CROQUIS DEL COMBATE DE EL CHURO, LUGAR DONDE FUE APRESADO EL CHE GUEVARA

croquis selladoLa imagen que se adjunta a esta nota titula: CROQUIS DEL COMBATE DE CHURO 8 DE OCTUBRE.

Fue elaborado por uno de los actores militares de ese día.

Obsérvese el gráfico que describe la ubicación en el terreno de las tropas militares, de los tres grupos de guerrilleros en que se dividieron sus 17 componentes y también la relación nominal de los soldados fallecidos.

Se observa la dirección de rastrillaje que tuvo el tercer pelotón de la Compañía “B”, iniciando su rastrillaje de la quebrada La Tusca a las 10:30 AM hasta su confluencia con la del Churo y luego esta última y desde la parte más baja a partir de  la una de la tarde, hasta las 15:00 aproximadamente. En que el Tercer Pelotón solicita su relevo.

En el mismo croquis y citando al autor del libro  “La Guerrilla Inmolada” (general Gary Prado Salmón quien, en el grado de capitán comandó esta operación), dice: “Son enviados más abajo de la afluencia de las quebradas”, refiriéndose a Pablito, Morogoro, Chapaco y Eustaquio.

Da a entender que cuando a Hs. 10:30  se inicia el rastrillaje  simultáneo de las quebradas El Churo y La Tusca, esos cuatro guerrilleros se encontraban fuera del área de acción de la Compañía “B”.  Eso nos da a entender el autor de “La guerrilla inmolada”.

Sin embargo, el Che, en su diario de campaña correspondiente al 7 de octubre  (su última anotación), indica que a hrs. 02 de la mañana (ya del 8 de octubre), todos ellos llegaron al interior de la quebrada de El Churo y descansaron “por lo inútil de  seguir avanzando”.  Tres horas más tarde, el campesino Pedro Peña bajó a esta quebrada a regar sus sembradíos (cuya ubicación se observa en el croquis) y desde ese punto vio a “17 guerrilleros durmiendo” como se lee en el informe que  pasado el combate, el propio capitán Gary Prado elevó a la superioridad.

Esto quiere decir que el grupo de los cuatro: Pablito. Morogoro, Chapaco y Eustaquio,  no se encontraban fuera del radio de acción de la Compañía “B”, sino, dentro y se desprendieron del grupo del Che posiblemente entre las 10:30 de la mañana y una de la tarde, período en que se desarrolló el primer rastrillaje de ambas quebradas antes dichas: El  Churo y La Tusca.

El campesino Pedro Peña, al ver a los “17 guerrilleros durmiendo”, inmediatamente se retiró del lugar y se dirigió al pueblito de La Higuera donde vivaqueaban dos pelotones y le dio parte de lo observado, al subteniente Carlos Pérez, quien el acto, por su radio dio parte de esta novedad al capitán Prado.

Desde el momento en que Prado recibe la novedad – hrs. 06:00 – hasta que dispone el primer rastrillaje – hrs. 10:30 – han transcurrido cuatro horas y media; es decir tuvo cuatro horas y media para pedir refuerzos y poder con ellos, cercar los 300 metros de extensión de la quebrada del Churo; existían unidades que patrullaban por las cercanías; pero no lo hizo y este error  táctico permitió que de los 17 guerrilleros, primero huyeran de la quebrada cuatro y en horas de la noche del 8 de octubre, otros seis.  Estos últimos seis huyeron porque al capitán Prado se le ocurrió retirar a sus tropas del Churo, a las seis de la tarde, según él, por temor a que los soldados se tirotearan entre sí.  ¡Craso error!!!  Este oficial debió ser sometido ante un tribunal militar para su enjuiciamiento, por cuanto, además de facilitar la huida de los guerrilleros, varios días más tarde, este mismo grupo (conformado por Pombo, Darío, Ñato, Benigno, urbano e Inti),  dieron de baja a dos soldados de la misma compañía de Prado.

