venderles su producción, a precios del mercado mundial.

En realidad, la era de la desviación de los postulados marxista – leninistas por parte de Rusia se produjo desde que Stalin fue nombrado Secretario General del Partido. La crisis de los valores socialistas estalló el año 1989 y fue recontra reconfirmado, también por el mandatario boliviano Evo Morales, cuando en su entrevista con Putin se aprestaba a informarle sobre el proceso de cambio boliviano hacia el sistema socialista, Putin lo detuvo, aclarándole y en sus propias palabras, que Rusia había abandonado ese camino.

El 3 de octubre de 1965, Fidel Castro, públicamente lee la carta de despedida del Che; que debió ser divulgada únicamente en caso de su muerte. El guerrillero, en su refugio de Tanzania, al informarse por radio sobre la publicación del contenido de su misiva y según Benigno (su compañero de lucha en Bolivia y uno de los pocos sobrevivientes cubanos), estalló en furia y pateó al aparato. A partir de este momento el argentino – cubano sabe que no puede retornar a Cuba ni a ningún otro país para proseguir su lucha, porque se supone que está “muerto”. Los soviéticos han ganado. El Che, de figura mundial, no estará presente en la Tricontinental que además en sus deliberaciones, los asistentes no consideraron la posibilidad de desencadenar la lucha guerrillera en Latinoamérica, entre ellos Bolivia, que por entonces se encontraba gobernado bajo un régimen dictatorial y el Partido Comunista de Mario Monje se aprestaba a participar en las elecciones presidenciales del 3 de julio de 1966.

Obedeciendo a las directivas de Rusia de donde los distintos partidos comunistas recibían partidas de dinero para cancelar sueldos a sus dirigentes, rechazaban la idea de crear focos guerrilleros en sus respectivos territorios nacionales. Los más recalcitrantes opositores eran los de Argentina y Uruguay.

El general Arnaldo Saucedo Serrudo, en la última página de su libro titulado CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS, se formula 20 interrogantes no respondidas, algunas de ellas hasta cándidas. Sin embargo, le faltó insertar la siguiente:

¿Quién fue el autor que delató la presencia del Che en Bolivia y que le fuera comunicada en Bonn a través de un emisario?

Rodney Arismendi, pro soviético, Secretario General del Partido Comunista del Uruguay, nombrado además como Vicepresidente de la Conferencia Tricontinental llevada a cabo en enero de 1966, recibió tan inesperada y sorpresiva información del Segundo Secretario del Partido Comunista de Bolivia: Jorge kolle Cueto.

Al respecto, en el Diario de Campaña de Pombo, del 29 de septiembre de 1966, se lee lo siguiente:

(Mario Monje Molina) “se ve precisado a despistar al secretariado (del PCB Jorge Kolle Cueto y Humberto Ramírez), porque habla mucho, pues en el Uruguay se le dijo a Arismendi de nuestra presencia aquí y la posible la de la Mongo (Che) para la cosa del sur y lo que Arismendi exigió que se le comunicara a todos los Secretarios Generales de los Partidos o de lo contrario lo haría él personalmente”.

Cuando Pombo dice “para la cosa del sur”, se está refiriendo a la idea de desencadenar la lucha guerrillera en la Argentina, teniendo como base de organización y entrenamiento a territorio boliviano, como fue el caso de la guerrilla de Masetti en 1963, al que el Che tenía previsto incorporarse. También en esa ocasión el PCB jugó un papel protagónico en su montaje y los cubanos esperaban similar comportamiento, aunque no le revelaron a Monje que la intención para 1967, era iniciar la lucha en Bolivia.

Basándose en la información proporcionada por Monje, el cubano Ricardo fue misionado para viajar a Cuba con el objeto de advertirle al Che que Jorge Kolle había avisado en el Uruguay de los planes de los cubanos y la posible presencia del Che en el sur.

Días más tarde, el 10 de octubre de 1966, Monje mandó llamar a Pombo para decirle que el Comité Central del Partido había aceptado por unanimidad la lucha armada y que explicó al Comité que Fidel prometió darles toda la ayuda en hombres y equipo.

La advertencia de Ricardo aceleró la salida del Che de Cuba sin tener nada preparado para montar su guerrilla, pues, abrigaba el temor que los partidos comunistas influyeran para que Fidel decidiera definitivamente postergar la posibilidad de lucha en Bolivia y de ser así, no tendría a dónde ir. El 23 de octubre partió a Bolivia y arribó a La Paz el 3 de noviembre -66.