Es más: Prado, antes que el campesino Pedro Peña confirmara la presencia de 17 guerrilleros en el interior de la quebrada de El Churo, sabía anteladamente sobre este real efectivo, pues, lo habían confirmado los dos últimos desertores capturados días antes del 8 de octubre: Camba y León.

El autor del croquis, en su relato literal informa que antes de tomar contacto de fuego y vista con el cubano Antonio y otros, el Che ya estaba tratando de huir hacia la quebrada de La Tusca y en esas circunstancias fue capturado por los soldados  Alfredo Romero, Tomás Choque, Balboa y Aliaga.

En este combate, el tercer pelotón  sufrió la muerte  del soldado Sabino Cossío y tres soldados heridos: Valentín Quispe, Julio Paco y Miguel Taboada. De los guerrilleros fueron capturados vivos: el Che y Willy; los muertos: Antonio y Arturo; heridos: Pacho, Chino y Aniceto; éste último fue herido en horas de la mañana por el pelotón del subteniente Pérez.

Conviene aclarar que Aniceto fue herido en la cabeza cuando con Ñato intentaban reemplazar en la posición, a Urbano y Pombo, a quienes el Che los mandó a llamar con los primeros con el objeto de huir con ellos, de la quebrada y en ese ínterin, Aniceto fue herido y permaneció en ese estado hasta el día siguiente en que fue eliminado en la escuelita de La Higuera, junto al Chino y Pacho.

Entonces, se deduce que el Che tenía la intención de abandonar al grueso de sus hombres, al decidirse a llamar a dos de ellos (Urbano y Pombo), para huir con ellos más Willy, de la quebrada donde se combatía,

Mayores datos sobre este combate se encuentran  ampliamente detallados en el libro titulado: “La campaña militar contra la guerrilla del Che Guevara”. Sigue leyendo

LA CARTA DE LA ESPOSA DEL GUERRILLERO ALEJANDRO, DE NACIONALIDAD PERUANA

Restituto José Cabrera Flores, era el nombre del peruano alias Alejandro. En un post anterior detallé los pormenores de su muerte en el Río Frías, el 3 de febrero de 1967. Su estatura de 1,90 mts. impresionaba de sobremanera a los soldados bolivianos. Los seres humanos tenemos variadas facetas en nuestra personalidad y en el caso de Alejandro y por el contenido de la carta que le remite su esposa, se interpreta que fue un padre amoroso con sus dos hijos y con su esposa.  La carta junto a otras, fue encontrada en una de las cuevas de Ñancahuazú en el mes de agosto – 67. Con esta premisa, a continuación transcribo inextenso – excepto dos palabras ilegibles – de la carta que la esposa de Alejandro, le remitiera:

 

DOCUMENTO No. 8

Tres hojas de un manuscrito dirigido a Alejandro

(Lo anterior es el encabezamiento registrado por el Departamento II (inteligencia), del Comando de Ejército)

 

ALEJANDRO

Querido esposo.

Estoy muy contenta al poderte hacer estas líneas.

Por aquí todos muy bien pero extrañándote mucho.

La fiesta de cumpleaños de tu hijo se la hicimos exactamente como tu querías. Vinieron muchos amiguitos y te puede imaginar lo contento que él estaba atendiéndolos a todos. El patio se lo adornamos con globos y la piñata y les pusimos unas mesitas con sus sillas. Mami consiguió que vinieran el mago y un hombre que trabaja con unos látigos que hacían una bulla tremenda pero para ellos todo eso era una cosa maravillosa.

La mamá trabajó muchísimo fue la que organizó todo. Fue con los niños a comprar todas las cosas para la fiesta, hizo unos paqueticos preciosos de……….. que el niño te nía que entregar a los amiguitos cuando llegaron y sobre esto hay una cosa muy cómica, se le practicó para que se lo hiciera de una forma y cuando llegó el momento preciso lo hizo como él quiso.

Aquí los tengo a los dos me tiene loca pues quieren escribirte y además me están diciendo las coas que te tengo que decir.

Tu hijo mayor sigue tan aplicado como siempre ahora antes de las vacaciones tiene sus primeros exámenes y saca en todo excelente, él dice que es más que excelente porque le dieron una E con una estrella. Tiene delirio con la lectura todos los anuncios los lee y el periódico las letyras en grande y con el dictado es lo mismo escribe todo lo que lo le dicto yo me quedo asombrada cómo ha aprendido en tan poco tiempo. El otro sigue con su carácter igual muy intranquilo pero muy inteligente y sobre todo muy cariñoso, a él todo el mundo lo quiere.

El día 24 tu mamá como…….en casa, se quedó a dormir para esto como siempre fue emocionante y ellos estaban muy contentos.

Los de aquí te mandan muchos besos y recuerdos. El …….. amigo de nosotros siempre están aquí, ellos son de los más buenos siempre muy preocupados por los niños y por mí la verdad que son como verdaderos familiares de uno.

Bueno lo único que deseo es que te encuentres……………bien y que siempre pienses mucho en tus hijos y en mí que al igual nosotros lo hacemos.

No te olvida y te quiere

Tu esposa.

PAPÁ: TE PROMETO QUE VENGAS PRONTO ESTOY ESTUDIANDO MUCHO,.

TODO LO QUE ME DICES EN TU CARTA LO VOY HACER.

————————————————————————————————————– Al publicar   continuación y escaneado la primera página de las tres, cumplo con mi deber de alertar a la familia de este valeroso guerrillero, que les haré llegar las tres páginas (focopiadas por supuesto ya que los originales se encuentran en poder de las FF.AA.), en tanto y en cuanto prueben ser efectivamente su familia, por ejemplo, remitiéndome algún escrito de la esposa de Alejandro, cuyos rasgos deberán similares a las que se observan en su carta. Esta es la primera página citada: Imagen

CONTACTO DE TANIA CON CIRO BUSTOS

Plan de contacto con tania 1Plan de contacto con tania 2

(Extracto del libro: “La Campaña Militar contra el Che Guevara”; se publicará en el mes de febrero de 2013)

Recordemos que el Che, el 1ro. De enero de 1967, misionó a Tania a la Argentina, a objeto de tomar contacto con algunas personas (Jozami, Gelman y Stamponi), a quienes los había conocido en Cuba. Esperaba que éstos arribaran al campamento de Ñancahuazú a objeto de realizar coordinaciones para la apertura de un frente guerrillero en la Argentina y también para engrosar sus filas con elementos provenientes de ese país.

Otro de esos contactos fue Ciro Bustos, quien, a principios de loss años 60, se había graduado de Oficial, con la mención de “Oficial de Inteligencia”, en los campos de entrenamiento cubanos. Para entablar conversación con él, Tania recibió instrucciones por escrito y que se las puede leer en las tres hojas escaneadas que se adjuntan como prueba.

LA MUERTE DE “ALEJANDRO” (Restituto José Cabrera ´Flores)

Tres días antes de su muerte logró huir de la emboscada de Vado del Yeso.(Extracto del libro próximo a publicarse: LA CAMPAÑA MILITAR CONTRA EL CHE GUEVARA)

Como se recordará, la orden que recibió el teniente Arturo Doria Medina que fungía de Comandante de la Compañía Toledo, fue la de progresar por Río Ñancahuazú; pero, por alguna razón prefirió rastrillar por su afluente el Frías. Mala suerte para el peruano Alejandro que en su huida de la emboscada de Vado del Yeso, tomó esta dirección y avanzaba en dirección contraria al encuentro del Toledo, después de haber marchado 20 kilómetros posiblemente en su propósito de llegar a campamento Oso. Cuando apareció el peruano, los soldados acampaban y algunos se bañaban en el río; éstos últimos lo vieron y alertaron a la unidad. Negro trató de sustraerse de su vista y se mimetizó entre los árboles del cañadón de donde efectuó algunos disparos y en respuesta recibió un intenso fuego; se dejó ver y comenzó a agitar un trapo en señal de rendición; pero, el fuego continuaba y optó por levantar las manos y correr así, para refugiarse de los disparos.