El 25 de octubre, los cubanos tuvieron una última reunión con Monje. Este les dijo que viajará a Cuba para plantearle a Fidel su disconformidad con lo que se estaba haciendo. Que su compromiso no era ese: el de comprometer con sus hombres, para una lucha armada en Bolivia. Lo cierto es que Monje y según Pombo, negaba su compromiso anterior de asignar “20 hombres de los mejores con los que comenzaremos la cosa…..lo hemos sondeado (sobre la posibilidad dela venida del Che) y nos ha manifestado su decisión de si eso ocurriera, luchar a su lado hasta donde fuere”.

Tres días más tarde, el 8 de diciembre de 1966, esto es, cuando el Che ya se encontraba en La Paz, en Bonn se le acercó al Agregado Militar boliviano, “un hombre alto, delgado, con aspecto eslavo” para informarle que “el foco revolucionario en América estaría bajo el mandato de un personaje internacional conocido..”… El militar dedujo que ese “hombre”, no podía ser otro que el propio Che Guevara.

INFERENCIAS:

Con estas premisas, llegamos a la punta del ovillo que devela a los responsables, el haber divulgado la venida del Che Guevara a Bolivia para dirigir las operaciones guerrilleras:

Tres días después de su arribo a La Paz, – el 28 de julio de 1966 – los cubanos le anunciaron a Monje sobre “la nueva situación creada de acuerdo con las orientaciones de la Isla” (Cuba). La lucha armada sería en Bolivia y ya no en el Perú o la Argentina. Monje más convencido quedó sobre la venida del Che a Bolivia cuando Pombo y Tuma le dejaron entrever que el propio Che Guevara comandaría este movimiento.

Desde julio y a lo largo de los meses venideros de 1966, Mario Monje fue atando cabos y cuando estuvo seguro que estallaría un foco guerrillero en Bolivia al mando del Che, lo reportó a Moscú y éste a su turno, le informó al mando militar boliviano, a través de su Agregado Militar acreditado en Bonn.

Sin embargo, el Comando en Jefe de las FF.AA. de Bolivia, anteladamente sabía sobre la posible presencia del Che, tanto es así, que el 24 de noviembre del año 1966 lo dio a conocer a los Estados Mayores de Buenos Aires, Asunción, Río de Janeiro, Lima y Washington, mediante el siguiente radiograma:

“Fuentes fidedignas informan que guerrillero Che Guevara período días 15 al 22 de septiembre ingresó Bolivia BAIRES – La Paz – Santa Cruz retornando Corumbá habiendo llegado esta ciudad 22 viajando Asunción vía fluvial posee varios nombres Corumbá pasó con Oscar Ferreira representante Compañía Algodonera Paraguay cita calle 14 mayo y Palma primer piso dirección telegráfica firma Capsa Asunción Paraguay habla siempre fuerte sobre negocios carne posee máquina filmadora Laika fina estuche mal tratado así como pasaportes posee dólares efectivo recompensando servidores buena propina manifestó en breve enviará Santa Cruz vagón aceite comestible turriles 200 litros. Bravo COMANJEFE”.

Nótese que el radiograma menciona al Che circulando por Buenos Aires – La Paz – Santa Cruz – Corumbá entre el 15 y 22 de septiembre de 1966. Lo cierto es que Guevara se encontraba de incógnito en Cuba, desde el 21 de julio hasta la tercera semana de octubre -66 en que se presentó ante sus futuros compañeros de lucha en Bolivia, en un campo de entrenamiento militar.

Quienes ingresaron a Bolivia por Corumbá, fueron Pombo y Tuma, el 25 de julio – 66.

Nuevamente y por la mención que el radiograma hace a “Corumbá”, se deduce que los cubanos fueron indirectamente anunciándole a Monje la venida del Che a Bolivia. También se colige que Monje (alias “Estanislao” o “Negro”), ante la precipitación de los acontecimientos que no esperaba y que ya no podía controlar, por algún medio lo hizo saber al órgano militar correspondiente y este se limitó a transcribir esta información a sus pares de otros países. Po su parte, los mandos militares bolivianos, enfrascados en asuntos de política interna, le restaron importancia a estos indicios. Recién al año siguiente – el 8 de marzo – y por una mera casualidad, el Comando de Ejército supo que por la zona de Río Grande circulaban hombres armados portando grandes cantidades de dinero que lo hicieron secar al sol…

EL SEGUNDO: EL SALVADOR DE LA VIDA DE REGIS DEBRAY.