Un testigo presencial, el cabo Villarroel nos relata de esta manera lo sucedido el 3 de septiembre:

” ..A los cinco minutos de marcha tuvimos un combate con los bandoleros guerrilleros donde murió heroicamente el guerrillero Médico Grande, de nacionalidad peruana.  Este hombre murió con varias balas en el cuerpo. Después de trabarnos un duro combate, se rindió con los brazos arriba botando el arma; pero, seguía corriendo río arriba y sin arma.  Mi teniente López me ordenó que lo agarrara y me fui corriendo detrás del guerrillero.

 A los pocos segundos la compañía abrió fuego por segunda vez y al guerrillero se arrodilló con las manos en alto. El soldado Oscar Salinas había bajado al río y le dije: cojudo dispare; entonces el soldado me obedeció y lo hirió en una muñeca. Prácticamente la compañía toda abrió media hora de fuego y no sabía qué hacer, si tenderme o agacharme, de todo me olvidé; estaba decidido a morir. Por segunda vez ordené al soldado que disparara, entonces me respondió: mi cabo, se ha trancado ml fusil; me fui corriendo a quitarle su fusil, el soldado no hizo ninguna resistencia. Extrayendo la vaina trancada y cargando nuevamente le metí dos tiros en el cuello[1].

Aun así, El Negro no expiraba. Otro sargento le disparó una ráfaga que no le alcanzó sus partes vitales, entonces un tercer sargento – sanitario de la compañía – lo remató con un tiro en la cabeza.

Alejandro era el peruano Restituto José Cabrera Flores de profesión cardiólogo. Vestía uniforme verde olivo; llevaba cinturón de lona con dos cargadores de carabina con 16 cartuchos y 5 de 7,65 mm, un encendedor, un cortaúñas, dos zapallos, cuatro limones y fruta de monte. Su cadáver fue evacuado y expuesto al público para luego ser enterrado en secreto en las proximidades del hospital de Chorety, área esta donde fueron enterrados millares de soldados caídos durante la Campaña del Chaco.


[1] Diario de campaña del sargento Francisco Villarroel.

EL CUADERNO VERDE ( Cuaderno de poesías) DEL CHE GUEVARA

Donde se afirma falseando a la verdad, que a Che se le encontró un Cuaderno con 69 poesías.La personalidad y actuación del mítico guerrillero Ernesto Che Guevara es sin duda, motivo de millares de publicaciones en todo el mundo. Una de tantas es su afición a las poesías. Ni duda cabe que el guerrillero tenía un gran potencial para convertirse en un consagrado literato. Su Diario de Campaña es una vasta prueba de su cultura y habilidades como escritor.

En su Diario se pueden leer esbozos de su profunda sensibilidad humana (aparentemente contradictoria en una persona que no dudaba en disparar a matar).

.A la muerte en combate de algunos de sus fieles compañeros cubanos, les dedicó frases poéticas. Es el caso de Rolando, a quien, en los registros en su Diario acerca de lo sucedido el 25 de abril de 1967, le rindió su póstumo homenaje, con esta frase poética que sin embargo no es de su autoría:Tu cadáver pequeño de capitán valiente ha extendido en lo inmenso su metálica forma. El 28 de junio, Tuma, instantes antes de morir, se quitó su reloj y pidió que le entregaran al Che, quien, hondamente conmovido por tan triste pérdida, lo llevaría hasta el dia de su captura por el ejército. Con un exquisito estilo literario, se refirió a él, del siguiente modo:

…Con él se me fue un compañero inseparable de todos los últimos años, de una fidelidad a toda prueba y cuya ausencia siento desde ahora casi como la de un hijo. Al caer pidió que se me entregara el reloj, y como no lo hicieron para atenderlo, se lo quitó y se lo dio a Arturo. Ese gesto revela la voluntad de que fuera entregado al hijo que no conoció, como había hecho yo con los relojes de los compañeros muertos anteriormente. Lo llevaré toda la guerra. Cargamos el cadáver en un animal, y lo llevamos para enterrarlo lejos de allí….

Además de su Diario, el Che escribió otros documentos, entre ellos, su cuaderno de poesías. Es un cuaderno empastado de color verde conocido públicamente como el CUADERNO DE TAPA VERDE que Ud. Señor lector, lo podrá apreciar en este blog, aunque por la resolución del programa no se asemeja al color verde.

Al ya legendario guerrillero se le atribuyen un sin fin de virtudes, entre ellos, el de ser un gran lector. Eso es verdad y conociendo tal hábito de su Comandante, Pombo y Tuma que arribaron a Bolivia tres meses antes que El Che, adquirieron de las librerías de la ciudad de La Paz y de los kioscos de venta de libros usados, unos 400 libros y los llevaron a Ñancahuazú y montaron una biblioteca en Campamento Central.

 El Che, durante su estadía en Bolivia no escribió poesías, pero sí, lo hizo en otras épocas y en otros países. En su CUADERNO DE TAPA VERDE que le fuera capturado junto a otros documentos y algunos libros, además de cuatro relojes que cargaba en su mochila, se encuentran tres poesías transcritas por él, cuya autoría es del poeta Rubén Darío..

Lo que me llamó profundamente la atención – por la dimensión de su mentira o su equivocación – es lo publicado por la Editorial Planeta y el señor Seix Barral, quienes en el libro: EL CUADERNO VERDE DEL CHE; afirman y remitiéndose a lo que habría investigado un tal Paco Ignacio Taibo II, que El Che y estando en Bolivia, transcribió nada menos que 69 poesías.

Desmiento categóricamente que El Che hubiera transcrito semejante cantidad de poesías, porque el que escribe estas líneas y por su condición de militar, por un tiempo tuvo libre acceso a toda la documentación de la campaña de Ñancahuazú guardada en todos los archivos de las FF.AA. Tan privilegiado y quizás único acceso que persona alguna tuvo y tendrá para leer, releer, transcribir o escanear esa valiosísima documentación, le permitió escribir un libro referido a esta campaña. Entre medio de esa documentación, tuvo en sus manos el CUADERNO DE TAPA VERDE de unas cincuenta páginas vacías, excepto diez páginas llenadas con las tres poesías que hice mención.

Otra prueba que en ese Cuaderno no hay más poesías, es que de haberlas, mi persona no hubiese dejado de escanearlas como lo hice con esas tres únicas piezas. La dirección de la página web donde Ud. podrá leer esta vil mentira o equivocación, es:

http://concienciapersonal.blogspot.com/2008/01/cuaderno-de-tapas-verdes.html

Las únicas tres poesías que incluyen este cuaderno, pertenecen al poeta Rubén Darío y son estas:

–   Salutación del Optimista  (transcritas en  4 páginas).

–   Marcha Triunfal  (transcritas en 3 páginas).

–  Letanía de nuestro señor Don Quijote  (transcritas en 4 páginas).

En las fotografías, expongo unicamente la primera página de cada poesía. Sin embargo, los lectores pueden buscar en el internet cada una de esas tres poesías en sus versiones completas y constatarán que cada una abarcara en el tamaño de ese cuadernillo,  entre 3 y 4 páginas.