Circula la creencia que fue un reportero del periódico “Presencia”, quien, al día siguiente (20 de abril) de su captura en Muyupampa, le salvó la vida al francés Regis Debray, cuando su periódico difundió una fotografía de Debray conversando con el párroco de Muyupampa; que tal noticia, evitó que el ejército lo mandara a fusilar.

La versión que relata el general Federico Arana Serrudo, autor del libro más arriba mencionado, dice:

“Mi primer contacto con Regis Debray, aunque fuese indirecto, podía haber sido para él su último Sobre las tres de la tarde del 20 de abril de 1967, recibí la orden de presentarme inmediatamente ante la máxima autoridad militar del país, el general Alfredo Ovando Candia…Estaba solo, sentado detrás de su mesa, visiblemente nervioso, sujetando un papel con una mano mientras tamborileaba en la mesa con los dedos de la otra. … me habló son levantar la vista y me dijo, textualmente:”.

“-Coronel, a horas 17:00 del día de hoy, o más concretamente dentro de media hora, debe usted trasladarse urgentemente a la localidad de Camiri. En estos mismos instantes están siendo trasladados a este centro petrolero, en calidad de prisioneros, al francés Regis Debray, juntamente con el argentino Ciro Bustos y el súbdito británico chileno George Roth, …Su misión mi coronel, es ordenar y verificar el fusilamiento del ideólogo marxista Regis Debray al amanecer del día de mañana. Eso es todo”.

“Una vez que llegamos a la localidad de Camiri, me presenté junto con mis acompañantes, al comandante de la 4ta. División, el coronel Rocha. Le transmití la orden de fusilamiento del francés, aclarándole que dicha ejecución debía ser cumplida sin postergación al amanecer del día siguiente. ..Justamente mientras hablábamos llegaron al cuartel de Camiri bajo fuerte escolta, los tres extranjeros capturados en Muyupampa”.

“Desde el principio no nos produjo gran interés el súbdito chileno – ingles George Roth…El caso de Debray, sin embargo, tenía otro color…Escuchando atentamente su discurso, mirando cuidadosamente los movimientos de sus manos, ojos e incluso pies, estudiándole con la sicología que proporciona el haber estado al mando de miles de personas, durante una larga carrera militar, sabía que no solamente mentía, sino que estaba seguro de que el sujeto que tenía delante estaba en conocimiento de informaciones de vital importancia para nuestro Servicio de Inteligencia. Por ello, y dejando aparte cualquier razón política, moral o de otra índole, tomé la decisión de que no podía permitir que se siguiese adelante con la ejecución de Regis Debray”.

“Arriesgando mi propia carrera, me dirigí a la estación de radio del cuartel de la 4ta. División para establecer contacto con el general ovando en La Paz. Eran las 2:30 de la madrugada…cuando se puso al teléfono Ovando…me saludó con una sola palabra “¿Qué?”.

…“Señor general, he molestado su presencia a esta hora de la madrugada para hacerle conocer que se impartió la orden dispuesta por su autoridad…….. dadas las circunstancias que se han prestado en las primeras declaraciones de los sujetos capturados… y con el absoluto convencimiento de que los detenidos retienen información de gran importancia para el mando militar, particularmente el detenido que responde al nombre de Regis Debray; razón para solicitar de su autoridad, dejar sin efecto la orden primaria… en sentido de ser ejecutado dentro de pocas horas al indicado sujeto, a fin de permitir antes conocer la valiosa información que retiene y que es vital importancia”.

“Ovando, sorprendiéndome con una falta de emoción e irritación, me contestó:”.

“- Mi coronel: he escuchado con atención sus apreciaciones, que pueden ser valederas; pero la orden que le impartí a usted debe ser cumplir en la hora y día fijada para el efecto. Nada más”.

“-Insisto nuevamente en mi solicitud, señor general, aunque la prolongación a su determinación sea sólo por el lapso de unos días, a fin de contar con el tiempo suficiente para a conocer la información que retiene Regis Debray, información que considero de gran importancia para futuras determinaciones del Alto Mando Militar y del propio gobierno nacional”.

“Creo que esta última inferencia al gobierno nacional, que Ovando indudablemente quería controlar, le hizo entender que su decisión tan trascendental podría producirle una situación incómoda posterior… Pasaron unos momentos de absoluto silencio, pero para mi gran sorpresa, ovando puso final a nuestra conversación diciendo simplemente:”.

“-Concedida su solicitud de postergación por el tiempo requerido. Buenas Noches”.

“Y colgó el teléfono”.

 

CONSECUENCIAS

De haber sido cumplida la orden de eliminar a Regis Debray ese amanecer del 21 de abril, el mando boliviano no hubiera podido explicar cómo, en la noticia publicada este mismo día por el periódico Presencia, 24 horas antes se lo ve al francés y en primera plana, vivo, sonriente, con los brazos cruzados y entablando amena conversación con el párroco de Muyupampa. El órgano militar, para justificar su muerte y como suele suceder en estos casos, probablemente hubiera tejido la historia de “intento de fuga y que en esas circunstancias fue dado de baja”.

Desde la perspectiva histórica, se puede establecer que el mantener con vida a Regis Debray fue un error, pues, su fama de intelectual, linaje y prestigio de sus padres, generó una grandísima presión a nivel mundial para buscar su liberación. Hasta el propio Papa Pablo VI abogó por él y por supuesto, el gobierno francés. De pronto, la apacible población de Camiri se vio inundada por decenas de periodistas venidos de todas partes del mundo y la noticia sobre el estallido de una guerrilla en Bolivia nada menos que al mando del emblemático Che Guevara traspasó las fronteras del mundo. El mismo Che, refiriéndose al juicio militar al que Debray y otros venían siendo sometidos en Camiri, en su resumen del mes de mayo de su Diario de Campaña, escribió:

“El clamoreo del caso Debray ha dado más beligerancia a nuestro movimiento que 10 combates victoriosos”.

Empero y para desazón del Che, a pesar de haber su figura cobrado mayor fama, no logró su propósito de ver incrementada sus filas guerrilleras con voluntarios provenientes de diversas latitudes. Los apoyos fueron sólo “morales”, líricos; millones de personas levantaban sus puños de rebeldía, pero, sólo las levantaban, excepto un uruguayo que disfrazado de sacerdote jesuita arribó a Camiri; al parecer pretendía rescatar al prisionero Jorge (“Loro”) Vázquez Viaña. No tuvo suerte, fue aprehendido y a los pocos días, junto al Loro, desde un helicóptero fueron arrojados vivos a la selva de Lagunillas.

 

FUENTES CONSULTADAS:

– UNA GUERRILLA PARA EL CHE, de Humberto Vázquez Viaña.

– POMBO UN HOMBRE DE LA GUERRILLA DELCHE, de Harry Villegas (Pombo).

– CHE GUEVARA Y OTRAS INTRIGAS, de Federico Arana Serrudo.

– LA CAMPAÑA MILITAR CONTRA LA GUERRILLA DEL CHE GUEVARA, de Diego Martínez Estévez.

 

Otras informaciones sobre la guerrilla del Che Guevara en Bolivia, se los pueden leer en los siguientes enlaces:

https://www.facebook.com/La-Campaña-militar-contra-la-guerrilla-del-Che-Guevara-545007482175928/?ref=ts&fref=ts

 

COMENTARIO A: GasAtacama revela negociación con Bolivia para industrializar gas

(A lo publicado por La Prensa, el 20 de febrero de 2010)

El gas boliviano es un arma geopolítica de
gran calibre y que podría ser empleado por Chile en contra nuestra, pues,
potenciaría enormemente al Estado del mapocho; por ejemplo, sus industrias abaratarían
sus costos de producción e inundarían nuestro mercado haciendo languidecer a la
industria nacional y por tanto, miles de trabajadores serían despedidos al
tener que cerrarse muchas empresas.

Nuestro gas debe ser utilizado únicamente como
instrumento de disuasión para negociar una salida al mar. Chile en algún momento
requerirá de este energético para evitar que su economía colapse, pues el gas
que importa engarrafado y congelado, le significa un enorme costo.

http://diegomartinezestevez.spaces.live.com/feed.rss