Me pregunto: ¿Cómo es posible que El Che lograra transcribir nada menos que  69 poesías – algunas de ellas seguramente llenarían más de 3 páginas – en su cuadernillo de 50 páginas que apenas es del tamaño de la mitad de un  papel oficio?

Cábeme aclarar que en los días en que se descubrieron los depósitos guerrilleros (en el mes de agosto de 1967), cuando fueron capturados vivos o muertos algunos guerrilleros  y el día de la captura del Che (8 de octubre), el ejército boliviano levantó un PROLIJO INVENTARIO DE TODO LO QUE HALLÓ en esos depósito, en todas las mochilas  incluída  por supuesto en la del Che y no encontró otros cuadernos con  poesías, A PARTE DE LAS TRES QUE EL CHE TRANSCRIBIÓ EN ESE ÚNICO CUADERNILLO.

En  sucesivas oportunidades volví a revisar el inventario de las FF.AA (el original) comparándolo de paso con los documentos que se guardan en la denominada “caja fuerte” del Archivo Histórico de las FF.AA. y no existe NINGUN OTRO CUADERNO U HOJA SUELTA añadida en  otro archivador DONDE EL CHE HUBIERA PROCEDIDO TAMBIÉN A REGISTRAR OTRAS POESÍAS.

En este artículo, podrán también observar la fotografía de la tapa del cuadernillo verde signada por el ejército con el código OC -8. Debajo dice: CUADERNO VERDE DE NOTAS (POSIBLE SEA DEL “CHE GUEVARA”). Luego dice: CITAS ÑANCAHUAZÚ. La palabra CITAS me llama la atención, porque al Che se le capturó otro cuaderno, cuyo título dice: CITAS; en este cuaderno, El che realizó transcripciones de párrafos de libros de autores socialistas de Europa, incluso incluye un párrafo de un autor boliviano. Tambien tengo en mi poder, fotocopias de todas estas citas.  En todo caso, tampoco en este cuaderno ni en ningún otro más – aparte del cuadernillo de tapa verde –  El Che añade otras poesías.

También podrán ver en esta página y del propio puño y letra del Che, las únicas tres poesías que hago mención. Sus originales las escaneé como si fueran FOTOGRAFIAS; es decir, no como texto. Notarán que en la parte superior de cada poesía registré el número de páginas que abarca cada una de ellas.

Lo propio, podrán ver escaneadas, PARTE DEL INVENTARIO DE LOS LIBROS ENCONTRADOS EN LAS CUEVAS GUERRILLERAS, levantada – en agosto de 1967 – por el Comando de la 4ta. División del Ejército Boliviano. Lo hago público para demostrar con esto, que todo cuando escribió El Che durante su permanencia en Bolivia y todo aquello que consideré de mucha importancia, los escaneé.

Y esto más. La exhaustiva revisión realizada por mi persona  en todos los inventarios de las FF.AA. referidas a la campaña antiguerrillera de 1967, particularmente las efectuadas a partir del año 1984, me permitiò publicar un libro referido a esta campaña (“Ñancahuazú: Apuntes para la historia militar de Bolivia). Después de publicarlo el año 1989, proseguí investigando la misma hasta el día de hoy y jamás, nunca, encontré algún cuaderno de tapa verde atribuida al Che, donde estuvieran transcritas 69 poesías.  De haber existido semejante cantidad de poesías, mi persona, por supuesto que lo hubiera publicado,unos 10 o 12 años antes que el Señor Taibo II.

Y ESTO QUE SIGUE ES VITAL:

Con el propósito de dar credibilidad a su libro, le formulo al señor Paco Ignacio Taebo II, la siguiente interrogante: ¿Por qué  no añadió en ese libro de poesías que publicó, cuando menos  unas cuatro o cinco fotocopias de esas supuestamente  69  TRANSCRIPCIONES ORIGINALES realizadas, según Ignacio Taibo II, por puño y letra Che?

Mi persona, en este artículo, al exponer escaneadas las tres únicas piezas poéticas transcritas por El Che, pretende contundentemente demostrar que ES FALSO, TOTALMENTE FALSO, QUE EL CHE, DURANTE SU PERMANENCIA EN BOLIVIA COMO GUERRILLERO, HUBIERA TRANSCRITO NADA MENOS QUE 69 POESÍAS. .

En su prólogo, Taibo II dice que el año 2002 le entregaron fotocopias de esas 69 poesías.  Al respecto, debo decir a los lectores, que un año antes – 2001 – mi persona volvió a revisar todo el inventario de la documentación de la guerrilla. Ese año, fue la cuarta vez que me di a la tarea de revisar exhaustivamente, hasta los papelitos más insignificantes y todo seguía igual que el inventario original de muchos años antes. Es decir, no encontré las 69 poesías que aifrma Taibo II. Tampoco lo encontré en enero de 2005 cuando fue otra de las veces que busqué y rebusqué más datos sobre todo cuanto escribieron los guerrilleros y las FF.AA.  y …..nada novedoso encontré, todo se mantenía igual: los mismos documentos, en el mismo orden y en perfecta correlación con los inventarios.

LE REITERO AL SEÑOR TAIBO II: Demuestre que El Che transcribió en ese cuaderno o en cualquier otro y mientras estuvo en Bolivia,  esas antes dichas 69 poesias;muéstrelas escaneadas algunas de las transcripciones originales (con la letra del Che). Solo de ese modo creeré que no miente o se equivoca.

OTRA PRUEBA QUE LA CONSIDERO IRREFUTABLE PARA SOSTENER QUE EL CHE NO PODÍA HABER TRANSCRITO TANTAS POESIAS, ES LA SIGUIENTE:

En el inventario levantado por la Cuarta División sobre los títulos de libros encontrados en las cuevas de los campamentos guerrilleros y por otro lado, en las mochilas de los guerrilleros y en la del propio Che Guevara, NO FIGURAN LIBROS DE POESIAS DE DONDE EL CHE HUBIERA PODIDO TRANSCRIBIR TANTAS POESÍAS,  excepto de un sólo libro de este género, perteneciente a una autora boliviana.  A no ser que  El Che, hubiera memorizado antes de venir a Bolivia, semejante cantidad de poesias y decidido luego, transcribirlas en ese cuadernillo de 50 páginas.  ¿Habra podido ser posible esto? además, un cuadernillo de 50 páginas ¿son suficientes como para copiar 69 poesias, habida cuenta que cada poesía como promedio abarca DOS PAGINAS?

De haber El Che transcrito, 69 poesías hubiese requerido contar con un cuaderno del doble de páginas o en su defecto, de dos cuadernos; REITERO: ENTRE INVENTARIO LEVANTADO POR EL EJÉRCITO BOLIVIANO SOBRE LO HALLADO EN LA MOCHILA DEL CHE,  FIGURA UN SOLO CUADERNO DE POESÍAS CONTENIENDO TRES POESÍAS QUE EN TOTAL ABARCAN 10 PÁGINAS. EN NINGUNA OTRA PERTENENCIA GUERRILLERA (Mochilas, depósitos, bolsillos de uniformes, etc. etc.,) existe otro cuaderno de poesías, ni tampoco algún otro documento donde estuviera registrado una u otra poesía suelta o en conjunto.

La figura del Che ha sido explotada de mil maneras y una de ellas es tergiversando la verdad. Ojalá que este no sea el caso del señor Taebo II, pero, si fuera su caso, se equivocó al creer que nadie se daría cuenta de su fraudulenta inclusión de 66 poesias, a las 3 únicas poesías transcritas por El Che, quien,a la sazón, gustaba mucho de las poesías.

Si mintió, posiblemente lo hizo por un afán meramente mercantilista. Su libro  ya se vende en Bolivia (Librería “Los Amigos del Libro”) y tiene un costo de 11 dólares.